Advierte Banxico de un desbalance en la economía ante la inestabilidad financiera internacional

viernes, 1 de abril de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).—Pese a las medidas adoptadas por el Banco de México (Banxico) a mediados de febrero pasado, las cuales dieron un respiro al peso en su cotización frente al dólar, la Junta de Gobierno del banco central advirtió que “no se puede descartar que la volatilidad financiera internacional vuelva a incrementarse”. La Junta de Gobierno la integran: Agustín Guillermo Carstens, gobernador y presidente de la sesión; Luis Videgaray, secretario de Hacienda y Crédito Público; Fernando Aportela, subsecretario de Hacienda; además de los tres subgobernadores del instituto central. Al dar a conocer la Minuta número 42 de la Reunión de la Junta de Gobierno en torno al último Anuncio de Política Monetaria, el Banxico señaló que la mayoría de los asistentes previeron un desbalance estructural entre la oferta y la demanda del petróleo, lo que podría afectar su precio. Adicionalmente, la posibilidad de una descompresión desordenada de primas por plazo en los mercados financieros internacionales, ante la normalización esperada de la política monetaria en Estados Unidos. Asimismo, la Junta de Gobierno destacó como riesgo adicional la presencia de factores geopolíticos, principalmente el debate en torno a la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea. No sólo eso, también existe preocupación de que el ritmo de expansión de la actividad económica en México mostró una desaceleración durante los últimos meses, en comparación con el dinamismo observado en el tercer trimestre de 2015. Ajusta PIB a la baja En este contexto, uno de los integrantes destacó la revisión a la baja que hizo el Banxico en sus últimos pronósticos de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) para este y el próximo año, como respuesta al deterioro en el entorno internacional. Además, en la Encuesta sobre las Expectativas de los Especialistas del Sector Privado correspondiente a marzo, los analistas redujeron su previsión de crecimiento a 2.40% desde el 2.45% para el 2016. Aún más, entre los principales obstáculos para el crecimiento de la economía ubicaron a la debilidad del mercado externo y la economía mundial, el precio de exportación del petróleo, así como la inestabilidad financiera internacional. En el mismo tono, uno de los integrantes de la Junta de Gobierno consideró que nuevos descensos del precio del petróleo, episodios de volatilidad en los mercados financieros internacionales, la pérdida de dinamismo de la inversión, particularmente la debilidad de la construcción no residencial, y la todavía relativamente baja confianza de empresas y familias, son otros de los riesgos a la baja que enfrenta la economía mexicana. Por el lado de la inflación la mayoría sostuvo que se espera que en 2016 este indicador aumente temporalmente a niveles ligeramente superiores a 3% como consecuencia del cambio en la mecánica de determinación de los precios de las gasolinas y la estacionalidad que presentan las cotizaciones internacionales de este energético. En este entorno, los integrantes de la Junta de Gobierno señalaron que es clave mantener fundamentos económicos sanos en el país, por lo que continúa siendo muy relevante que las autoridades se mantengan muy vigilantes con respecto a los fundamentos macroeconómicos. “Preservar la solidez de dichos fundamentos coadyuva a incrementar la confianza en México, contribuyendo a distinguir al país de otras economías emergentes, de tal forma que el componente de riesgo soberano en las tasas de interés, al igual que otras primas de riesgo, permanezcan bajo control”, coincidieron.

Comentarios