Howard Dean: "El caballo negro"

sábado, 20 de septiembre de 2003
Washington - Howard Dean, exgobernador del estado de Vermont y precandidato demócrata a la Presidencia de Estados Unidos, recurre a Internet para arrancar al presidente George W Bush el monopolio del dinero para financiar una campaña electoral Más aún: Entendió que para ser contrincante electoral de Bush había que atacar de frente a la Casa Blanca y criticar sin temor al presidente Así, en un contexto de exaltado nacionalismo, se declaró públicamente en contra de la doctrina militar preventiva, se opuso a la guerra contra Irak y arremetió contra la política económica de la Casa Blanca Y su candidatura creció Es "el caballo negro", dicen analistas políticos Dean fue el primero de los nueve candidatos demócratas en declarar oficialmente sus aspiraciones a la Presidencia Lo hizo el 30 de mayo y, ese mismo día, los politólogos de Washington lo declararon muerto: "¿Quién apoyará a un gobernador desconocido y, sobre todo, a un crítico de la guerra que lanzó Bush contra Irak en nombre de la lucha internacional contra el terrorismo?", preguntaba Bob D Novak en su columna del Washington Post Sin embargo, casi cuatro meses después, las cosas parecen haber cambiado La mas reciente encuesta de la cadena de televisión ABC registró un hecho importante para Dean: A partir de la creciente caída de la popularidad de Bush por el fracaso de la postguerra en Irak, “el 75 por ciento de los estadunidenses apoyan la idea de Dean" de que la guerra contra Irak nada tuvo que ver con la guerra contre el terrorismo En Vermont a Dean se le conoce como un político que no se anda por las ramas, dice lo que piensa y habla siempre mirando directamente a los ojos de sus interlocutores "Necesito tu apoyo para sacar a Bush de la Casa Blanca, está destruyendo la economía y la reputación del país con guerras que no tienen sentido", dicen los mensajes electrónicos que, en su nombre, envían sus colaboradores a decenas de miles de estadunidenses en todo el país Dean fue el primero de los 10 candidatos que se opuso a la guerra con Irak y que está en contra de mantener una presencia militar en ese país "Está dejando su marca en la historia de las campañas presidenciales", dice a Apro Patrick Basham, académico especializado en temas electorales del Instituto Cato, con sede en Washington Para financiar una campaña presidencial en Estados Unidos un candidato requiere por lo menos 90 millones de dólares Pero antes necesita por lo menos entre 10 y 15 millones para sobrevivir las elecciones primarias que, en el caso del Partido Demócrata, serán en febrero del 2004 en los estados de Nueva Hampshire e Iowa Dean ya tiene por lo menos la mitad de ese dinero: 76 millones de dólares que recolectó en el segundo trimestre de este año Joe Trip, su jefe de campaña, asegura que para cuando termine el actual trimestre (julio-septiembre) el exgobernador contará con por los menos 11 millones de dólares Su recolección de fondos se ha hecho básicamente por Internet Tal método --toda una innovación en materia del financiamiento de campañas políticas-- puso a temblar a los dos precandidatos demócratas con mayores posibilidades: John Kerry, senador por Massachussets, y Dick Gephardt, representante por Missouri El primero recolectó en el mismo período 58 millones, y el segundo, 38 millones Sin embargo, Dean debe vérselas con el candidato demócrata que entró recientemente en la contienda y que goza de popularidad: El General retirado Weslwy Clark, excomandante militar de la OTAN y exjefe del Comando Sur de las Fuerzas Armadas, quien anunció su candidatura la semana pasada con, de entrada, críticas a la estrategia militar de Washington en Irak Hasta antes de la precandidatura de Clark, Dean se había convertido en el político más buscado por los más influyentes medios de comunicación, los mismos que hicieron una brevísima mención al lanzamiento de su candidatura Dice Basham: “Dean ha sido extremadamente inteligente en el manejo de su campaña Con pocos recursos, prestigio y gracias a los medios de comunicación, se convirtió en un contendiente legitimo a la Presidencia" Gobernador de Vermont desde agosto de 1991 hasta enero de 2003, Dean revolucionó a su estado: Implementó políticas liberales en una región considerada tradicionalmente conservadora En poco más de una década, impuso disciplina en el presupuesto, lo que eliminó un déficit fiscal de 70 millones de dólares y permitió crear programas sociales, educativos y de salud Ello le valió la simpatía y el voto de sus gobernados Así, por ejemplo, creó el primer sistema gratuito de seguro de salud para menores de 18 años y, en abril de 2000, causó revuelo nacional su decisión de convertir en ley la entrega de beneficios sociales del estado para familias formadas por parejas de homosexuales "Es un político arriesgado que si no fuera por su posición antibélica sería en estos momentos, con toda seguridad, el más serio contendiente del presidente Bush", sostiene David Lublin, profesor de Gobierno en American University y especialista en temas de campañas presidenciales en Estados Unidos Dean nació el 17 de noviembre de 1948 en Nueva York Médico de profesión, casado con Judith Steinberg --con quien tiene dos hijos, Anne y Paul--, se interesó por la política en 1980, cuando Jimmy Carter perdió la Presidencia ante Ronald Reagan Tres años después inició su ascenso: Ganó un puesto en la Cámara de Representantes del Congreso de Vermont En 1986 fue vicegobernador, y en 1991, tras la muerte del entonces gobernador Richard Snelling, asumió la gubernatura La simpatía y apoyo que logró entre la gente de Vermont, el declive económico del país desde la llegada de Bush a la Casa Blanca y la política bélica preventiva que empezaron a imponer en el mundo el vicepresidente Dick Cheney, y el secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, “me obligaron a pensar seriamente en la necesidad de salir a luchar por la Presidencia para volver a imponer el orden económico y la estabilidad política en el país", declaró Dean en junio pasado durante una conferencia de prensa Hasta antes de que la CFE diera a conocer que recaudó 76 millones de dólares mediante Internet --con donaciones individuales desde un dólar hasta 2 mil--, Dean era prácticamente un político desconocido más allá del estado de Vermont Los especialistas consultados aseguran que los medios de comunicación, especialmente las cadenas de televisión nacional y diarios como The Washington Post, The New York Times, The Wall Street Journal y USA Today, se encargaron de poner a Dean bajo los reflectores del electorado nacional Faltan 12 meses para las elecciones presidenciales de noviembre de 2004 y cinco para los primeros comicios de la elección del candidato presidencial del Partido Demócrata ¿Sobrevivirá Dean a las dos retos?: "Si pasa la primera prueba puede dar una sorpresa", responde Basham "Tendrá vida hasta marzo, no llegará a noviembre", estima el profesor Lublin Y es que, la recolección cibernética de dinero y sus críticas a la política económica de Bush, a la guerra y postguerra en Irak, son armas de doble filo para el aspirante demócrata "El problema de Dean es que sus posiciones le están funcionando sólo entre los electores demócratas, sobre todo con los del ala liberal que se opone a la guerra, pero a nivel nacional no sería lo mismo", señala Basham "Los republicanos y Bush lo acabarían (como candidato) con la acusación de no querer hacer todo lo necesario para evitar otro ataque terrorista () El acabose sería si durante la contienda ocurre un atentado", opina Lublin Como candidato demócrata, Dean también se vería obligado a "moderar su posición para poder apelar al voto de los electores con los que Bush esta contando para triunfar en noviembre (de 2004)", remata Basham Los electores de ideas de derecha, conservadores y centristas --casi todos identificados como seguidores del Partido Republicano-- están a favor de las políticas militares preventivas, apoyaron la guerra y respaldan la postguerra en Irak Además, no parecen molestos por la pérdida de derechos civiles o de abuso del poder por parte del gobierno de Bush si, a cambio, sienten seguridad y creen en el argumento de la guerra contra el terrorismo Aun así, Dean tendría una remota oportunidad de quitarle a Bush la Presidencia en caso de ganar la nominación de su partido: “Que el próximo año ocurra un desastre económico, con una explosión desproporcionada de desempleo y que Irak siga en el limbo político, económico y social", asienta Basham, no sin antes agregar que ésta es la apuesta Dean y de los otros nueve candidatos a la nominación presidencial demócrata

Comentarios