Sacrificio de dama

sábado, 26 de junio de 2004
México, D F, (apro)- Como “fuego cruzado” califica Joaquín Ibarz, corresponsal en México del diario español La Vanguardia, lo que recibió en esta semana Cristina Barrios, embajadora de España en nuestro país Y sí: Después de acudir a la Secretaría de Gobernación para expresar su preocupación por los secuestros de miembros de la comunidad española en México, la embajadora se vio entrampada en el juego político mexicano La embajadora declaró que en los últimos tres meses ocho personas de ascendencia española habían sido secuestradas y cinco de ellas habían resultado asesinadas El jefe de Gobierno del Distrito Federal, Andrés Manuel López Obrador, la descalificó: dijo que mentía y le pidió actuar con responsabilidad, pues, a su decir, se prestaba al juego de la ultraderecha El procurador capitalino, Bernardo Bátiz, aseguró que en los registros de su dependencia no aparecían secuestrados de nacionalidad española y que algunos de los posibles casos de asesinato ocurrieron fuera de la Ciudad de México Más: López Obrador y Bátiz conminaron a la embajadora a ofrecer los nombres de los secuestrados Pero la embajadora no puede dar los nombres El llamado “secreto consular” le impide revelarlos Hacerlo además podría ir en contra de la solicitud que le hicieron algunos de los familiares de las víctimas: discreción ante la opinión pública Así, la embajadora se vio de pronto metida en el “fuego cruzado” que se lanzan desde hace meses el gobierno federal y el capitalino Luego, el canciller Luis Ernesto Derbez se molestó porque la embajadora había acudido a expresar su preocupación al Palacio de Cobián y no a Tlatelolco “No respetó los canales diplomáticos”, declaró el canciller e, incluso, estando de gira por Sudamérica, se comunicó por teléfono con su similar español, Miguel Angel Morantinos, para expresarle su extrañamiento por el proceder de la embajadora Ello a pesar que el encuentro en Gobernación fue “informal” y ello está permitido dentro de las normas diplomáticas De hecho, la embajadora pudo optar por asistir a la cancillería si hubiera querido expresar de manera oficial una nota de preocupación, de extrañamiento o de protesta No fue el caso Pero en estos tiempos de sucesión presidencial adelantada, Derbez –quien públicamente no se descarta como candidato para el 2006— sintió que Gobernación se entrometía en un área de su competencia: la relación con los embajadores La cancillería hizo más: llamó a Tlatelolco a la embajadora para entrevistarse con el subsecretario Gerónimo Gutiérrez quien, en ausencia del canciller Derbez, actúa como encargado del despacho Gutiérrez reconvino a la embajadora por no usar “los canales diplomáticos” y, en forma poco usual en el ambiente diplomático, la SRE emitió un comunicado del encuentro De nueva cuenta, la embajadora estaba en el “fuego cruzado” de dos precandidatos presidenciales: el canciller Derbez y el secretario Santiago Creel Según fuentes diplomáticas, cuando Derbez llamó su colega español Morantinos, Madrid se preocupó Y es que, aseguran, para España las relaciones con México son prioritarias Y lo son por el número y el volumen de inversiones españolas en el país, porque se ha recobrado el diálogo político al más alto nivel entre los dos gobiernos, porque ambos han acordado actuar conjuntamente en los organismos multilaterales, por ser México el principal interlocutor latinoamericano y por ser puente de comunicación de España con el resto del continente México es, pues, un aliado importante para el país ibérico Así que la preocupación de la embajadora por los secuestros a los miembros de la comunidad española no debía –a ojos de Madrid-- lastimar la relación bilateral Por ello no son gratuitas las declaraciones del canciller Morantinos: “La relaciones con México han sido y son excelentes, y lo seguirán siendo en el futuro”, sostuvo, cuando reporteros le preguntaron sobre la llamada de su colega Derbez Con esa declaración, la embajadora quedó colgada de la brocha Su propia cancillería no la respaldó en un tema que, de suyo, le compete: velar por la seguridad de sus connacionales en el país al que fue asignada Es claro ahora que se ha reducido su nivel de interlocución con el gobierno de México Y fuentes diplomáticas no descartan su relevo que, para no ser visto como una “causa-efecto”, no ocurriría de inmediato Se dejarían pasar algunos meses Sería, dicen los diplomáticos, un “sacrificio de dama”

Comentarios