Pese a daños a la salud, mexicanos gastan hasta $400 al mes en cigarros

miércoles, 29 de mayo de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Pese a las advertencias sobre los peligros a la salud que provoca fumar, así como el elevado costo de las cajetillas de cigarros, los mexicanos fumadores destinan, en promedio, entre 300 y 400 pesos mensuales para adquirir este producto, reveló el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Al dar a conocer las estadísticas a propósito del Día Mundial sin Tabaco, el organismo presidido por Eduardo Sojo señaló: “Considerando que el salario mínimo más alto en México es de casi 65 pesos diarios –área geográfica “A”–, se estima que la población adulta invierte en promedio seis días de salario mínimo en cigarros y los jóvenes casi cinco días”. Aún más grave: quienes proporcionalmente destinan más recursos en cigarrillos son los más pobres. De acuerdo con el Inegi, los hogares mexicanos de menor nivel de ingreso (decil I) son los que más gastan en tabaco (0.42%, respecto del gasto corriente monetario trimestral), seguidos de los hogares que pertenecen al decil IV (0.33%) y el VII (0.30%). En contraste, los hogares con ingresos más altos son los que menos gastan (0.16%, para el decil X). Estos recursos se van, sobre todo, a las arcas de dos compañías trasnacionales: Phillip Morris y British American Tabaco. Estas dos empresas —junto con otras cuatro— son los líderes mundiales del mercado, y generaron ingresos por 36 mil millones de dólares. Dicha cantidad es semejante al ingreso conjunto de Coca Cola, Microsoft y McDonald’s, en el mismo año. El asunto va más allá: el tabaco cuesta cada año a la economía mundial 200 mil millones de dólares; según el Atlas Mundial del Tabaco. La industria tabacalera es millonaria, y sigue floreciendo. Del año 2000 al 2010 su producción aumentó 12%, fabricándose cerca de 6 quintillones de cigarros al año. Es decir, aproximadamente un millón cada cinco minutos. Y mientras las ganancias de las empresas trasnacionales incrementan, las muertes causadas por el tabaquismo también lo hacen. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que el consumo de tabaco mata cada año a casi seis millones de personas, y de seguir con esa tendencia, para 2030 aumentará a más de ocho millones al año. “Además, el consumo de tabaco es factor de riesgo para seis de las ocho principales causas de defunción en el mundo y responsable del fallecimiento de 50% de las personas que lo consumen”, según el organismo internacional. En México, el panorama es preocupante, ya que prácticamente tres de cada 10 muertes son relacionadas con enfermedades provocadas por el tabaco. El cuadro es el siguiente: las principales enfermedades por las que fallece la población fumadora mexicana de 15 años y más son las isquémicas del corazón (45.3% de los hombres, y 42.3% de las mujeres). En segundo lugar se suman las enfermedades cerebrovasculares (16.8% hombres y 22% mujeres), la pulmonar obstructiva crónica (14.1% población masculina y 13.7% femenina) y la neumonía (8.1% hombres y 8% mujeres). Todas estas enfermedades del tabaquismo también producen costos familiares, sociales e institucionales. Así lo señala el Inegi: “Tomando en cuenta que las enfermedades relacionadas con el tabaquismo se desarrollan lentamente y que derivan en enfermedades complejas como la pulmonar obstructiva crónica, que en la mayoría de los casos se diagnostica después de los 40 años y requiere en sus últimas etapas de atención especializada —medicamentos, rehabilitación pulmonar, oxigenoterapia, constantes hospitalizaciones por complicaciones, posibles cirugías, entre otros— es importante considerar el alto costo social, familiar e institucional que conlleva esta adicción”. En 1987, la Asamblea Mundial de la Salud marcó el 31 de mayo como el Día Mundial sin Tabaco, con el objetivo de hacer hincapié en el problema que constituye el consumo del mismo.  

Comentarios