Baja en IVA afectaría transferencias a estados en 10 mil MDP: Cordero

miércoles, 22 de septiembre de 2010

MÉXICO, DF, 22 de septiembre (apro).- Reducir un punto porcentual a la tasa del Impuesto al Valor Agregado (IVA), para dejarla otra vez en 15% --como lo ha propuesto el PRI--, implicaría perder por lo menos 33 mil millones de pesos de recaudación, y eso significaría, a su vez, reducir en casi 10 mil millones las transferencias a estados y municipios, advirtió hoy el secretario de Hacienda, Ernesto Cordero.
El funcionario compareció esta tarde noche en el Senado de la República, ante comisiones, para hacer la glosa del IV Informe de Gobierno del presidente Felipe Calderón, y responder preguntas de los slegisladores sobre el paquete económico para 2011.
Con la reducción del IVA, como propone el PRI, dijo Cordero, muchos municipios del país saldrían severamente lastimados, toda vez que lo que reciben de la Federación es mucho mayor a lo que generan ellos mismos como ingresos propios.
Entonces, dijo, reducir la tasa del IVA es, por decir lo menos, “una mala idea”. Y para compensar la baja en la recaudación, “habrá que recortar gastos o subir otros impuestos”, agregó.
Y más allá de que se pierda recaudación y que tenga que compensarse ello con recortes al gasto o aumentar impuestos –que a nadie agrada--, la debilidad tributaria que propiciaría la baja en el IVA tendría un impacto externo de mayores consecuencias todavía, dijo el secretario.
Explicó que una medida así trastocaría la percepción que se tiene, dentro y fuera del país, pero sobre todo en el extranjero, sobre la seriedad de nuestras políticas públicas.
“Tenemos programado solicitar deuda por 42 mil millones de pesos –así está planteado en el programa económico para el próximo año--, y no podríamos hacerlo si al mismo tiempo nos estamos quitando 33 mil millones de pesos por la reducción de la tasa del IVA”, dijo. Con qué cara, sugirió.
Entonces, siguió explicando, contrariamente a lo que dice el PRI, bajar el IVA no contribuye a darle más dinamismo a la economía, porque bajar ingresos, sin recortar gasto, implica endeudarnos más, incurrir en un mayor déficit, y esto lo único que hace es que el acceso al crédito internacional sea más caro tanto para el gobierno como para las empresas del país.
El del IVA fue el tema predominante. Sin embargo, la comparecencia del secretario de Hacienda también fue, otra vez, como siempre, oportunidad para que algunos senadores evidenciaran lo poco que entienden de economía, aunque sean miembros de comisiones parlamentarias relacionadas con esa área.
Fue el caso del senador por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Francisco Agundis, quien al formular una de sus preguntas provocó que algunos senadores, el secretario y los funcionarios de Hacienda mostraran gestos de sorpresa y contuvieran la risa.
Había hablado el secretario de la necesidad de seguir acumulando reservas en el Banco de México (Banxico), las cuales llegan ya a representar 10% del Producto Interno Bruto (PIB), como mecanismo de defensa ante un posible choque externo y para contribuir a una mejor percepción externa en el exterior.
Y el senador verde preguntó por qué no se usaban las reservas –si había tantas en el Banco de México-- para financiar proyectos de infraestructura… como si fuera dinero del gobierno, es decir, de los contribuyentes, y no de una institución autónoma, como es el Banxico, con una fuente distinta de los impuestos.
Pero Cordero fue amable. Y, didáctico, tuvo que explicarle: “Se acumulan reservas para hacer frente a choques externos; para que nuestra moneda no se deprecie; para estabilizar el mercado cambiario; para amortiguar los golpes que vengan de la economía internacional.
Además, le explicó, las reservas en realidad son pasivos que debe el Banco de México, porque son dólares que compra en el mercado. Y si el gobierno quisiera usar esos dólares, se los tendría que comprar al banco, y para comprarlos tendríamos que incurrir en deuda, y endeudarnos para proyectos de infraestructura… pues es mejor hacerlo directamente.
En pocas palabras, aunque no lo dijo el secretario, el senador se quedó en las épocas –antes de 1993-- en que el gobierno hacía lo que quería con el Banxico.

mav
-fin de texto-