Homologación de IVA causaría pérdidas por mil 200 mdd

miércoles, 25 de septiembre de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- El presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Juan Pablo Castañón, advirtió que la homologación de la tasa del Impuesto al Valor Agregado (IVA) a 16% en la frontera norte del país traería pérdidas hasta por mil 200 millones de dólares anuales al sector comercio, tan sólo en la zona de Baja California. Actualmente las operaciones en la región fronteriza están sujetas a una tasa de IVA preferencial de 11%. De acuerdo con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), “la aplicación de la tasa fronteriza es regresiva, ya que reduce el pago de impuestos de los habitantes de regiones de mayores ingresos a los del resto del país. En la zona fronteriza que se beneficia de este tratamiento, el ingreso per cápita es mayor en 27% al promedio nacional”, puntualizó. No sólo eso, la dependencia encabezada por Luis Videgaray argumentó que otro factor que refleja la inequidad de la tasa fronteriza es la incidencia de condiciones de marginación. En este punto precisa que el porcentaje de población en condiciones de marginación alta y muy alta es considerablemente menor en la zona fronteriza que en el resto del país. “La diferencia es particularmente elevada para niveles de marginación muy altos, pues la prevalencia en la zona fronteriza es tres veces menor al del resto del país, con tasas de 1.3 y 5.3%, respectivamente”, según la SHCP. En otras palabras, fundamenta la homologación del IVA en la frontera norte en el mayor bienestar de la población. Y asegura que si se aprueba este punto, contenido en la reforma hacendaria impulsada por el presidente Enrique Peña Nieto, aumentarán los recursos públicos con una recaudación estimada de 14.7 mil millones de pesos. No obstante, para el líder de la Coparmex, incrementar la tasa impositiva en esa zona implicará una sustancial reducción en las inversiones para nuevos proyectos, así como la afectación en el comercio y el empleo. Entrevistado previo a su participación en el Primer Foro de Empleabilidad que organizó la Fundación del Empresariado en México (Fundemex), Castañón aseguró que la medida “bajaría la posibilidad de inversión en la frontera, y eso nos llevaría a una baja en el desarrollo económico, a una depresión económica en la frontera y oportunidades de inversión”. También puso en duda el incremento del impuesto a los refrescos, ya que “un problema de salud pública no se arregla con aumentos de precios”. El empresario hizo una analogía con la venta de las bebidas alcohólicas y cigarrillos: “La reforma grava el consumo de bebidas alcohólicas y de cigarrillos… hagamos un cálculo de lo que se ha dejado de vender por subir el precio. Los factores para el consumo son otros y no exactamente el precio, sino que se tiene que trabajar en toda una cultura de la alimentación y el ejercicio”. Gravar el impuesto a los refrescos al modo “un peso por litro” incrementaría la recaudación en 12 mil millones de pesos, añadió. La SHCP consideró imponer este gravamen ante los elevados niveles de obesidad registrados en el país. “Existe evidencia clara sobre la relación entre el sobrepeso y el consumo de bebidas azucaradas. De acuerdo con un estudio elaborado por el Instituto Nacional de Salud Pública en 2008, el aumento en la prevalencia de sobrepeso, obesidad y diabetes ha estado asociado, entre otros factores, al consumo de refrescos, ya que estos proveen una cantidad excesiva de calorías y ninguno o muy escasos beneficios nutricionales”, explicó la dependencia.  

Comentarios