Alemania: el matrimonio homosexual del azoro a la normalidad

viernes, 23 de agosto de 2002
Berlín - "La institución matrimonial no se perjudica ni menoscaba con esta ley" "La protección constitucional del matrimonio no implica desfavorecer otras formas de vida" "Las parejas del mismo sexo tienen la posibilidad de compartir su vida bajo una base aceptada jurídicamente y de asumir un vínculo duradero de responsabilidad recíproca" Tales son las fundamentos del fallo judicial de la Corte Constitucional Federal alemana en Karlsruhe, que el pasado 17 de julio del 2001 desechó la apelación de Babiera, Turingia y Sajonia, apoyada por la conservadora oposición social cristiana (CDU-CSU), y confirmó la validez de la "Ley de parejas registradas", más conocida como "Ley de matrimonio homosexual" La norma constituye la reforma social más importante impulsada por la coalición socialdemócrata-verde (SPD-Gruenen), que gobierna Alemania desde 1998 Después de un año de que entró en, el 1 de agosto de 2001, ha hecho posible la celebración de 5 mil matrimonios de gays y lesbianas en todo el país A partir de esta ley los contrayentes tienen la posibilidad de acceso a la seguridad social y al seguro de enfermedad de su pareja; y se obligan a la asistencia y al deber de proporcionar alimentos Otras equiparaciones referidas a impuestos, herencia, ayuda social y subsidio de desempleo, se están discutiendo en una ley complementaria Las cuestiones sin resolver son motivo de negociación entre la Cámara Baja (Bundestag) y el Consejo Federal (Bundesrat), que agrupa a todos los Estados Federados que conforman Alemania La oposición adelantó que no piensa conceder a los homosexuales más derechos, pero que no va a modificar la ley vigente, en caso de confirmarse en las urnas, en septiembre, la ligera ventaja que hoy le otorgan las encuestas Su vacilación se debe a un incómodo distanciamiento entre los principios ideológicos y las necesidades de la hora En plena campaña electoral, no es atinado rechazar de plano una ley con la que el 70% de los alemanes está de acuerdo Además se calcula que el 5% de la población adulta en Alemania es homosexual, y que la proporción roza el 10% en ciudades atractivas para los gays y lesbianas como Berlín y Colonia Se trata de un número de votantes que, en cualquier caso, los conservadores no pueden de ningún modo despreciar ¡Cásense! "La ley es un gran paso adelante en la dirección correcta", dice Klaus Jetz, vocero de prensa de la Asociación de Lesbianas y Gays de Alemania (LSVD por sus siglas en alemán) "La resolución de la Corte ha hecho crecer la aceptación social En gran parte del país se ha vuelto normal que una pareja homosexual vaya al registro civil" Tan normal como lo es ya en Dinamarca, Noruega, Suecia, Islandia, Holanda, Francia y en algunas provincias españolas Claro que los derechos no llueven del cielo Aquí han sido el resultado de la lucha impulsada por la LSVD, la organización fundada en 1990, tras la caída del Muro, sobre los escombros incipientes de la Alemania Oriental Con ese Muro que dividía en dos el mundo se emparenta la historia de Lothar Kirsten, de 46 años, asesor impositivo en Berlín, donde vive con su pareja Christian Roensch Desde la adolescencia Lothar formó parte de los grupos gays del Este "La homosexualidad en Alemania Oriental no se manifestaba abiertamente Tampoco había discriminación directa Para la Stasi (la policía secreta) era un grupo interesante para captar informantes Los grupos estaban infiltrados", cuenta Frustrado por no haber podido entrar a la universidad, a los 21 años, mientras hacía el servício militar como guardia de frontera, Lothar saltó el Muro y apareció en Berlín Oeste Seis meses más tarde, usando a su padre como cebo, la Stasi lo llevó de nuevo al otro lado Lothar fue juzgado por espionaje Pasó ocho años en una cárcel para presos políticos Al salir, en 1988, tramitó el permiso para dejar el país, que le fue concedido poco antes de la caída del Muro Lothar y Christian formaron parte hace diez años de la acción más estridente impulsada por la LSVD Bajo una consigna insólita, "¡Cásense!", 250 parejas de gays y lesbianas se presentaron en los registros civiles de todo el país solicitando fecha La negativa fue unánime La fundamentación, diversa Desde la imposibilidad legal hasta la observación didáctica de que el matrimonio es una institución para parejas de distinto sexo, preferentemente con intención de tener hijos Los procesos llegaron hasta la Cámara de Berlín Pero la sociedad no estaba madura Se trató sin embargo de un triunfo estratégico El tema había sido instalado "Uno tiene que ir hacia la opinión pública para extender la tolerancia", dice Lothar, "a pesar de que naturalmente el casamiento es una situación muy íntima" De eso precisamente se trataba De llevar el debate al seno de la sociedad Dar la cara Mostrarse Angelika Baldow y Gudrun Pannier, ambas de 37 años, diferencian bien lo personal de lo político-mediático Fueron las primeras dos mujeres en casarse en Alemania Una ceremonia registrada por periodistas de varios países "Lo del registro civil hace un año es un recuerdo y una confirmación", dice Gudrun "En nuestro casamiento verdadero estábamos totalmente solas El 19 de abril de 1996 fue el día Allí nos dijimos que somos una pareja, que nos pertenecemos, que queremos compartir la vida Angeika completa: "No podíamos casarnos legalmente en 1996 porque no era posible De haberlo sido, hubiéramos dado ese paso, porque también queríamos formar una unidad desde el punto de vista legal" Por un lado, el acto íntimo de amor de unir la vida con otra persona Por el otro, la necesidad pragmática de hacer uso de los derechos "El estatus familiar hace posible cuestiones prácticas frente a las dependencias públicas, el banco, la compañía de seguros", dice Gudrun Y explica que después del matrimonio cambiaron algunas cosas Ambas tienen acceso a la cuenta bancaria de la otra, comparten los seguros de salud, de la casa, de protección jurídica Llegado el caso también podrían hacer uso del derecho a representarse mutuamente o de recibir información del estado de salud de la pareja, ante una internación o cirugía, tema bastante espinoso en Alemania, donde los médicos sólo informan a los familiares directos Tema fundamental, en este caso, pues Angelika padece de esclerosis múltiple Se moviliza en silla de ruedas También lo fue para Lothar, hace tres años, cuando Christian sufrió una rotura de cráneo, y él debía recibir la información por boca de terceros En una época en la que se tiende hacia la pertenencia y la integración social, tanto en las parejas homosexuales como en el resto de la sociedad alemana, las cuestiones prácticas son tenidas muy en cuenta Así lo confirma una encuesta realizada este año por la Consultora BBDO de Düsseldorf, entre 822 homosexuales hombres Contrariando el cliché que le adosa al mundo gay la etiqueta de moderno y chic, el 60% parece ser más bien pequeñoburgués y hogareño El 70% tiende a la pareja estable "Yo siempre me sentí distinto y también especial, estaba orgulloso de eso", dice Lothar "Pero no extraño que los tabúes se hayan roto y que pueda llevar una vida normal, hacer ahora abiertamente lo que antes hacía en la trastienda" Residencia legal Fundamentalmente han hecho uso del derecho muchas parejas binacionales, sobre todo cuando uno de los integrantes proviene de países ajenos a la Unión Europea, porque así se logra la seguridad jurídica vinculada a los permisos de residencia y de trabajo, y el derecho al seguro de salud "Yo nunca me imaginé que algún día iba a casarme", dice Wilfredo Giménez, de 31 años, "cuando llegué de Venezuela esto no existía" Wilfredo, quien vive en pareja registrada con Mark Sondermann, de 34 años, en Colonia, y trabaja en el sector turístico, había solucionado el problema de la residencia un año antes Pero casarse era para ellos importante, querían hacerlo "Mi familia y la de él son muy conservadoras", explica "Para ellos el hecho de que ahora estemos casados significa algo distinto, sólido Otro motivo es el hecho de sentirme una parte de él, de su familia" "Amor, ¿no?", responde Juan Tapia, de 31 años, cuando se le preguntan las razones El fisioterapeuta peruano vive con el geógrafo Bernd Wiwiora, de 42 años, en Wuppertal "Nos conocimos en el 98 Llevamos una relación muy natural, con algunas peleas, claro, como en cualquier pareja Nos compenetramos, nos entendemos Me dijo: ¿quieres casarte conmigo? Ja, dije Y nos casamos" El vocero de la LSVD Klaus Jetz informa que el grueso de quienes han pasado por el registro civil tiene entre en 30 y 40 años Pero que también hay muchas parejas de años que recién ahora pueden mostrarse abiertamente "Hay algunas iglesias libres y de la Iglesia Evangélica que realizan una consagración religiosa del matrimonio Para la gente es importante tener la ceremonia Documentar hacia afuera, en la iglesia o el registro civil: nosotros estamos juntos Y también cosas que nada tienen que ver con lo legal, como el deseo del ritual de los anillos o el arroz" "No es concebible que las parejas que se aman no puedan darse el sí legalmente Es un ?sí? al amor Para los heterosexuales es también el día más lindo de la vida", sonríe Lothar, mientras hojea el álbum matrimonial que lo muestra en el registro civil, vestido de marinero, junto a Christian convertido en capitán Una mezcla inequívoca de kitsh e ingenuidad, de humor irónico y amor sin condiciones La adopción Independientemente de la aprobación o no de la ley complementaria, la LSVD va a seguir luchando porque las parejas homosexuales accedan a un derecho conjunto de adopción, que hoy se le concede sólo a uno de los integrantes La situación es sobre todo crítica en el caso de mujeres que, tras separarse de sus exmaridos, obtuvieron la tenencia de los hijos, y ahora viven con una mujer Tal es la situación de una de cada tres parejas de mujeres en Berlín "Las lesbianas y los gays son tan buenos o malos padres como los heterosexuales", dice Klaus Jetz Así lo confirma el estudio sobre el desarrollo de los chicos en familias homosexuales, publicado por los profesores de sociología Judith Stacey y Thomas Biblarz en el American Sociological Review (tomo 66, pag 159) De acuerdo con el estudio, no hay diferencias perceptibles en cuanto a la salud espiritual, el desarrollo de la personalidad y el rendimiento escolar de los niños criados en hogares homo o hetero Entre las pocas diferencias apuntadas figuran que las niñas crecidas en una pareja lesbiana serían más proclives a seguir carreras a menudo vistas como poco femeninas, como la astronáutica o la ingeniería Los chicos de padres o madres homosexuales desarrollan una tendencia más marcada hacia la castidad durante la adolescencia "Bernd no es de la idea Pero a mí sí me gusta", dice Juan Tapia Su sueño es por ahora música de futuro, para cuando su situación económica sea más sólida "Tengo en mente irme a mi país, y ver si hay algún chico que se pueda adoptar Me gustan los niños Aquí podría tener otras posibilidades" "Lo hemos pensado, pero no en serio", dice Wilfredo "Soy yo el que más necesita una familia, porque aquí estoy solo, y me gustaría por lo menos que mi cuñado tuviera niños Pero, quizás por el hecho de venir de América Latina, pienso que un niño en una pareja homosexual podría tener muchísmas desventajas y problemas de discriminación" El primer divorcio Por razones de fuerza mayor, Lothar y Christian pasan la mitad del año separados Christian en alta mar Embarcado Lothar en Berlín Puerto y espera Por suerte ahora los barcos tienen correo electrónico Antes ellos gastaban fortunas en teléfono Lothar piensa que la separación por un tiempo es buena para ambos Pero todavía falta un mes para el reencuentro Y está fumando como una chimenea Mínimamente un tercio de los matrimonios alemanes se divorcia El 55% de los hombres y el 60% de las mujeres vuelve a casarse "Los divorcios se deben al crecimiento del individualismo en todo el mundo en los últimos 20 años Además las posibilidades ahora son mucho, mucho mayores", sonríe Lothar, declinando hacia la carcajada El primer divorcio gay, hasta ahora el único, aporta otra nota de normalidad al asunto Fue en Oldenburgo Salió en los todos diarios Pronto también ellas y ellos van a contraer segundas o terceras nupcias Y seguramente a nadie le parecerá un tema digno de aparecer en las noticias La mirada de los otros nos define Las palabras jamás son inocentes En un viejo libro de historia alemana, en las páginas dedicadas al imperio militarista prusiano, se lee que Federico el Grande tenía debilidad por la música, la filosofía, la guerra, pero que no le simpatizaban las mujeres No le simpatizaban, dice La gente entiende "Ahora, cuando digo: ?mi mujer llamó recién? o ?me espera mi mujer?, es diferente", dice la corpulenta Gudrun La opinión pública está avisada Algunos igual dudan: "?¡Pero usted es una mujer!? ?¿Y?? ?Pero cómo, ¿ya es posible??" La sorpresa en general es positiva "O me preguntan desde cuándo, y cuando digo desde hace un año, contestan: ?Ah, pensé que hacía más tiempo?" Síntomas de una caída inocua en la normalidad Las oficinas públicas, en Alemania tan meticulosas, pisan también a veces el resbaloso fango del desconcierto "Ayer fui al Ministerio de Finanzas para pedir mi nuevo número de identificación fiscal", cuenta Juan Tapia "Le vamos a dar la categoría seis, me dicen Pero la impresora no imprimía Y yo le pregunto qué pasa No, como usted es homosexual", suelta una carcajada Juan "No, no dijo eso; dijo: como usted vive en ?pareja registrada?, no sabemos todavía qué categoría le corresponde por ley Tuvieron que llamar a la central" "Entre nosotros decimos mi pareja o mi pareja registrada", dice Wilfredo, "pero las personas herterosexuales que no tienen que ver con este mundo le llaman a esto matrimonio Nos ven de una manera más formal, le dan mucha más importancia que nosotros mismos Sobre todo la gente mayor Porque para ellos no existe un modelo alternativo" Los tiempos cambian La diversidad de gustos permanece El matrimonio homosexual llegó para quedarse "Yo soy gay, y eso está bien", proclamó hace poco el alcalde socialdemócrata de Berlín Klaus Wowereit, sin que a nadie se le moviera un pelo Adusto, desde la esfinge que lo corona como el más encumbrado rey prusiano, Federico el Grande esboza una sonrisa apenas perceptible, que a nadie se le ocurriría importunar