Calderón admite que la recuperación no ha llegado a los mexicanos

jueves, 13 de enero de 2011

CANCÚN, Q. Roo, 13 de enero (apro).- El presidente Felipe Calderón reconoció que la recuperación económica del país no tiene ningún significado para la mayoría de los mexicanos que aún no ven reflejado ese crecimiento en su economía.
“Estoy plenamente consciente que estas buenas noticias en el ámbito económico-financiero del país, quizá aún no tengan significado real para una buena parte de la población, porque a muchas familias mexicanas la recuperación aún, quizá, no llega a sus bolsillos", dijo.
Ante inversionistas, analistas, empresarios, funcionarios bancarios y financieros que participan en la 15 Conferencia Latinoamericana de Grupo Santander, que se celebra aquí, el mandatario sostuvo que la economía mexicana “está afortunadamente de vuelta en el camino del crecimiento”.
“Podemos decir que la estrategia que elegimos como país para combatir la crisis, está mostrando efectividad”, añadió, y aseguró que en 2010 la economía mexicana creció 5% o “probablemente más”, y se generaron 730 mil nuevos empleos netos, lo que, dijo, “constituye para nuestro país la cifra más alta de que se tenga registro”.
“También hace apenas un par de días salió el dato de la actividad industrial, el último disponible, el del mes de noviembre, en donde se registró un crecimiento de 5.3% anual, muy por encima de las expectativas del mercado, que eran de 3.8%”
Empero, reconoció que “de poco le sirve a una persona que no tiene trabajo saber que se crearon más de 800 mil empleos nuevos formales en el país".
"Sé que estas noticias quizá no tengan significado para todos aquellos a los que, el saber que la economía creció más del 5% no les significa un incremento sensible en su ingreso ni tampoco una clara certidumbre en el mismo", añadió.
Por ello, afirmó que su gobierno “seguirá trabajando coordinadamente para que la recuperación llegue al bolsillo de los mexicanos y el empleo llegue a quienes aún no lo tienen, y para que el gasto pueda alcanzarle a las familias mexicanas".
En su prolongado discurso, que tardó media hora, Calderón destacó que “hoy podemos decir, con plena confianza, nuevamente, que México tiene rumbo, y tiene un enorme potencial, y algo más: nuestra economía está más fuerte que nunca”.
Argumentó que “tenemos reservas internacionales que han llegado a un máximo histórico: 116 mil millones de dólares. Y para darles una cifra, eso posibilitaría a México pagar dos veces el total de su deuda externa, del gobierno central”.
Añadió que “con todo y que en 2010 tuvimos que hacer un ajuste tributario para evitar el crecimiento del déficit público, la inflación, en lo que va de estos cuatro años de gobierno, en promedio, ha registrado 4.6%, que es la más baja en seis sexenios para un periodo similar”.
“Contamos, por otra parte, con niveles de déficit fiscal y de deuda pública, como porcentaje del Producto Interno Bruto, incluso muy por debajo del promedio de la OCDE”, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, prosiguió.
         Calderón ponderó también que el déficit fiscal, “ya incluyendo, por ejemplo, los pasivos de Petróleos Mexicanos, es del 2.5%, comparado con el 7.5% de la OCDE”.
“Y la deuda pública de México es el 34%o de su Producto Interno Bruto, comparado con el 96% del promedio de la OCDE. Las tasas de interés, también, aún son las más bajas en promedio de los últimos cinco sexenios”.
Agregó que el riesgo-país de México es de los más bajos de América Latina, sólo después de Chile, e incluso de otras economías emergentes como la de Sudáfrica o la de Rusia.