'Adecuado pero insuficiente”, superávit planteado por el gobierno federal: CCE

lunes, 12 de septiembre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Para el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), el objetivo de un superávit primario de 0.4% en las finanzas públicas del país planteado por el gobierno federal “es adecuado, pero no es suficiente”. Al emitir su mensaje semanal, el organismo presidido por Juan Pablo Castañón advirtió que la deuda como proporción del Producto Interno Bruto (PIB) aumentará casi tres puntos base, a cerca de 53% del PIB a fines del 2017. “Esta cifra no incluye la deuda de los estados y municipios, que es prácticamente tres puntos del PIB, es decir, a finales del 2017 si no hacemos algo en mayores ahorros, tendremos una deuda con respecto al PIB de 55%”. Según la cúpula empresarial, la única posibilidad de que no se incremente en ese monto la deuda es llevando a cabo una reducción adicional a los programas no prioritarios de alrededor de 220 mil millones de pesos adicionales. “El Congreso de la Unión todavía puede y tiene la responsabilidad de revisar el gasto a la baja, dando prioridad a mantener los programas sociales que realmente apoyan a los grupos de menores ingresos y llevar a cabo una reducción en aquellos programas y proyectos que han mostrado poca eficacia y regresividad”, puntualizó. Pero el organismo presidido por Juan Pablo Castañón no paró ahí y propuso realizar “un gran estudio y de gran alcance” de cuál es la reforma fiscal necesaria para la aplicación de los recursos y para tener mayor eficiencia en el gasto público. Detalló que lo anterior requerirá un estudio de dos o tres años que nos lleve a encontrar todos los programas que se duplican y que llevan costos administrativos en exceso para hacer un gasto eficiente, además de adaptarlo a las verdaderas necesidades de México. El CCE también puso el dedo en el renglón del gasto. Señaló que la reducción del gasto programable fue de 228 mil 500 millones de pesos, tal como se anunció. Sin embargo, el no programable, es decir, lo que ya está comprometido y que atañe a intereses, asciende a  90 mil 500 millones, mientras que el destinado a participaciones equivale a 37 mil 300 millones, es decir, representa un crecimiento de 8%. A los ojos del empresariado este cálculo “reduce bastante el impacto del esfuerzo del ajuste, porque el gasto total sólo bajaría 84 mil millones”. Por otro lado, el organismo cúpula alertó que la reducción del gasto programable sigue cargándose sobre todo en el gasto de capital, es decir, la inversión física y principalmente en infraestructura. En este sentido, se proyectó un recorte de 204 mil millones de pesos, casi 27% en términos reales, mientras que la disminución en el gasto corriente es de 112 mil 500 millones de pesos, básicamente en una disminución a subsidios que son inoperantes. “Nos parece que es el sentido correcto, pero nos preocupa el gasto de inversión. Por tal motivo, estamos buscando la mayor celeridad de las asociaciones público privadas, para que la infraestructura se siga dando, de tal forma que la iniciativa privada coadyuve a la construcción de la infraestructura que requerimos”, dijo. Según el CCE, todo esto impide que la necesidad de financiamiento se reduzca significativamente, ya que el balance presupuestal se mantiene en niveles altos, más de 495 mil millones de pesos. “A ello hay que añadir los requerimientos que se tendrán por IPAB, PIDIREGAS y otros conceptos, llegando a una suma total de 571 mil millones de pesos de necesidades de nuevos financiamientos. Esto implica que la deuda seguirá creciendo para cubrir el faltante, para poder pagar los intereses y los compromisos que ya tenemos: la deuda crecerá un 2.8% del PIB durante el 2017”, advirtió.

Comentarios