Subsidio a gasolinas favorece a los más pudientes: CCE

lunes, 19 de marzo de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) aseguró hoy que el subsidio a las gasolinas, que durante 2011 ascendió a 112 mil 200 millones de pesos, afecta seriamente las finanzas de Petróleos Mexicanos (Pemex) y a quien más beneficia es –subrayó--, al sector de la población que menos lo necesita. Al dar a conocer su mensaje semanal, el presidente del CCE, Gerardo Gutiérrez Candiani, adelantó que para este año dicho subsidio podría alcanzar más de 132 mil millones de pesos y “acelerar el agotamiento de los recursos y los costos por contaminación”. Añadió: “Este tipo de subsidios provocan fuertes pérdidas de recursos fiscales y favorecen a los hogares de más altos recursos, de forma altamente regresiva sobre los hogares de menores ingresos, sobre todo los rurales”. De acuerdo con el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), el mayor beneficiario del subsidio a las gasolinas recae en el sector que menos lo necesita. Ello, detalló, quiere decir que casi 85% de ese dinero beneficia a 50% de la población con mayores ingresos. De hecho –añadió– “el decil más alto (los más ricos) eroga casi 37% del gasto total en gasolina del país, 26 veces más que el consumo de los más pobres”. La cúpula empresarial advirtió que los subsidios regresivos, como el aplicado a las gasolinas y al alto gasto corriente en Pemex, pueden agotar los recursos de la empresa paraestatal en menos de dos décadas. Para el CCE, Pemex puede ser “una empresa exitosa, sustentable y rentable” para la sociedad por muchas décadas más, pero no con su actual estructura y las limitaciones que arrastra. “Necesita una transformación de fondo para acortar la brecha frente a las prácticas dominantes de la industria a nivel internacional, y cambios institucionales que lo hagan posible”, precisó. El organismo propuso que Pemex se abra a la inversión privada, “sin que esto implique que el gobierno pierda la rectoría del sector, puesto que está bajando su competitividad y causa más gastos que beneficios al país”. Precisó: “Es indispensable plantear una revisión del artículo 27 de la Constitución y sus leyes reglamentarias, para dar paso a asociaciones de Pemex con la iniciativa privada para compartir riesgos en proyectos de inversiones intensivas, como los yacimientos de aguas profundas”. Según los empresarios, es indispensable que se comparta el riesgo con la inversión privada, debido a que Pemex no tiene capacidad financiera ni la tecnología para hacerlo por sí solo. Gutiérrez Candiani aclaró que “este tipo de acciones no van en contra del proyecto de expropiación petrolera de 1936, que permitía y promovía este tipo de alianzas”. Y agregó que inclusive “estos proyectos tienen una tasa de éxito promedio de 20%, pero con un alto potencial de rendimiento si salen adelante”. El líder empresarial recordó que la reforma petrolera de 2008 ayudó a contener el rezago y gracias a ello se ha logrado una dinámica de reposición de reservas. Sin embargo, señaló que “el problema de fondo permanecerá si no se corrigen las restricciones fiscales, sindicales y legales con que carga Pemex, de manera que no será la empresa pública de energía ni líder internacional que necesita México”. De acuerdo con el CCE, Pemex no puede seguir un modelo similar al de Petrobras (empresa brasileña), porque tendrían que hacerse reformas con enfoque transversal, lo cual incluye una reforma hacendaria. Pemex, precisó, necesita apertura a la inversión privada, sin que el gobierno pierda la rectoría del sector; dirigir la renta petrolera, preponderantemente a la inversión; modernizar su régimen fiscal y corporativo, y propiciar una mayor competencia en el sector.

Comentarios