Celebra Mexicana 90 años de vida, el último de ellos en su peor crisis

martes, 12 de julio de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- Pilotos, sobrecargos y trabajadores de tierra de Mexicana de Aviación celebraron el 90 aniversario de la aerolínea con un pastel y un mitin el Terminal 1 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. Paralelamente, las secretarías del Trabajo (STPS) y de Comunicaciones y Transportes (SCT) felicitaron a los trabajadores de Mexicana por haber hecho posible que la aerolínea “cumpla 90 años de historia”, y aseguraron que continúan apoyando las acciones de reestructuración de la empresa que suspendió sus operaciones, aéreas y terrestres, en agosto del año pasado. El mitin fue encabezado por los secretarios generales de la Asociación de Pilotos y Sobrecargos de Aviación (ASPA), Fernando Perfecto; de la Asociación Sindical de Sobrecargos de Aviación (ASSA), Lizette Clavel, y del Trabajadores de Tierra (SNTTAS), Miguel Ángel Yudico, quienes exigieron investigar a los exdirectivos de Mexicana de Aviación, encabezados por su expropietario Gastón Azcárraga, porque intentaron llevar a la quiebra a la empresa. Al gobierno federal, le demandaron voluntad para sacar adelante a la empresa y que Mexicana vuelva a volar. Ante decenas de sobrecargos, pilotos y trabajadores de tierra, demandaron el reinicio de operaciones de la aerolínea, suspendidas el 30 de agosto del año pasado, luego que su exdueño Gastón Azcárraga intentó llevarla a la quiebra para sanearla traspasando sus activos a Nuevo Grupo Aeronáutico, a costa de los trabajadores y sus contratos colectivos. Lizette Clavel, de ASSA, insistió en que el gobierno debe tener voluntad para sacar adelante a la empresa, pues ya existen los inversionistas interesados. Reconoció que los diez meses de inactividad de la aerolínea pesan más que noventa años de mantenerla al aire. “No podemos aceptar, gobierno ni particulares, empleados y sociedad en general, que a esta generación se nos vaya entre las manos lo que es una tradición mucho más allá de un simple negocio”, dijo Clavel. Sostuvo que Mexicana de Aviación es más antigua que cualquier partido político y prácticamente todas las instituciones vigentes. “En 1921 cuando Mexicana despegó, México inició su acercamiento a la época actual de la tecnología y sus avances”, destacó. Por eso, sostuvo que quienes creen en Mexicana no permitirán que “intereses de corto plazo, visiones acotadas y fraudes de pequeños empresarios disloquen” casi un siglo de tradición en el aire. “Los aquí reunidos, gente de aviación y de compromiso, pero también con la solvencia que nos otorgará la razón reclamamos enérgicamente al gobierno que tome las medidas que sean necesarias para apoyar esta importante cruzada por la aviación en México”, demandó. Por su parte, Fernando Perfecto consideró inaceptable dejar pasar tiempo para que la aerolínea vuelva a operar, pues ya se dieron las condiciones para que Mexicana vuelva a volar. Destacó que los sindicatos de pilotos, sobrecargos y trabajadores de tierra están unidos y dispuestos a facilitar las condiciones a los inversionistas. Rechazó una posible quiebra, la cual, dijo, sólo tiene facultad de decretarla el conciliador del concurso mercantil, Gerardo Badín, y el plazo se cumple el próximo 9 de agosto. Por otra parte, en un comunicado conjunto, las secretarías del Trabajo y de Comunicaciones señalaron que aun cuando el proceso de concurso mercantil está en su última etapa –el plazo para resolver es el 9 de agosto--, hasta la fecha ninguno de los inversionistas interesados en Mexicana han mostrado formalmente que cuentan con los 250 millones de dólares necesarios para echarla a volar. Destacaron que seguirán avalando las acciones que en el proceso de concurso mercantil lleva a cabo el conciliador del mismo, en busca de los acuerdos y acciones que permitan la reestructuración financiera de la aerolínea. “La labor de ambas secretarías ha consistido en facilitar la búsqueda de soluciones a esta problemática, en la inteligencia que se trata de la difícil situación financiera de una empresa privada, cuyo proceso de concurso mercantil está sujeto a las reglas, tiempos y requisitos que establece la Ley de Concursos Mercantiles, y en el que participan directamente, entre otros, el administrador, el conciliador del proceso de concurso mercantil, los acreedores y el propio juez que conoce del asunto, a quien le corresponderá resolver lo relativo a la reestructura o quiebra de la empresa”, apuntaron. Ambas dependencias indicaron estarán pendientes del proceso de capitalización, a la resolución que emita el juez y a los acuerdos que alcancen los acreedores de la empresa.

Comentarios