Cae Wall Street 5.6% mientras Obama desestima degradación de deuda

lunes, 8 de agosto de 2011
WASHINGTON (apro).- El mercado bursátil de Estados Unidos cerró sus operaciones de este lunes con una pérdida de 635 puntos, en reacción inmediata a la degradación que sufrió la calificación de la economía estadunidense este fin de semana, la cual fue desestimada por el presidente Barack Obama. La pérdida de 5.6% en Wall Street y el desplome generalizado en los mercados financieros internacionales se generaron por la decisión de la calificadora neoyorquina Standard and Poor’s, de quitarle el fin de semana el calificativo de Triple A (AAA) a la economía de Estados Unidos y degradarla a AA+ “No importa lo que digan algunas agencias, siempre hemos sido y seremos un país de Triple A”, declaró el presidente Obama en la Casa Blanca al salir a minimizar la degradación de la economía estadunidense que generó del desplome bursátil en las principales bolsas del mundo. “Por encima de todos los retos que enfrentamos, seguimos teniendo las mejores universidades; algunos de los trabajadores más productivos, las compañías más innovadoras y a los empresarios más osados de la tierra”, subrayó Obama para defender su argumento de que su país es y será de clase Triple A. La defensa de Obama sobre la realidad económica de Estados Unidos hizo muy poca mella en la volatilidad que se desató en la primera jornada bursátil de la semana en Wall Street. El Índice del Dow Jones cerró en 10 mil 180 unidades, que significó la pérdida de 635 puntos. Por su parte el indicador de Standard and Poor’s, que encierra a las 500 empresas más importantes, concluyó sus actividades con una caída de 80 unidades (6.7%) o 1,120 puntos. El Índice del Nasdaq (de las empresas de tecnología) perdió 175 puntos para concluir en 2 mil 358 unidades (6.9%). La vorágine bursátil en Nueva York provocó que bancos y empresas importantes de Estados Unidos perdieran porcentajes importantes en el valor de sus acciones. La situación económica de Estados Unidos, que según algunos analistas financieros, podría caer nuevamente en una muy fuerte recesión, mantiene en estado de alerta a todos los mercados globales. El acuerdo que hace apenas unos días alcanzó el presidente Obama con el Congreso federal de su país para elevar el tope de la deuda externa, que es de 14.3 billones de dólares, bajo un compromiso de reducir el déficit federal en 2.1 billones de dólares en una década, no logró contener los sentidos de preocupación que circulan entre los especialistas financieros. El temor de una recaída económica de Estados Unidos mantiene también al filo del precipicio a varias economías europeas, especialmente a la de España e Italia. En su nuevo mensaje que envió desde la Casa Blanca para intentar calmar la incertidumbre de los mercados bursátiles, Obama aceptó que sí existen serios problemas económicos en su país, pero insistió en que éstos tienen solución. “Nuestros problemas tienen eminentemente una solución y nosotros sabemos lo que tenemos que hacer para solucionarlos”, indicó el presidente Obama al hacer referencia a la necesidad de invertir más en la creación de empleos, balancear el déficit para saltear el problema de la deuda, reducir los gastos del gobierno federal y hacer una nueva reforma a las leyes tributarias.

Comentarios