Indispensable, elevar la calidad y productividad del gasto público: Concamin

jueves, 22 de diciembre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), Manuel Herrera Vega, manifestó que en el quinto año de gobierno de Enrique Peña Nieto, pese a lo complicado del escenario nacional y la austeridad presupuestal, podrá aplicarse una estrategia de promoción al crecimiento ordenado de la actividad industrial en el país. “Iniciaremos 2017 en medio de retos importantes para impulsar la reanimación de la planta productiva y la recuperación sostenida de la inversión y el empleo”, aseguró Herrera. Añadió: “México tiene retos importantes, pero capacidad para afrontarlos; en el esfuerzo que debemos desplegar para recuperar nuestro curso ascendente, la omisión no tiene cabida”. No obstante, dijo, resulta preocupante que mientras en el ámbito interno dominan los contrastes, en el ambiente mundial resurge el proteccionismo. Los capitales financieros emigran hacia activos más seguros generando tensión en los mercados cambiarios de las economías emergentes, cuyas monedas se debilitan frente al dólar, apuntó. Según el presidente de la Concamin, la volatilidad domina el comportamiento de los mercados financieros y en la economía mundial prevalece la incertidumbre y un crecimiento lento y titubeante de la producción y el comercio. “Cerraremos 2016 con un lento crecimiento de la actividad económica, con el segundo retroceso en la producción industrial en lo que va del sexenio, insuficiente generación de fuentes de trabajo y crecientes presiones en los costos del sector industrial”, previó el líder industrial. En este contexto, aseguró que para alcanzar los objetivos fundamentales para el país y la actividad industrial en 2017, es indispensable elevar la calidad y productividad del gasto público federal, estatal y municipal. Además, aplicar un auténtico esfuerzo de austeridad en los tres poderes de la Unión y aprovechar de manera íntegra los presupuestos de inversión y adquisiciones del sector público federal, estatal y municipal. “Los industriales del país estamos convencidos que es preciso analizar cuidadosamente los acontecimientos nacionales e internacionales para identificar las tareas que debemos emprender, a fin de recobrar la trayectoria ascendente de la inversión, la confianza empresarial y el crecimiento de la actividad económica”, subrayó. Herrera Vega enfatizó que el sector industrial de México considera que para transitar por esas rutas es preciso articular una estrategia a partir de cuatro propósitos fundamentales. En primer lugar, asumir que es importante, pero no suficiente, disponer de un blindaje financiero, y en segundo, realizar un cuidadoso manejo de las finanzas y la deuda pública para asegurar la estabilidad macroeconómica y mantener un ambiente propicio para los negocios. En tercer lugar, agregó, es necesario avanzar hacia la creación de un sólido blindaje productivo, acelerando el paso en la instrumentación de todas aquellas medidas que permitan mejorar la competitividad de la economía y fortalecer las capacidades productivas. Se refirió de manera especial a las del sector industrial, por tratarse del principal generador de riqueza, el más importante promotor del avance y la innovación tecnológica, así como de empleos, contenido nacional y oferta exportable. Como cuarto punto, Herrera destacó la diversificación de mercados para reducir la vulnerabilidad frente a decisiones o acontecimientos fuera de control, lo que implica aprovechar íntegramente la red de acuerdos comerciales suscritos con 46 países. “Asumiendo que el próximo año estará cargado de desafíos crecientes para la economía, los sectores productivos y las empresas industriales, esperamos que la actividad económica presente los siguientes resultados”, dijo. El impulso proveniente del mercado interno se mantendrá como el principal promotor del crecimiento de la economía nacional; sin embargo, en el balance de riesgos predominan los factores que apuntan hacia un menor dinamismo en la demanda interna, bajos niveles de inversión pública y privada, e incertidumbre en torno al comportamiento de las exportaciones no petroleras, advirtió. Asimismo, anticipó un crecimiento de la economía mexicana dentro del rango de 1.3 a 1.8% en términos reales respecto a 2016, donde el sector industrial cerrará el año con un comportamiento de su producción que oscilará entre menos 1.0 y 0.0% respecto al nivel con el que concluirá 2016. Añadió que se espera que el sector formal de la economía genere entre 600 mil y 630 mil puestos de trabajo, de los cuales la industria mexicana aportará entre 250 mil y 280 mil empleos, es decir alrededor de 44% de las oportunidades laborales esperadas.

Comentarios