Obtiene Iusacell dos nuevos amparos contra la Licitación 21

jueves, 30 de septiembre de 2010

MEXICO, D.F., 30 de septiembre (apro).- En el complicado litigio que se ha convertido la Licitación 21, sobre la banda 1.7Ghz para servicios de telefonía móvil, la empresa Iusacell, del Grupo Salinas, obtuvo dos nuevos amparos que impiden que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) entregue los títulos de concesión, en especial, los que favorecen a la alianza Nextel-Televisa.
Se trata de dos suspensiones provisionales y medidas cautelares que se añaden al amparo 731/2010 concedido la semana pasada por la jueza cuarta del Distrito en Materia Administrativa del Distrito Federal, quien le ordenó a la SCT no entregar los títulos de concesión.
El pasado 27 de septiembre, la jueza décima de Distrito en Materia Administrativa del Distrito Federal le otorgó a Iusacell una suspensión que frena la entrega del título de concesión, al tiempo que el juzgado 27 de lo civil le otorgó otra medida cautelar a Iusacell.
Hoy, el juez Décimo Sexto del séptimo circuito en materia federal, en Córdoba, Veracruz, le otorgó otro amparo, que desmiente lo señalado por el director jurídico de la SCT, Gerardo Sánchez, quien informó que a más tardar los títulos de concesión de Nextel-Televisa se entregarán la próxima semana.
En el litigio, el presidente de la Cofetel, Mony de Swaan, pidió esta semana a los jueces obligar a Iusacell que garantice la presunta pérdida de 1 mil millones de pesos para el erario federal, en caso de que los procedimientos jurídicos obliguen a entregar las concesiones después del próximo 31 de octubre.
Si así fuera, explicó De Swaan, las compañías que ganaron la licitación 21 estarán exentas durante 2011 y 2012 de pagar los derechos correspondientes a la explotación de este espectro.
“Que haya una responsabilidad de los quejosos en caso de que los jueces determinen que no existió problemas con la licitación. Si esto se determina después del 31 de octubre, que el quebranto lo asuma Iusacell”, afirmó De Swaan, confirmando así lo que publico Proceso en su más reciente edición.
Según la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (AMEDI), consultada por Proceso, los litigios pueden convertirse en parte de una “artimaña” para beneficiar a las empresas que obtuvieron las licitaciones; es decir, a Telcel, Telefónica y, en especial, a Nextel-Televisa, sociedad que pagó sólo 180.3 millones de pesos por el bloque de 30 Mhz de cobertura nacional.

Mr