El Pentágono: la guerra de la desinformación

sábado, 23 de febrero de 2002
Washington -- El Pentágono esta desarrollando un ambicioso programa de información pública con el fin de ganar la guerra propagandística en la lucha contra el terrorismo y de pulir la negativa imagen de la política de Estados Unidos en el exterior, especialmente en Europa, Medio Oriente y en algunos sectores de Latinoamérica El programa, según revelaron fuentes del propio Departamento de Defensa, incluiría el uso de desinformación deliberada, en particular hacia los medios extranjeros O sea, la estrategia de confundir al opositor y al propio público estadunidense, difundiendo informaciones fraudulentas Aunque sus autores se empeñan en tratar de suavizar el impacto negativo que causó la revelación del plan por el periódico The New York Times, la noticia causó alarma en algunos altos rangos militares que consideran que el proyecto pondrá en tela de juicio cualquier información sobre la conducta de la guerra en Afganistán "Todo esto se ha hecho antes", comentó Daniel Schorr, el respetado columnista radial del National Public Radio y experto en medios, en una entrevista con este corresponsal "En los años 50 y 60 la CIA plantó noticias en diarios extranjeros, que fueron citadas o republicadas por medios estadunidenses como noticias legítimas El resultado fue que Washington acabó mintiendo a su propio pueblo" Los funcionarios estadounidenses, a la defensiva, intentaron calmar el escándalo provocado por revelaciones del Times, según las cuales un servicio poco conocido del Pentágono, la Oficina de Influencia Estratégica (OSI), creada tras los atentados del 11 de setiembre, propuso una amplia campaña mediática que podría incluir el envío de falsa información a la prensa extranjera La OSI propuso "un amplio abanico de medidas, que van desde campañas negras, que emplean la desinformación y otras actividades secretas, a relaciones públicas blancas, basadas en comunicados verídicos", publicó The New York Times Dichas campañas apuntarían a países hostiles, pero también se realizarían en países aliados La revelación del plan por el Times provocó que los Departamentos de Defensa y de Estado insistieran en que sólo difunden información verídica El secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, aseguró que el Pentágono dice "la verdad" y no piensa "desinformar al público ni a la prensa" Lo dijo en el marco de una visita a las tropas en Salt Lake City, Utah (oeste), donde tienen lugar los juegos olímpicos de invierno "El Pentágono no practica la desinformación a la prensa extranjera, ni a ninguna otra prensa", insistió Rumsfeld, pero no descartó la posibilidad de que, para engañar al enemigo, Estados Unidos apele a "tácticas de manipulación" Por su parte, el jefe del Estado Mayor conjunto, Richard Myers, aseguró que no se apelará a la mentira "No mentiremos nunca al pueblo estadounidense, ni a nuestros socios en la coalición (antiterrorista)", dijo al visitar a los soldados estadounidenses en Kabul "Es algo que simplemente no hacemos", insistió, aunque subrayó la importancia de que los estrategas estadounidenses contrarresten "la falsa información y la propaganda" del enemigo "Otorgamos información precisa y verídica", afirmó Richard Boucher, vocero del Departamento de Estado, pero funcionarios del Pentágono confirmaron que preparan "campañas agresivas" para influir en la opinión pública mundial en favor de Estados Unidos y sus acciones en el mundo a través de "noticias" por medios extranjeros, propaganda por Internet y operaciones encubiertas No obstante, el torrente de críticas a la nueva política no disminuye The New York Times afirmó en una nota editorial que los planes de una nueva "Oficina de Influencia Estratégica" del Pentágono dedicada a difundir noticias falsas junto con informaciones verídicas terminaría por "empeorar en vez de mejorar" la imagen exterior de la política del gobierno de George W Bush La nota, titulada "Manipulando las Noticias", denuncia que la practica de "mezclar la información con falsedades" tendrá como resultado "socavar la credibilidad de toda la información proveniente del departamento de Defensa" Reed Irvine, el fundador del grupo conservador Exactitud en los Medios, señaló: "Sólo hay desventajas en que el gobierno estadounidense copie a los comunistas de la exUnión Soviética en la batalla de la información" "Mentir deliberadamente o difundir desinformación sólo puede tener un impacto terrible a largo plazo para cualquier país considerado abierto y democrático", estimó Paul McMasters, miembro del Foro de la Libertad (un centro de investigaciones sobre la libertad de información en Washington) Las organizaciones que controlan la prensa están indignados con esta posible desinformación "Esto no tiene ninguna justificación", dicen Un alto funcionario del Pentágono, que habló a condición de mantener el anonimato, sentenció: "Nosotros no deberíamos estar en este tipo de cosa Dejemos la propaganda a la CIA, a los espías Si llegamos a tener la reputación de difundir informaciones falsas, entonces ¿cómo quieren que alguien vuelva a creer lo que salga de este edificio?" En realidad hay poca información verídica sobre la nueva Oficina de Influencia Estratégica en el Pentágono, y funcionarios gubernamentales insisten en que los planes para sus actividades todavía no están aprobadas por el presidente o su secretario de Defensa Sin embargo, se sabe que la oficina se estableció a finales del año pasado en medio de preocupaciones sobre la necesidad de influir en la opinión pública y en la de gobiernos tanto de países poco amistosos como de los aliados de Estados Unidos En particular, fue respuesta a la necesidad de promover el apoyo a la guerra "antiterrorista" en los países musulmanes, pero también en otros, incluyendo a los europeos y latinoamericanos Para esta nueva campaña de guerra informática el Pentágono ha contratado por 100 mil dólares mensuales a la consultora privada Rendon Group, con sede en Washington, que ha hecho trabajos para la CIA, la familia real de Kuwait y el Congreso Nacional Iraquí Por cierto, el Pentágono no es novato en el mundo de la desinformación: en la década de los años 60 la CIA propiciaba transmisiones clandestinas difundiendo todo tipo de rumores por Radio Swan Lo hacia desde una isla nicaragüense con el propósito de agitar al pueblo cubano contra el gobierno de Fidel Castro Una década mas tarde, la CIA invirtió millones de dólares en operaciones encubiertas para "influir" en los medios extranjeros contra el gobierno de Salvador Allende en Chile Igualmente, en los años 80, el gobierno de Estados Unidos propició programas de radio con mensajes muchas veces apócrifos contra los sandinistas en Nicaragua

Comentarios