Analistas ajustan a la baja previsión de crecimiento del PIB

jueves, 1 de septiembre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- Especialistas de la iniciativa privada redujeron en agosto el pronóstico del crecimiento del producto interno bruto nacional (PIB) a 3.8%, cuando apenas en julio lo ubicaban en 4.2%, admitió este jueves el Banco de México (Banxico). Y el futuro de la economía mexicana se torna gris ante la dependencia hacia Estados Unidos, país en problemas de sobreendeudamiento y ya en franca desaceleración, con un crecimiento estimado para este año de 1.8%, según los analistas consultados por el banco central. Pese a que el gobierno federal ha presumido la fortaleza macroeconómica de México, el ritmo de crecimiento se verá afectado aún más en 2012. De acuerdo con la Encuesta sobre las expectativas de los especialistas en economía del sector privado, elaborada por el Banxico, el país reducirá su actividad económica en el siguiente año a 3.5%, cuando hasta julio pasado la previsión era de 4%. Pero eso no es todo, también advirtieron que hay cuatro factores que limitarán el crecimiento de la economía mexicana: La debilidad de los mercados externos y de la economía mundial, centrada principalmente en Estados Unidos y Europa; la inseguridad pública, la cual sigue en aumento y que en el sexenio de Felipe Calderón ha cobrado más de 50 mil vidas. Otros riesgos, destacaron, son la inestabilidad financiera internacional, concentrada en la volatilidad e incertidumbre de los mercados, y la ausencia de reformas estructurales en el país, es decir, modificaciones y creación de leyes atoradas en el Congreso. El Banco de México reconoció que los analistas también consideraron que el gobierno federal no logrará su meta de creación de 600 mil empleos formales para este año. Los expertos colocan la cifra en 586 mil trabajadores registrados en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Ante esa situación, los consultores identificaron algunas medidas de cambio estructural necesarias “para alcanzar mayores niveles de inversión”, como la reforma del sector energético; reforma fiscal y laboral; mayor desregulación y competencia; fortalecer el estado de derecho, así como mejorar las condiciones de seguridad pública. Esta misma semana la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) también revisó a la baja el crecimiento económico de México al ubicarlo en 3.8%. La secretaria ejecutiva del organismo regional, Alicia Bárcena, señaló que “México tiene opciones muy importantes para enfrentar esta desaceleración, por ejemplo, a través de la diversificación de su oferta exportadora –pues 80% de sus exportaciones van a Estados Unidos--. Además, puede abrirse a modificar su estructura productiva”.

Comentarios