"Una trampa", los programas de empleo temporal en EU

martes, 13 de marzo de 2007
Washington, 12 de marzo (apro) - Los programas de empleo temporal en Estados Unidos son un "trampa" para los inmigrantes extranjeros que se acogen a ellos, pues ante la necesidad de trabajo, sus empleadores abusan de ellos, violando sus derechos labores y degradando sus garantías individuales, sostiene una investigación realizada por el Centro de Leyes de Pobreza del Sur (SPLC) "Los trabajadores huéspedes (o temporales) son usualmente gente pobre que llega a Estados Unidos por el atractivo de conseguir trabajos decentes, pero con mucha frecuencia sus sueños son una mentira, sus esperanzas son despedazadas por la realidad de un sistema que los trata como si fueran mercancías, como si fueran trabajadores desechables de la economía global", declaró Mary Bauer, directora del SPLC y autora de la investigación plasmada en un reporte de 28 páginas titulado "Casi esclavitud: los programas de empleo temporal en Estados Unidos" Al hacer un recuento de estos planes en Estados Unidos, desde su instauración en 1943, el SPLC resume básicamente que si el Congreso federal toma la determinación de aprobar una reforma migratoria que incluya la creación de un programa de empleo para trabajadores huéspedes o temporales, deberá entonces modificar los lineamientos referente a las condiciones y obligaciones a los que tienen que estar sujetos los empleadores para evitar el trato inhumano a los inmigrantes "El Congreso debe reformar nuestro imperfecto sistema migratorio, pero la reforma no debe recaer únicamente en la creación de un amplio número de programas de empleo temporal El actual programa de trabajadores huéspedes es vergonzosamente abusivo en la práctica y casi no existe la instrumentación de los derechos de los trabajadores", enfatiza la autora del reporte y directora del SPLC Los detalles y recuentos de las terribles violaciones de los derechos humanos y laborales de los trabajadores huéspedes no es algo nuevo, por años se presentan muchas denuncias legales al respecto en toda la Unión Americana, pero lo relevante en esta ocasión es que, desde 2001, en que el presidente George W Bush comenzó --aunque luego se olvido de ello-- a hablar de la necesidad de reformar las leyes de inmigración, sugiriendo a su vez impulsar un nuevo programa de empleo temporal, nunca se ha mencionado la urgencia de modificar los lineamientos de los mecanismos de seguridad de los trabajadores temporales para evitar que sean víctimas del abuso por parte de quienes los contratan Bajo la responsabilidad del Departamento del Trabajo, los programas de empleo para trabajadores temporales --definidos legalmente bajo la visas H-2A y H-2B, en que en 1986 se eliminó la limitante de que fueran sólo empleados para el sector agrícola (H-2ª)-- son una fuente irremplazable de mano de obra para muchos empleadores en estados como Virginia, Carolina del Norte, Carolina del Sur, Georgia, Florida, Nueva York, Nueva Jersey y Ohio, entre otros Pese a lo importante que es cada trabajador para un empleador adscrito al programa de empleo temporal, la mayoría de los que contratan a los inmigrantes extranjeros los tratan como animales y los obligan a soportar las vejaciones de sus derechos más elementales, bajo todo tipo de amenazas y acciones violatorias de la ley El reporte del SPLC establece que una de las violaciones a los derechos humanos de los trabajadores huéspedes más comunes es la confiscación de sus pasaportes, obligándolos con esto sus empleadores a quedarse a trabajar los seis meses que regularmente dura su contrato Este tipo de violación, que es considerado básicamente como un secuestro, evita que el trabajador temporal asuma una clara defensa de sus derechos, renuncie al empleo y regrese a su país de origen Otra de las violaciones comunes es las de pagarles sueldos raquíticos, por debajo de lo que establece la ley, forzándolos además a trabajar entre 3 y 4 horas en promedio, después de haber cumplido su jornada legal de trabajo y sin que se les retribuya remuneración extra Obligados en gran parte a pagar la vivienda de los trabajadores temporales que contraten, muchos de los empleadores ofrecen hospedaje inhumano a sus empleados El reporte del SPLC enfatiza que en cuartos de 3 por 5 metros de diámetro viven hasta ocho trabajadores temporales sin contar con las medidas de salud e higiene más elementales Así mismo, los empleadores niegan a sus trabajadores la atención medica necesaria que se requiere aun en los casos de daño físico durante la jornada laboral Los trabajadores temporales no disfrutan de las protecciones más básicas que establece el libre mercado laboral, como el derecho a cambiar de empleo si son extorsionados o abusados por su empleador "El maltrato de los trabajadores extranjeros es en estos momentos un gran caso de violaciones a los derechos civiles en Estados Unidos", acoto por su parte Richard Cohen, presidente del SPLC

Comentarios