IMEF: deducibilidad no debe ser pretexto para subir colegiaturas

martes, 15 de febrero de 2011

MÉXICO, DF, 15 de febrero (apro).- La deducibilidad de colegiaturas no debe ser pretexto para que las escuelas particulares incrementen aquéllas, advirtió el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).
En conferencia de prensa, Carlos Cárdenas, integrante del comité fiscal del IMEF, consideró que la decisión presidencial anunciada el lunes 14 “no debe ser motivo para subir las colegiaturas; ahora, cuál va a ser la conducta de algunos o de todos, ahí será difícil saberlo. Normalmente los precios de venta de un producto o servicio dependen de los costos”.
Insistió en que “no hay absolutamente ninguna razón para subir las colegiaturas como consecuencia de esto. No veo razones para necesariamente concluir que porque se está dando un estímulo, ahora hay que gravar al receptor de las colegiaturas”, recalcó Cárdenas.
Enseguida explicó que el beneficio anual máximo de la deducibilidad, considerando una tasa de 30%, oscilará entre 3 mil 870 y hasta 7 mil 350 pesos para aquellos contribuyentes que ganan entre 80 mil y 90 mil pesos mensuales.
Sin embargo, precisó que sólo 10% de la población económicamente activa (PEA) gana más de cinco salarios mínimos mensuales, mientras 75% obtiene tres salarios mínimos y el 15% restante de la PEA gana hasta cinco salarios mínimos.
No obstante, previó que “las familias que se benefician de este apoyo contarán con un ingreso adicional que les permitirá gastar e incentivar el consumo, hecho que favorecerá a la economía mexicana”.
El lunes pasado, Calderón anunció el beneficio fiscal por el que podrá deducirse del ISR un monto equivalente al costo promedio por alumno del sistema educativo público a nivel nacional en cada uno de sus grados educativos, excepto universidades.
La deducción podrá ser aprovechada por personas físicas que la aplicarán al pago de colegiaturas: en preescolar hasta por 14 mil 200 pesos; en primaria, hasta por 12 mil 900; en secundaria hasta por 19 mil 900; en nivel técnico superior hasta por 17 mil 100 y, en educación media superior, hasta por 24 mil 500 pesos.
Este martes se publicó el decreto en el que se precisan los requisitos que deben cumplir las personas físicas para obtener este beneficio fiscal, entre los que destacan:
Primero, que los pagos se realicen a instituciones educativas privadas que tengan autorización y validez oficial de estudios en los términos de la Ley General de Educación.
Asimismo, que los pagos sean únicamente los servicios relacionados con la enseñanza del alumno, de acuerdo con los programas y planes de estudio, es decir, los gastos como transporte y útiles escolares no son aplicables.
Por su parte, las escuelas o colegios deberán separar en el comprobante fiscal el monto que corresponda por concepto de enseñanza del alumno de otros conceptos de pago.
Mientras que los pagos de las colegiaturas deberán hacerse mediante cheque nominativo del contribuyente, traspasos de cuentas en instituciones de crédito o casas de bolsa o mediante tarjeta de crédito, débito o de servicios.
Las instituciones educativas deberán comprobar los pagos mediante documentos que reúnan los requisitos fiscales.
Por otra parte, el especialista del IMEF destacó que “la educación en México ha venido adoleciendo de la cantidad y calidad necesaria para que la población se sienta satisfecha. Eso es lo que un ciudadano mexicano esperaría al pagar impuestos, es decir, recibir servicios de calidad en educación, salud o seguridad. También espera que le brinden educación, pero educación competitiva. En la práctica esto no es así”.
De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), México se encuentra en el último lugar en calidad educativa, entre los países miembros. Sin embargo, es uno de los países que más invierte en ese rubro.
El secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría, advirtió que “para ser competitivos y no ceder paso en esta recuperación global, se requiere de educación de calidad y un marco laboral legible y moderno, ya que sin ello los jóvenes naufragarán y, con ellos, el futuro del país”.