Falla pronóstico de Meade para el Buen Fin; apenas superó en 4% al de 2016

martes, 5 de diciembre de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Apenas el pasado 18 de octubre, el ahora presidenciable José Antonio Meade Kuribreña echó las campanas al vuelo y aseguró que en la séptima edición del Buen Fin las ventas superarían los 100 mil millones de pesos. Con tono optimista, Meade aseguró aquel día: “Este año habremos de buscar que el Buen Fin sea el mejor de todos, que supere los 100 mil millones de pesos, que abonarán a que las diferentes zonas y regiones reactiven su vitalidad por la vía del comercio y del turismo”. Ni al caso. No fue así. El Buen Fin fracasó este año, luego de las afectaciones que dejaron los sismos ocurridos en septiembre pasado, los cuales arrasaron con vidas y cientos de pérdidas materiales. La mala noticia la dio el líder de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco-Servytur), Enrique Solana Sentíes, luego de participar en el llamado Sorteo Buen Fin, en el que asistieron el secretario de Economía (SE), Ildefonso Guajardo, el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), José Antonio González Anaya, y el del Servicio de Administración Tributaria (SAT), Osvaldo Santín. De acuerdo con Solana, la pasada edición del “fin de semana más barato” en el país, dejó ventas totales por 92 mil 700 millones de pesos, cantidad que supera apenas en 4% al 2016, cuando las empresas participantes y afiliadas a la Asociación Nacional de Tiendas Departamentales y de Autoservicio (ANTAD) registraron ventas por 89 mil millones. Muy lejos del crecimiento de 12% que el entonces secretario de Hacienda se imaginaba. Eso sí, el que mantuvo el optimismo fue Guajardo, quien de plano presumió que con el crecimiento de 4% se logró “posicionar nuevamente al comercio del país”, el cual ya venía en números a la baja. Lo que no dijo es que los consumidores aumentaron sus deudas para adquirir alguna pantalla, equipo de sonido, línea blanca, celular u otro artículo que estuvo en oferta. De acuerdo con cifras del Banco de México (Banxico), el uso de tarjetas de crédito tuvo un aumento de 31% en la edición pasada del Buen Fin, respecto al 2016. De hecho, con este tipo de plástico se hicieron operaciones por 32 mil millones de pesos, casi una tercera parte del total de las ventas que tuvo el Buen Fin en su séptima edición. Por su parte, el uso de las tarjetas de débito aumentó 20.4% con un total de 23.3 mil millones de pesos en transacciones. Mientras que el uso de efectivo se desplomó 14.3%, es decir, 29.4 mil millones de pesos en compras se hicieron con billetes y monedas. Las operaciones que tuvieron un alza importante fueron a través de comercio electrónico con un total de 2.4 mil millones de pesos, lo que significa un aumento de 43%, respecto a la edición del Buen Fin del 2016. De esta forma cerró el Buen Fin, con un comportamiento inercial y muy lejos del pronóstico optimista de Meade Kuribreña quien tiene en la mira, la silla presidencial del país.

Comentarios