Inflación en julio se coloca a una tasa anual de 3.47%: Inegi

jueves, 8 de agosto de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).--Después de alcanzar niveles superiores al 4%, la inflación cedió en julio y se colocó en una tasa anual de 3.47%, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). De esta forma, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) ya se encuentra dentro del rango propuesto por el Banco de México (Banxico) equivalente al 3% (+/- un punto porcentual), luego de que a lo largo del primer trimestre, la inflación fue menos a más: En enero pasado alcanzó una tasa anual de 3.25%; en febrero de 3.55%; ya en marzo se colocó en 4.25%; en abril, se disparó a su nivel máximo colocándose en una tasa de 4.65% (ante los elevados precios del tomate verde y el limón); en mayo se redujo 4.63%; en junio, 4.09%; mientras que en julio la inflación descendió a 3.47%. En el séptimo mes del año, se incrementaron los precios del aguacate en un 14.38%; mientras la calabacita subió 22.29%. En menor medida subieron los costos de la papa y otros tubérculos, los servicios turísticos en paquete, los precios del autobús foráneo, la gasolina de bajo octanaje (que tiene un alza mensual, así como el gas doméstico LP), entre otros productos. En contraste, disminuyeron los costos del tomate verde en un 24.13%; el precio de la uva cayó 21.48%; el chile serrano, 16.20%; el durazno, 14.06%; el jitomate, 13.67%; otros chiles frescos, 11.05%; además de que el valor del pollo, del huevo y la telefonía móvil también bajó. El Inegi señaló que la inflación subyacente se elevó 0.03% para colocarse a una tasas anual de 2.50% en el mes de referencia. Este tipo de índice está compuesto por los precios de alimentos, bebidas y tabacos –excepto agropecuarios–, así como los servicios de vivienda y educación. Mientras que la inflación no subyacente, que es la más volátil porque está integrada por los precios de productos agropecuarios disminuyó 0.26% y se colocó en una tasa anual de 6.60%. Por su parte, el índice de precios de la canasta básica de consumo presentó un aumento mensual de 0.02 por ciento en julio de 2013, situando su tasa de crecimiento anual en 4.81 por ciento, aún por arriba de la inflación. El pasado 7 de agosto, durante el Informe de inflación correspondiente al segundo trimestre del año, el banco central adelantó que en los próximos meses la inflación se podría ver afectada por el debilitamiento de la actividad económica en México; así como por una mayor volatilidad cambiaria ante las nuevas condiciones en los mercados financieros internacionales. Asimismo, las condiciones climáticas o sanitarias adversas que conduzcan a ajustes al alza en los precios de los productos agropecuarios, o nuevos ajustes en precios públicos. No obstante, recalcó, en el mediano plazo, existe la posibilidad de una mayor competencia de mercado en la economía derivada de avances en el proceso de reformas estructurales, lo cual podría contribuir a una menor inflación. Según el análisis del Grupo Financiero Banamex, “la tendencia descendente de la inflación ha estado apoyada por la debilidad de la demanda interna, los bajos precios de las materias primas y una fuerte caída de los precios agrícolas. Para los próximos meses, esperamos que la inflación anual fluctúe alrededor de su nivel actual”.

Comentarios