Argentina: historia de un complot (Segunda Parte)

sábado, 8 de febrero de 2003
Las sospechas del juez Buenos Aires -- El propio Oyarbide dijo, dos días después de tomarle declaración a De la Rúa, que tiene la “sensación” de que “políticos importantes, que han declarado” en la causa que investiga el supuesto complot, “conocen algo más y no hablan” del tema El magistrado dijo que divulgará el nombre de estos dirigentes “cuando se avance en el tratamiento del caso y se tengan elementos para extraer todas las conclusiones” y acusarlos “por falso testimonio” Oyarbide no descartó incluso citar a Alfonsín y al actual canciller, Carlos Ruckauf Para ir más allá y citar a Duhalde, dijo el juez, se necesitarían “elementos de mucho valor” Desde el entorno presidencial, salió a responderle a De la Rúa el jefe de Gabinete, Alfredo Atanasof: “fracasó por su incapacidad para conducir los destinos del país”, dijo el funcionario, tras calificar de “lamentable” la denuncia del expresidente El vocero presidencial, Luis Verdi, dijo a su vez que De la Rúa “intenta justificarse de manera indigna, pero no le asiste derecho para hacer esas declaraciones que suenan más a delirio que a otra cosa” Pero entre las filas de la Unión Cívica Radical (UCR, de De la Rúa y Alfonsín) se escucharon voces de respaldo a la denuncia de un presunto complot El exvocero del presidente de De la Rúa, Juan Pablo Baylac, dijo que “en noviembre de 2001 sabíamos que había una conspiración para colocar a Duhalde como jefe de Gabinete y luego devaluar la moneda, o directamente para voltear al gobierno, si fracasaba la primera opción” Incluso, el fugaz expresidente Adolfo Rodríguez Saá se sumó a la denuncia y dijo que el complot continuó durante los siete días que duró su gestión hasta que debió renunciar por el retiro del respaldo dado por los gobernadores justicialistas (peronistas) Este hipotético complot “no me permitió gobernar los siete días” en que estuvo en el poder La denuncia “es de una gravedad enorme”, dijo Rodríguez Saá, quien busca volver a la presidencia en las elecciones de abril “Si existió un complot y tenía como objetivo provocar la caída de De la Rúa, la violencia desatada en Plaza de Mayo (el 20 de diciembre de 2001) tiene que ver (con esa presunta conspiración) y en mi gestión también hubo incidentes de violencia organizada”, dijo Para D`Elia se trató “de un mix: fue un golpe institucional con saqueos para empujar a la clase media a salir a pedir orden y represión Hubo un aspecto orquestado, pero también un fuerte contenido espontáneo Pero en el país de la impunidad, nunca vi a un presidente procesado por estas cosas”, asevera Entre los presuntos testigos de la “profecia” de Duhalde hay un “pacto de silencio” difícil de sortear El ex jefe de intelitencia Hugo Anzorreguy negó la versión de De la Rúa al declarar ante el juez Oyarbide, mientras que Alfonsín se llamó a silencio y cultivó el bajo perfil en una semana movida para la desacreditada clase política argentina Mientras tanto, Duhalde mantenía silencio y sonreía para la foto con un enorme tiburón entre sus manos

Comentarios