Crecen 41% ventas por el "Buen Fin" en relación con 2011

miércoles, 21 de noviembre de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- El abarrotamiento de comercios de distintos giros provocados por la segunda edición del “Buen Fin”, superó todas las expectativas: los recursos obtenidos por parte de los comercios, la de las deudas de los consumidores y el uso de tarjetas de crédito y de débito. De entrada, el “Buen Fin” superó en 41% las ventas de hace un año al facturar 148 mil millones de pesos, cifra superior a la del 2011, cuando las ganancias del comercio organizado ascendieron a 106 mil millones de pesos, aseguró la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio Servicios y Turismo (Concanaco-Servytur) en rueda de prensa. Los principales productos en los que los consumidores mexicanos dejaron sus recursos o que todavía deben fueron de electrónica, video, ropa, fotografía, cómputo y calzado. Según el organismo presidido por Jorge Dávila Flores, las cifras preeliminares arrojan que del total de las compras realizadas del 16 al 19 de noviembre, 64% se hizo mediante pago en efectivo y 36% con vales de despensa, tarjetas de crédito y débito bancarias o con tarjetas propias de los establecimientos (de crédito principalmente). Acompañado por el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Gerardo Gutiérrez Candiani, el líder de la Concanaco ya adelantó la fecha para la tercera edición del “Buen Fin”: del 15 al 18 de noviembre del 2013. Tiempo en que muchas de las personas que adquirieron alguna pantalla, sistema de sonido, de video, una computadora, una cámara, celulares, juegos de video, ropa, zapatos, refrigeradores, lavadoras o cualquier otro bien durable, no habrán terminado de pagar. Según datos de la Asociación de Bancos de México (ABM), durante el pasado “Buen Fin” la facturación con tarjetas bancarias creció 50% anual, ya que en los cuatro días de oferta la cifra ascendió a 26 mil 587 millones de pesos. Nivel superior al del 2011, cuando a través de las tarjetas se vendieron 17 mil 668 millones. Pero la diferencia está en el uso de la tarjeta de débito (que en teoría es dinero propio del consumidor) y el uso de la tarjeta de crédito (que es dinero ajeno a la persona o un préstamo). La facturación con tarjetas de crédito arrasó en el Buen Fin, ya que fue de 16 mil 469 millones de pesos; mientras que las compras con tarjetas de débito fueron de 10 mil 118 millones, de acuerdo con la ABM, presidida por Jaime Ruiz Sacristán. De hecho, las compras con tarjetas de crédito se cuadruplicaron de forma anual, mientras la utilización de los plásticos de débito apenas se duplicó en la segunda edición del Buen Fin, respecto al año pasado. Para los empresarios fue todo “un éxito”, que también se reflejó en las ventas por Internet: Al portal dewww.elbuenfin.org se registraron 9.5 millones de visitas; más de 267 mil descargas de esta aplicación a celulares y otros dispositivos; 394 mil seguidores en Facebook y 37 mil en Twitter, celebró por separado Jorge Dávila en conferencia de prensa. Esos fueron los números del “Buen Fin”, donde las ventas del comercio organizado se dispararon y las deudas de los consumidores mexicanos también.

Comentarios