Adquiere Profeco flota de 123 autos verificadores de precios

lunes, 24 de enero de 2011

MÉXICO, D.F., 24 de enero (apro).- El secretario de Economía, Bruno Ferrari, dio el banderazo de salida a una nueva flotilla de 123 vehículos de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), para vigilar que los comercios exhiban al público sus precios, cuenten con instrumentos precisos de medición; que no condicionen las ventas y no vendan productos que dañen la salud de los consumidores.
    Con una inversión de 30.4 millones de pesos, la Profeco se hizo de 121 nuevas camionetas pick-up y dos camiones tara (para medir cargas pesadas). También, con 2.8 millones de pesos, compró equipo informático (computadoras, banda ancha móvil para internet e impresoras portátiles).
Durante el banderazo de salida, el titular de Economía señaló que con los nuevos vehículos se incrementará el número de vistas de monitoreo y verificación a gasolineras, tortillerías, mercados y todo tipo de establecimientos comerciales.
    “Hoy contamos con nuevos instrumentos para cumplir nuestra responsabilidad con las familias de México”, dijo Bruno Ferrari, quien informó que durante 210 se recuperaron más de 15 millones de pesos “para los consumidores”, luego de atender más de 91 mil quejas.
    Aprovechó para celebrar el dato de inflación en la primera quincena de enero, difundido en la mañana por el Banco de México, según el cual los precios –la inflación--  registraron apenas un aumento de 0.17%.
    Esa cifra, dijo Ferrari, sirve para “dar tranquilidad a los mexicanos sobre a evolución de los precios; para apagar las llamadas, sin fundamento, de alarma que existen y, por supuesto, para eliminar la especulación sobre un tema tan delicado”.
    Por su parte, Antonio Morales de la Peña, titular de la Profeco, señaló que con los nuevos vehículos se incrementará el número de verificaciones, sobre todo a gasolineras y plantas distribuidoras de gas LP, pero también a comercios en zonas de desastres naturales para que no se especule con bienes básicos o se aumenten precios sin justificación.
    El funcionario hizo también el recuento de acciones de la Profeco en 2010. Apuntó que se realizaron cerca de 100 mil verificaciones a establecimientos comerciales, particularmente a los locales que venden productos básicos como tortillas, pan, carne, pollo y abarrotes; también a prestadores de servicios como tintorerías, talleres mecánicos, hoteles, casas de empeño y escuelas, y a vehículos repartidores de gas LP, plantas distribuidoras del mismo producto, a pipas de gas estacionario y a gasolineras.
    En el mismo año, dijo, se verificaron más de 11.7 millones de productos como aparatos eléctricos y electrónicos, bebidas alcohólicas y alimentos industrializados (jugos, conservas, aceites y sopas, entre otros).
    A partir de esas acciones, dijo el procurador del consumidor, se inmovilizaron más de 306 mil productos que no cumplían con la información comercial y con las especificaciones de seguridad.
    Además, se inmovilizaron más de 24 mil cilindros de gas LP que tenían menos contenido del que debían o por ser peligrosos para los consumidores. También fueron sacados de circulación 633 camiones repartidores de gas LP por defraudar al consumidor y se inmovilizaron siete mil 518 mangueras de gasolina y diesel en estaciones de servicio.
    En 2010, dijo, se iniciaron cerca de 15 mil procedimientos administrativos por infracciones a la ley por parte de “malos proveedores” y se prohibió la comercialización de 28 productos (sobre todo bebidas alcohólicas y luces navideñas) y se impusieron multas por más de 225 millones de pesos.

Comentarios