África: el cuerno de la violencia

sábado, 1 de noviembre de 2008
Aún no hay un plan de paz concreto para Somalia, pues aunque Etiopía ya anunció que retirará sus tropas de Mogadiscio, la capital somalí, al mismo tiempo amenazó a las milicias islámicas de Al Shabaab, quienes no han aceptado un cese al fuego, con regresar si éstas toman el poder Etiopía hizo el anuncio en una reunión auspiciada por Naciones Unidas el 26 de octubre en el vecino país Yibuti En la reunión se encontraban presentes representantes del Gobierno Federal de Transición (GFT) de Somalia y la oposición islámica moderada representada por la Alianza para una Nueva Liberación de Somalia, pero no las milicias islámicas de Al- Shabaab "Si hubiera una amenaza, volveríamos para acabar con las Shebaab (como se les conoce a los islamistas extremistas) Cualquier gobierno es preferible a las Shebaab, y a Etiopía y al pueblo somalí les interesa hacer lo que sea con tal de que no vuelvan al poder", dijo a mediados de octubre a AFP el primer ministro etiope, Meles Zenawi Por otro lado, el portavoz de Al-Shabaab, Muktar Robow, llamado Abu Mansur, anunció a reporteros que continuarán con los ataques contra las fuerzas etíopes y de la Unión Africana, reportó el 27 de octubre AFP Abu Mansur calificó al acuerdo como una mentira, ya que prevé la salida de tropas de la capital Mogadiscio y la ciudad Beletwein, pero no de todo el país, además, no menciona la ciudad de Badoia, donde los etíopes también mantienen tropas "Excepto en los lugares mencionados (en el acuerdo), las tropas etíopes pueden estar en otros lados, ¿verdad?", preguntó Abu Mansur al referirse a los puntos con los que no concuerda Abu Mansur también criticó un punto del acuerdo en el que las fuerzas del GFT y la Alianza para una Nueva Liberación de Somalia establecerán una fuerza conjunta de seguridad de 10 mil efectivos para patrullar Mogadiscio "Por Alá, los mujaidines no estarán en la misma base militar con ellos", advirtió Pero Sheikh Ahmed, uno de los líderes de la disuelta Unión de Cortes Islámicas (UCI) que rescatara Mogadiscio de las manos de los señores de la guerra y estableciera un gobierno islámico en el 2006, derrotado por Etiopía, vio con beneplácito el acuerdo de Yibuti y llamó a los grupos insurgentes a un cese al fuego Hassan Dari Aweys, uno de sus antiguos compañeros y quien formó Al-Shabaab en el 2007, rechazó el acuerdo y dijo que la guerra continuará "hasta que el último etiope deje Somalia", reportó AFP Los etíopes señalan que retirarán paulatinamente su contingente que consta de unos 30 mil efectivos "El acuerdo está en la línea de la posición etiope de retirarse ordenadamente", dijo el 27 de octubre Wahide Belay, el vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores, según AFP Ya el pasado 28 de agosto, Meles Zenawi, primer ministro de Etiopía, había anunciado una probable retirada de tropas debido a la situación económica en la que se encuentra su país En el curso del próximo año deberá haberse llevado a cabo el repliegue total de tropas Pero la incertidumbre de la retirada etiope aumentó el 29 de octubre debido a una oleada de violencia que azotó el norte de Somalia, a la vez que diversos jefes de Estado del este de África se reunían en Nairobi, Kenia, para tratar la crisis de la región Una serie de atentados dejaron alrededor de 30 muertos Tres explosiones afectaron las instalaciones del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el consulado de Etiopía en la ciudad de Hargeisa, en la región semi-autónoma de Somalilandia; también en Bosasso, en la región de Puntlandia, explotaron dos autos-bomba "Esto luce como un ataque de Al Qaeda Existe una seria amenaza terrorista en el Cuerno de África", dijo a Reuters en Nairobi Jendayi Frazer, secretario de Estado Adjunto de Estados Unidos para África "Los bombazos suicidas son extremadamente raros en Somalia, y antes de hoy nunca habían ocurrido fuera de los pueblos de la parte sur de Somalia Los ataques en las regiones de Somalilandia y Puntlandia indican un posible esparcimiento de actividades yihadistas a través del Golfo de Adén y hasta Yemen, y tal vez indican que cualquier cese al fuego entre Somalia, sus aliados de las fuerzas de seguridad de Etiopía y las fuerzas islamistas, no es posible", publicó el 29 octubre Stratford, una compañía especializada en inteligencia geopolítica Incertidumbre perenne Somalia no tiene un gobierno fijo desde la caída del dictador Muhammad Siad Barré en 1991 Los señores de la guerra tomaron el control del país deteriorando la calidad de vida del pueblo somalí hasta el borde del colapso La república se desintegró en la convulsa región sur, donde se encuentra la capital, y en las autónomas Puntlandia y Somalilandia del norte La Unión de Cortes Islámicas (UCI) tomó el gobierno de la capital Mogadiscio en 2006, pero Estados Unidos y Etiopía acusaron a las Cortes de terrorismo En junio de 2006 Etiopía invadió Somalia La UCI perdió la capital en diciembre y comenzó la ocupación militar etíope y del Gobierno Federal de Transición, creado en 2004 con la ayuda de Naciones Unidas, Kenia y Etiopía "Las fuerzas de defensa etíopes fueron obligadas a entrar en una guerra para proteger la soberanía de la nación y responder a los constantes ataques de los terroristas de las Cortes Islámicas y a los elementos anti-etíopes que están respaldando", afirmó Meles Zenawi, presidente de Etiopía en una declaración difundida por televisión desde Addis Abeba en diciembre del 2006 Desde entonces, el gobierno etiope ha violado los derechos humanos, no sólo de los pobladores de Somalia, también contra la oposición dentro de su propio país Amnistía Internacional (AI) publicó un informe en 2007 en el cual denuncia la represión que ejerce el presidente etiope Meles Zenawi contra la oposición de la Coalición por la Unidad y la Democracia, que declaró fraudulentas las elecciones ganadas por Zenawi en el 2005 "Líderes de la Coalición, periodistas y activistas de la sociedad civil se enfrentaron a cargos tales como traición, ultraje a la Constitución y otros cargos punibles con la muerte", dice el informe Con respecto de la región del Ogadén, de jurisdicción etiope pero con población somalí, Lynn Fredriksson, especialista de AI para el Cuerno de África, dijo a Apro que desde el ataque rebelde a una instalación de petróleo china en abril del 2001, las Fuerzas Nacionales de Defensa de Etiopía han atacado civiles como si fueran combatientes del Frente Nacional de Liberación del Ogadén "También bloquean el acceso al comercio y a la asistencia humanitaria en la región", reveló Fredriksson "Es difícil calcular la situación actual de los derechos humanos por las pesadas restricciones de acceso a los trabajadores y monitoreos humanitarios Pero Amnistía ha recibido testimonios de múltiples casos de detención y arresto arbitrario, violación y otras formas de violencia basada en el género, la tortura y otras formas de maltrato, ejecuciones extrajudiciales y desplazamiento forzado" Etiopía mantiene sus tropas en Somalia y en el Ogadén, argumentando que el islamismo se puede extender a Etiopía, ya que 59% de su población es somalí y 328% de sus 82 millones de habitantes practican el Islam La situación humanitaria dentro de la propia Etiopía se ha agravado, el 10 de octubre del 2008 la organización Oxfam advirtió que los dependientes de la ayuda humanitaria aumentaron a 6 millones 400 mil, 2 millones más que en junio pasado, la crisis es más grave en el Ogadén, y las razones de la situación son las mismas que en Somalia: sequía, altos precios del agua y la guerra Los Acuerdos de Yibuti tienen como marco el aumento de la crisis humanitaria en el país, organizaciones humanitarias como AI reportan que todas las fuerzas continúan violando los derechos humanos, especialmente el GFT y las fuerzas etíopes "La principal causa de la interconectada crisis de los derechos humanos y crisis humanitaria es la omnipresente violencia e inseguridad que permite impunidad global contra el abuso de los derechos humanos, causan desplazamientos masivos de civiles, y no permiten a las organizaciones humanitarias tener el acceso que requieren para proveer asistencia esencial", dijo Fredriksson a Apro Fredriksson recomienda que la comunidad internacional, particularmente los países que donan dinero y tienen influencia en Etiopía y Somalia, debe apoyar la creación de una comisión de investigación y monitoreo de los derechos humanos y reforzar el embargo de armas a Somalia Señaló que "de acuerdo con la Organización de Derechos Humanos y Paz Elman, más de 8 mil civiles fueron asesinados entre enero del 2007 y junio del 2008" Para finales del 2008 uno de cada tres somalíes (3 millones 500 mil personas) dependerá de ayuda humanitaria debido a la sequía, la inflación y el recrudecimiento del conflicto armado, según un informe de la Unidad para el Análisis de la Seguridad Alimentaria de Somalia (FSAUS), publicado en abril pasado Para el 17 de octubre de este año, el número de somalíes que cruzaron el Golfo de Adénal en "pateras" para refugiarse en Yemen aumentó a 33 mil, según la Organización de Refugiados de las Naciones Unidas (UNHCR) Además, 60% de la gente que vivía en la capital Mogadiscio ha huido por la guerra En total, Somalia tiene un millón cien mil desplazados, según la CIA Factbook y la UNHCR Somalia ha dejado de recibir ayuda humanitaria debido a la dificultad de distribuirla en el interior del país y en sus costas Los piratas somalíes han lanzado 55 ataques desde comienzos del 2008, y los barcos con ayuda humanitaria también son susceptibles de agresiones, según la Oficina Marítima Internacional "La piratería tiene un impacto directo en la provisión de ayuda a las personas desplazadas y otros grupos vulnerables de población, particularmente en el sur y centro de Somalia", advierte Fredriksson El espacio de trabajo para las organizaciones humanitarias se ha reducido drásticamente, en lo que va del 2008, pues al menos 25 trabajadores humanitarios han sido secuestrados, por lo que muchas ONG han decidido salir del país, advirtió el 14 de octubre la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios "Desde el 2008, el número de abusos humanitarios contra trabajadores y defensores de los derechos humanos reportados por Al-Shabaab y otros grupos armados de oposición ha crecido significativamente", dice Fredriksson El investigador de AI dijo también que las condiciones de derechos humanos pueden mejorar en la región si los gobiernos de Etiopía y Somalia y los comandantes de los grupos de oposición protegen a los civiles y las operaciones de ayuda humanitaria, además de combatir la impunidad en la región "Quizás el mayor obstáculo para mejorar los derechos humanos en Somalia es la total impunidad bajo la que actúan los combatientes Abordar esta cuestión, sin duda, sería un gran paso hacia la protección de los civiles y con ello se garantizaría la futura rendición de cuentas", concluyó

Comentarios