El Salvador: En busca de los menores de la guerra

lunes, 31 de julio de 2006
San Salvador, 31 de julio (apro) - El Salvador cumplirá en enero próximo 15 años de haber terminado con una guerra civil, y con ello, iniciar un proceso de reconciliación y democratización nunca antes vivido en esta tradicionalmente convulsa nación centroamericana Sin embargo, en el cuerpo social aún hay heridas que sangran y el ungüento para sanarlas es escaso y llega lentamente Una de esas heridas es la de los menores "desaparecidos" en zonas de contienda, la mayoría de ellos raptados por soldados, como recientemente lo confesó un grupo de oficiales Un curtido hombre de guerra, que en la actualidad es coronel retirado, ha dado un paso significativo para la reconciliación de la sociedad y para tratar de "lograr la paz consigo mismo" Identificado como Poveda ?apellido ficticio--, éste contó que, el 14 de febrero de 1981, cuando él era capitán, en un operativo contrainsurgente logró salvar de la muerte a una niña recién nacida, de la que se apropió personalmente Ella es en la actualidad la menor de sus cuatro hijas Según su testimonio, en un operativo antiguerrillero en la zona de El Higueral, en la norteña provincia de Chalatenango, un grupo de 36 guerrilleros y colaboradores estaba escondido en un refugio secreto (tatús) cuando fueron descubiertos Los soldados lanzaron granadas al interior de refugio Murieron las 36 personas, excepto una niña de apenas cuatro días de nacida Su llanto produjo que la encontraran Poveda cargó con la menor y, al cabo de los días, la registró con documentos alterados como su hija "No le informé al comandante porque no lo tomé como una falta Yo sentía que la niña me pertenecía () No era como si hubiera hallado 20 fusiles y me los hubiera quedado Eso sí lo hubiera tenido que reportar", explica Poveda, quizás sin tener conciencia de su delito cometido Ocho oficiales más reconocieron que en el ejército raptó a menores de edad Poveda asegura que conoce a otros 15 militares de rango que adoptaron como propios a menores de edad que habrían sobrevivido en operativos militares El resto de oficiales confesó casos, que conocieron, de niños vendidos en los cuarteles, o de otros infantes ?"los mayorcitos"-- que fueron obligados a trabajar en las unidades militares Muchos menores, narraron, fueron entregados a organizaciones como Damas Voluntarias de la Cruz Roja, que, a su vez, propiciaron que fueran adoptados en el extranjero de manera ilegal En la actualidad, la organización no gubernamental Pro-Búsqueda, fundada en 1994 por el ya fallecido sacerdote jesuita Jon de Cortina, tiene el registro de 836 casos de niños y niñas desaparecidos durante la guerra Un documento de Pro-Búsqueda de 2003 indica: "() Se establecieron diversas circunstancias de desaparición Durante los primeros años de la guerra (1980-1992) la Fuerza Armada de El Salvador ejecutó tanto a gente adulta como niños y niñas En varios casos se ha comprobado que, luego de una masacre, los soldados recogían a la niñez sobreviviente y se la llevaban En otros casos, los niños fueron arrancados de los brazos de sus madres a punta de fusil La desaparición de las y los pequeños era parte de una estrategia contrainsurgente para aterrorizar a la población civil y provocar su muerte o desplazamiento forzado" En entrevista con Apro, Zaira Navas, directiva de Pro-Búsqueda, afirma: "El Salvador, como Estado, debe reconocer que se raptaron menores de edad durante la guerra civil, porque hasta el momento se niega" Desde la sociedad civil, Pro Búsqueda ha identificado sin ayuda oficial a más de 300 menores de edad desaparecidos Navas reiteró que "no sólo es necesario ese reconocimiento, sino que se investigue el paradero de todos los niños que fueron raptados por los militares; que se sancione a los culpables y que se repare el daño causado a las víctimas" Apuntó que "es importante que exoficiales reconozcan de manera personal que hubo rapto de menores de edad En el mejor de los casos, algunos militares hicieron suyos a aquellos menores, les cambiaron de nombres y los criaron como sus hijos Pero otros, quizá la mayoría, fueron vendidos, regalados o adoptados por extranjeros" Cuenta que, "en otros casos, los militares (algunos ya en condición de retiro) han amenazado a nuestra gente porque intentamos acercarnos para conocer la verdad de los que tienen hijos adoptivos" Navas exhorta a todos los oficiales que están en esos casos a que le digan la verdad a sus hijos, porque a algunos se les ha dicho que sus padres biológicos los abandonaron, cuando en realidad fueron asesinados Pro-Búsqueda logró que el año pasado el Estado salvadoreño fuera sentenciado por primera vez en un tribunal internacional, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), por el caso de las desaparecidas hermanas Serrano Cruz, ocurrido en 1982 Los familiares de las Serrano Cruz tienen la "esperanza" de que Erlinda y Ernestina (de 7 y 3 años, respectivamente, cuando desaparecieron) no hayan sido asesinadas y que se encuentren en El Salvador o en el extranjero con otros nombres, sin conocer la verdad de sus orígenes En la actualidad, Pro-Búsqueda ha interpuesto siete denuncias ante la CIDH, tres de las cuales ya fueron aceptadas, mientras que de las otras cuatro se espera respuesta para ser admitidas Los familiares de los desaparecidos han tenido que recurrir a la justicia internacional porque en El Salvador está vigente una Ley de Amnistía que protege a todos los militares y guerrilleros que cometieron crímenes de lesa humanidad durante la guerra, en la que murieron 75 mil personas, mientras 8 mil más fueron forzosamente desaparecidas

Comentarios