Ecuador: Correa domina el Constituyente

lunes, 8 de octubre de 2007
Quito (apro) - El presidente ecuatoriano Rafael Correa empezó a cosechar su éxito político Al ganar cerca de 80 de los 130 escaños para la Asamblea Nacional Constituyente, inicia ahora un periodo de acelerada profundización de su proyecto de Socialismo del Siglo XXI para su país Así, puso contra las cuerdas a las empresas petroleras extranjeras al aplicar, vía decreto, el traspaso al Estado de 99% de las ganancias de los excedentes del precio del petróleo, cuando hasta esta semana era de 50%; pidió a los asambleístas elegidos adelantar las elecciones presidenciales y de diputados para el próximo año --previstas para el 2010--; les pidió también disolver el actual Congreso; y anunció que pondrá su cargo y el de todos sus ministros a disposición de la Asamblea, como una medida para provocar su afirmación en el poder "La madre de todas las batallas" El pasado 7 de octubre Correa apareció ante el país con una amplia sonrisa para subrayar que había ganado "la madre de todas las batallas", al vencer abrumadoramente en las elecciones para la Asamblea Nacional Constituyente Los cálculos preliminares hablan de un apoyo de 65% de la votación en favor del movimiento que encabeza el presidente En las elecciones del pasado 30 de septiembre, no fue sorpresa el triunfo de Acuerdo País (AP), coalición de organizaciones que apoyan a Correa Lo que sí sorprendió fue que ese movimiento político copara casi las dos terceras partes de las curules para la Asamblea Nacional Constituyente Con 80 escaños --según los sondeos, encuestas y proyecciones de los primeros escrutinios, que oficialmente se conocerán entre el 20 y 25 de octubre-- AP podrá cómodamente impulsar las transformaciones ofrecidas en la campaña electoral y en el ejercicio del gobierno Además, AP consolida su proyecto político izquierdista (el primero en el poder en Ecuador) y planea poner en marcha cambios trascendentales en la Constitución Política: economía solidaria, redefinición de la división política administrativa del país, reforma estructural del sistema político y de elecciones, y una mayor integración regional con gobiernos afines, como el de Venezuela, Bolivia, Brasil, Chile, Uruguay y Argentina Al mismo tiempo, Rafael Correa consolida un liderazgo que hace años este país demandaba de los partidos políticos tradicionales "Por sí solo --dice el analista José Hernández--, ha sido coherente con su electorado y éste le ha seguido en las últimas cuatro elecciones Es más, no hay líder político que le haga sombra: a todos los ha ido desplazando con un discurso radical, firme, antipartidista, con un sentido ciudadano y apelando a los valores de la nueva izquierda: respeto a la propiedad privada si ésta no constituye un perjuicio para el Estado y la sociedad, defensa y respeto absoluto del medio ambiente y los derechos humanos, lucha contra la corrupción, entre otros" Los grandes derrotados son los partidos políticos: cada uno de los cuatro tradicionales (todos estuvieron una vez en el poder) no llegan a tener más del 2% de la votación El Partido Social Cristiano, la Izquierda Democrática y el Partido Roldosista Ecuatoriano no tendrán más de tres asambleístas, mientras que la Unión Demócrata Cristiana Los resultados, a decir de los analistas y candidatos de esas organizaciones, significa la "sepultura" de una forma de hacer política y un castigo de la población a un ejercicio alejado de la ciudadanía Por otro lado, el resultado electoral pone de nuevo en escena al Partido Sociedad Patriótica, la organización del expresidente Lucio Gutiérrez, que obtuvo alrededor de 15 asambleístas, a pesar de que sus aspiraciones eran llegar a 30 En tanto, el excandidato presidencial y el hombre más rico del Ecuador, Álvaro Noboa, que aspiraba a captar más de 20 escaños, solo obtendría 10, entre los que se incluye el suyo, con lo cual ésta se constituye en la primera elección que gana en su vida, luego de las tres derrotas en campañas presidenciales La Asamblea Nacional Constituyente se instalará el 1 de noviembre y su misión es elaborar una nueva Constitución Durará en funciones seis meses y podrá prolongarse dos más, si hiciera falta Según el estatuto aprobado en el referéndum del pasado 15 de abril, tendrá "plenos poderes" para hacer cambios en la estructura del Estado Por eso, ahora la polémica se plantea sobre cómo se disolverá el Congreso Nacional o si los actuales diputados renuncian o se declaran en receso indefinido Para el posible presidente de la Asamblea, Alberto Acosta, hombre cercano al presidente Correa, "no tiene sentido que existan dos entidades que legislen al mismo tiempo ni que el actual Congreso siga en funciones cuando no tiene ninguna legitimidad y cuenta con menos del 5% de popularidad entre la población" Acuerdo País es un movimiento formado por la coalición de Alianza País (del presidente Correa), Nuevo País (una organización de sectores profesionales, indígenas e intelectuales de izquierda moderada), Alternativa Democrática (un partido nuevo formado por jóvenes de la nueva izquierda, pobladores urbanos y viejos militantes de la izquierda revolucionaria de los años 80) y la Federación Nacional de Organizaciones Campesinas e Indígenas Esta coalición se mostró sólida y "arrasadora" en la campaña electoral y exhibió nuevas figuras políticas, jóvenes activistas, mujeres de los movimientos femeninos, integrantes de las organizaciones afroecuatorianas, al igual que una fuerte dosis de representantes de las organizaciones indígenas Para el analista y sociólogo Alexei Páez, sin embargo, el éxito de esta campaña se basó en la imagen, liderazgo y figura de Rafael Correa, quien en los últimos dos meses recorrió el país convocando a la Asamblea, inaugurando obras, atacando a sus opositores y generando opinión alrededor del objetivo de la Asamblea Nacional Constituyente: "El cambio radical de las estructuras del país, a partir de reformar la Constitución" Entre los propios militantes de AP existe la seguridad de que sin la imagen de Correa habría sido difícil captar el número de asambleístas con los que ahora cuentan Los opositores también criticaron la fuerte presencia de Correa en la campaña electoral: utilizó el aparato estatal; realizó 15 recorridos por diversas provincias e hizo intervenciones radiales todos los sábados, con alrededor de 100 emisoras de las mil 600 que hay en Ecuador; concedió entrevistas a la televisión y recorrió algunos países donde los ecuatorianos residentes allí debían votar por los representantes de los inmigrantes, que ocuparán seis escaños en la Asamblea En su primera intervención, tras conocer los resultados, el presidente Correa señaló dos propuestas que fijan la agenda política de los próximos meses: el diálogo con amplios sectores y cambios en su gabinete para fortalecer su proyecto político En ese sentido, comentó que su visión de la nueva Constitución no es copia de algún modelo extranjero ni tampoco deja de lado ideas universales, así como los derechos establecidos en los convenios internacionales Lo que sí dejó claro es que no hablará con quienes no vayan con sentido patriótico ni con quienes defiendan intereses privados y corporativos Incluso aseguró estar abierto al diálogo con la banca, sector con el que se ha enfrentado desde inicios de su gobierno Correa también pidió a la prensa y a los bancos no "satanizar" lo que hacen el gobierno y los asambleístas Según él, la prensa recoge la visión pesimista que, sobre lo que ocurre en el país, tienen los grupos que fueron derrotados en las urnas También insistió en que presentará su cargo a disposición de la Asamblea, como una demostración de que ésta tendrá plenos poderes y "podrá restringir, modificar o disolver a las demás funciones del Estado" Por ello insistió: "El Congreso tendrá que disolverse, entrar en receso, como quiera llamarlo Pero durante la función de la Asamblea, el Congreso no funcionará y tendrá que establecerse una comisión legislativa para que vigile y fiscalice Se debe disolver porque es imposible que esté a la altura del momento histórico que vive la patria" ( 8 de octubre de 2007)

Comentarios