Degradación ambiental cuesta el 7.8% del PIB

jueves, 24 de diciembre de 2009

MÉXICO, D.F., 24 de diciembre (apro).- EL costo para México por la degradación ambiental y el agotamiento de sus recursos naturales en 2007 representó 7.8% del Producto Interno Bruto, es decir, 871 mil 819.3 millones de pesos, informó hoy el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

         A través de un comunicado, el Inegi dio a conocer que dicho costo equivale al monto que tendría que incurrir la sociedad para “remediar, restituir o prevenir el agotamiento de los recursos naturales y la degradación al medio ambiente”.

         En contraste, el gasto realizado en el mismo periodo por el gobierno federal y la sociedad en general para prevenir o disminuir el deterioro ambiental apenas representó 0.7% del PIB.

El Instituto precisó que para mantener el entorno ecológico en buenas condiciones, el gobierno y la sociedad tendrían que invertir alrededor de 9.6 veces más de lo que ahora se registra.

Al dar a conocer los resultados del Sistema de Cuentas Económicas y Ecológicas 2003-2007, el Inegi recordó que en el 2007, el Producto Interno Bruto ascendió a 11.17 billones de pesos, “ligeramente abajo” al reportado en el tercer trimestre de 2009, que fue de 11.99 billones de pesos.

De acuerdo con el Inegi, la contaminación atmosférica tuvo los mayores costos ambientales para el país, equivalentes al 4.5% del PIB, seguido del agotamiento de los hidrocarburos, que fue de 1.5% del Producto Interno Bruto.

Por actividad económica, señaló que los hogares fueron los que más contribuyeron al agotamiento de los recursos naturales y al deterioro ambiental, con 28% del PIB. Muy de cerca estuvieron el transporte, con 20.9%; la minería, 19%, y la agricultura, ganadería y pesca, 17.6%.

Finalmente, el Inegi señaló que los esfuerzos efectuados a favor del medio ambiente aumentaron de 2005 a 2007, al pasar de 1.5%, como proporción del gasto total ejercido del Gobierno General a 1.9%.

El Inegi destacó también que los activos forestales registraron una disminución media anual de 0.90%, como resultado de la pérdida promedio anual de alrededor de 258 mil hectáreas de bosques de coníferas y latifoliadas, así como de selvas con cobertura vegetal de más de 10%.

Entre las causas de este agotamiento, agregó, destaca la presión ejercida tanto por las actividades silvícolas sin manejo sustentable de los bosques, como por la tala clandestina, los incendios, así como por el avance de la agricultura y la ganadería.

Comentarios