Argentina: Incertidumbre post-default

sábado, 5 de febrero de 2005
Buenos Aires, 5 de febrero (apro) - La autopista que conduce a un escenario ‘post-default’ en Argentina tiene una caseta de peaje colmada de furiosos tenedores de bonos extranjeros que rechazan a gritos una quita de hasta 70% de su capital, enmedio de la incertidumbre de analistas sobre la ansiada reinserción de este país en el mundo financiero internacional Mientras la sociedad se relame las heridas de la hecatombe social y económica de diciembre del 2001, el gobierno busca salir de una vez por todas de la mayor cesación de pagos de la historia, superior a los 80 mil millones de dólares, en que cayó el país hace tres años “No hay que olvidar que este fue el mayor default de la historia de la humanidad”, dice a Apro el economista Aldo Abraham, exasesor de campaña del expresidente Carlos Menem en las elecciones del 2003 El próximo viernes 25 de febrero se cerrará el plazo para que los tenedores de bonos se adhieran a la propuesta argentina, aunque el resultado final se conocerá el 18 de marzo En resumen, el gobierno de Buenos Aires ofrece canjear unos 81 mil 800 millones de dólares por nuevos bonos por 38 mil 500 millones o 41 mil 800 millones, según el grado de aceptación de la oferta, más un bono vinculado a la evolución del PIB El gobierno, con el ministro de Economía, Roberto Lavagna, a la cabeza, considera que la adhesión de la mitad de los acreedores será un éxito para marcar la salida ordenada del default, aunque las dudas crecen a medida que se acerca la hora señalada “El gobierno dice que las posibilidades de éxito son de 50% Ya con un 60% de adhesión dejaríamos fuera cerca de 40 mil millones de dólares de deuda impaga, teniendo en cuenta que con intereses atrasados el default ya ronda los cien mil millones El ruso fue el segundo mayor default de la historia con 30 mil millones de deuda no pagada Entonces, ¿cómo puede ser que los rusos hayan entrado en default por dejar de pagar 30 mil millones, y Argentina pretenda salir del default dejando sin pago 40 mil millones Es un absurdo Para que realmente sea un éxito, la adhesión debe rondar el 70%”, dice Abraham Aquellos tenedores de bonos que no adhieran a la quita tendrán aún la posibilidad de recurrir a la justicia para recuperar la totalidad de su capital “Pero con una adhesión de 70% la presión va a ser grande, y esto condicionará a jueces que tengan que participar de litigios en el exterior contra Argentina”, dice Abraham Incluso, el gobierno envió el miércoles 2 de febrero al Congreso un proyecto de ley que prohíbe mejorar la oferta para forzar el ingreso al canje, en una especie de ultimátum a los acreedores De la discusión están fuera otros 80 mil millones cuyos vencimientos de capital e intereses se pagan puntualmente a organismos financieros internacionales, con el FMI a la cabeza Los principales rechazos al plan argentino llegan de Italia, donde pequeños tenedores de bonos adquirieron más de 14 mil millones de dólares en bonos de deuda argentinos ofrecidos por bancos italianos, a los que Kirchner carga con toda las culpas La mayoría de los tenedores de bonos son jubilados El estira y afloja entre Buenos Aires y los grupos de “bonistas” organizados llevaron las relaciones entre ambos países a un estado de tensión, olvidando los tradicionales lazos sanguíneos que los unen desde hace un siglo Incluso, Kirchner acusó al gobierno de Silvio Berlusconi de manejarse de manera incorrecta en la crisis Pero los gritos de los bonistas también se escuchan en Berlín, Tokio y Nueva York Febrero se inició con la adhesión de 25% de los tenedores de bonos a las distintas opciones que ofreció el gobierno para salir del default, con una quita que alcanza hasta e70% de capital, aunque en promedio llega a 50% sumando intereses “Se mueve en torno a lo esperado El hecho de que se haya logrado 24% de adhesión, no es significativo de éxito porque más o menos 20% son inversores institucionales locales a los cuales el gobierno presionó, obligó o incentivó a través de subterfugios contables para que ingresaran rápidamente al canje”, dice Abraham En este rubro el analista ubica a bancos, compañías de seguro y AFJP (empresas de jubilación privadas) “Si se llega a 70% de adhesión, los bonistas van a querer entrar al plan para no quedarse afuera”, señala Abraham Para el economista Orlando Ferreres, de la consultora Ferreres y Asociados, “en principio cualquiera sea el resultado arriba de 50% (de adhesión al canje), el gobierno lo considerará un éxito “Va a haber una fuerte campaña de imagen para decir que todo estuvo bien y generará cierta dosis de confianza Será más de corto plazo en caso que el canje tenga un porcentaje mayor o menos (de aceptación)”, dice Ferreres a Apro Y agrega: “Si es bajo, habrá problemas posteriormente, lo que generará incertidumbre; pero si es alto, por encima de 80%, habrá confianza, el default será superado y sólo quedarán juicios menores por resolver” Lo que vendrá El escenario ‘post-default’ en Argentina se mueve hoy entre el optimismo del corto plazo y la incertidumbre que generan las políticas a mediana y larga escala del gobierno En el mundo financiero argentino está muy arraigada la sensación de que la política económica se maneja de acuerdo con las encuestas de opinión que le acercan al mandatario sus asesores, y más en un año como este de elecciones legislativas Incluso, una viñeta del diario centroizquierdista Página/12, acusado de “oficialista” por medios de comunicación “opositores”, graficó con humor esta sensación: --Buenas y malas noticias –le dice un asesor a Kirchner-- Los bonistas italianos y japoneses están muy enojados con nosotros --Ajá, ¿y la buena? --pregunta el presidente --Los italianos y japoneses no votan en nuestras elecciones --responde el asesor Ferreres comparte esta percepción: “Kirchner se basa mucho en encuestas para manejar la política económica No hay una estrategia de largo plazo, salvo que el tipo de cambio esté alto y que haya control fiscal Pero no hay una estrategia de país, como en Australia o España, que saben hacia dónde van Por eso es difícil hacer una previsión Aunque parece que el país evoluciona más hacia Hugo Chávez y Fidel Castro, y esto es poco atractivo para los inversores”, dice en su entrevista con Apro “Si esa tendencia predomina tendremos dificultades para generar inversiones En cambio, si hay una alianza con Estados Unidos y Europa, puede generar una mayor confianza internacional”, opina “Somos optimistas La realidad se impone, cualquier error se va corrigiendo Kirchner se maneja mucho con la opinión de la población, se adapta a la realidad Y esto si bien es muy peligroso, porque la opinión pública es variable, ayuda a cambiar”, señala Para Abraham, “salir del default no implica entrar en el mercado internacional de crédito, sino superar el problema y estar en mejores condiciones para recibir inversiones y créditos para el sector privado, pero no para el público” Agrega: “No va a resolver todos los problemas argentinos El país no es atractivo para la inversión Seguramente después de un proceso tan poco amigable la sensación es que Argentina no tiene buena voluntad para afrontar compromisos” Argentina parece salir de a poco del agujero en que cayó en diciembre del 2001 El año pasado la economía creció en el orden de 8% y el desempleo se ubica en alrededor de 14 puntos, cuando hace tres años llegaba a 21% La pobreza bajó de 57 a 44%, cuando hace una década rondaba 20% en un país forjado por su pujante clase media La inflación y el dólar están controlados, cuando la mayoría de los analistas auguraban un escenario de caos para el corto plazo, y la recaudación impositiva rompe récord todos los meses Abraham señala que el crecimiento de la economía se ubicará en el 2005 en torno a 6% y en 35% en el 2006, y luego se estancará en torno a 3% “Estos índices nos van a mantener en el subdesarrollo, ya que necesitamos tasas superiores a 3%” para salir de la crisis, afirma “Vamos a ser una economía subdesarrollada más de América Latina No sólo por lo deuda, sino porque en Argentina no existe seguridad jurídica, se avanza al estatismo y el intervencionismo, y los países que aplican estas políticas están en el subdesarrollo Seremos entonces un país más de América Latina”, asegura Para Ferreres, la salida del default con un alto porcentaje de adhesión “puede traer una nueva impulso a la actividad económica en este primer semestre “Pero si la adhesión es menor de 50%, veo todo muy negativo, sería un gran fracaso Será un problema el default y habrá incertidumbre Estamos fuera del sistema financiero internacional y es una gran dificultad estar aislado”, asevera En un país “eternamente en crisis”, la sensación generalizada es que la sociedad argentina vive en un permanente default “El país –asegura el argentino Carlos Zaragaza, director ejecutivo del Centro para Estudios Latinoamericanos de la Reserva Federal de Dallas-- vive en default En default de todo, porque no es sólo que no se paga la deuda externa, es una violación permanente de todas las reglas” Pero las encuestas, esas que Kirchner sigue de reojo para tomar tanto decisiones políticas como económicas, siguen favoreciendo la gestión presidencial Y eso, en un año electoral en el que el mandatario se juega mucho de su futuro político, marca la tendencia de su gobierno, dentro de un panorama político dominado por el partido peronista al que pertenece el mandatario, ese mismo partido fundado por el caudillo Juan Domingo Perón que en los noventa aplaudió de pie las políticas neoliberales y la ola de privatizaciones del expresidente Carlos Menem

Comentarios