Brasil: La tarjeta de crédito de Lula

lunes, 25 de febrero de 2008
Sao Paulo (apro) - La revelación de los gastos con las tarjetas de crédito corporativas del gobierno de Brasil ha provocado un nuevo escándalo por presunta corrupción que salpica al presidente Luiz Inacio Lula da Silva De hecho, legisladores del oficialismo y de la oposición acordaron crear una comisión parlamentaria que investigue los gastos de Lula desde su primera asunción, el 1 de enero de 2003, y del segundo gobierno de Fernando Henrique Cardoso, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) que transcurrió desde el 1 de enero de 1998 hasta el 31 de diciembre de 2002 Sin embargo, fuera de la investigación quedarán los gastos de las familias de ambos presidentes, según anunciaron los legisladores después que el líder del gobierno en el Senado, Romero Jucá, y el diputado opositor Carlos Sampaio, del PSDB, lograron un acuerdo para realizar dicha investigación Gastos personales El caso que detonó la investigación parlamentaria, y que sacudió el ambiente político después de las fiestas de Carnaval, fue el de la ministra de Igualdad Racial, Matilde Ribeiro, que había realizado una compra personal de 250 dólares en un duty free de un aeropuerto con la tarjeta corporativa del gobierno, con la que además gastó 50 mil dólares durante 2007 en alquiler de automóviles durante sus viajes oficiales y personales Arrinconada por el escándalo, la funcionaria renunció en un intento por bajar la tensión política y alejar al presidente de eventuales sospechas Su estrategia resultó fallida, por lo que se vio obligada a admitir públicamente su error, atribuyendo el mismo a la falta de estructura de su ministerio, creado directamente por Lula En su defensa, la ahora exfuncionaria denunció "cierto prejuicio" en su contra Igualdad Racial es el nombre del ministerio creado por Lula y a cargo de su partido, el de los Trabajadores, que busca lanzar iniciativas a favor de la población negra e indígena brasileña Los datos de los gastos de la exministra y del resto de los funcionarios están expuestos ante la mirada pública en el Portal de la Transparencia del gobierno Entre ellos, figuran también gastos personales con las tarjetas de crédito de la administración otorgadas a los guardaespaldas de Lula y de su familia Por ejemplo, uno de los guardaespaldas presidenciales utilizó la tarjeta de crédito para pagar el arreglo de una mesa de billar, que suele ser utilizada por los empleados de mantenimiento del Ministerio de Comunicaciones Otras de las compras registradas y objetadas por la oposición fueron responsabilidad de la custodia de una de la hija del presidente, Lurian Cordero Lula da Silva, quien vive en el paraíso turístico de Florianópolis, capital del estado de Santa Catarina, al sur de Brasil El jefe de la custodia personal de la mujer, Joao Roberto Fernandes Junior, gastó unos 30 mil dólares en los últimos nueve meses utilizando una tarjeta de crédito gubernamental en tiendas de materiales para la construcción, de repuestos de automóviles, supermercados, librerías y en gasolina y municiones Los gastos son en apariencia pequeños, pero no aislados Durante el año pasado la gestión Lula duplicó las erogaciones por medio de las tarjetas corporativas Los 11 mil 150 funcionarios públicos, entre ellos ministros, poseedores de tarjetas de crédito del gobierno, a nombre del estatal Banco do Brasil, gastaron 44 millones de dólares, el doble que lo gastado en 2006, según informó la Controlaría General de la Unión (CGU), principal órgano fiscalizador del Estado "El caso es tratado en forma errónea Es una crisis artificial Los gastos fueron bien realizados en forma general y con abusos Lo aún inexplicable es que el gobierno no pueda revelar, por razones de seguridad nacional, los gastos corrientes de la presidencia", dijo a Apro Walter Abramo, director de la organización no gubernamental Transparencia Brasil En realidad, los gastos corrientes de la presidencia fueron revelados por el Sistema Integrado de Administración Financiera del propio gobierno, aunque no en detalle Diez empleados que trabajan para el presidente Lula y su esposa, Marisa Leticia Rocco, gastaron desde el 1 de enero de 2003 hasta el 31 de enero pasado unos 2 millones 500 mil dólares en gastos corrientes La mayoría de las operaciones fueron retiros de dinero en efectivo de cajeros automáticos "Todos los gastos de la presidencia serán conocidos, pero no necesariamente cotejado lo que gastó o no el presidente y su familia", dijo el diputado Sampaio El jefe de asesores de Lula, Gilberto Carvalho, defendió la norma de no divulgar los gastos corrientes de la presidencia en forma detallada "Entonces habría que publicar todo eso si alguien quiere saber dónde los palacios compran carne, para hacer algún atentado o cosa parecida", argumentó después que se hizo pública a la lista de gastos realizada por los encargados de proveer servicios de comida, supermercado, limpieza y vestimenta al matrimonio presidencial "Conducta generalizada" Para los analistas este caso está lejos de provocar una crisis en el gobierno, como la que ocurrió 2005, cuando se reveló una cadena de financiamiento ilegal de las campañas electorales de los aliados en el Congreso del Partido de los Trabajadores (PT) de Lula En aquel año, el Tribunal Superior Electoral acusó a José Dirceu, ministro jefe de la Casa Civil ?responsable de la coordinación política del gobierno-- de ser el ideólogo de esa red de financiamiento ilegal Diceu renunció a su cargo en julio de 2005 y la bancada de su partido lo expulsó bajo acusaciones de corrupción "No creo que este caso llegue a ser una crisis Es más bien un síntoma más de la degradación profunda de la conducta política en Brasil El sistema de tarjetas de crédito no es malo, el problema son los abusos Según las encuestas, 80% de la población percibe que existe corrupción y que Lula hace las cosas como el resto de los políticos Pero de todas formas fue reelecto el año pasado y mantiene un alto nivel de apoyo", comentó a Apro Clovis Rossi, principal columnista político del diario Folha de Sao Paulo Es por eso que, según Rossi, la oposición del PSDB y los conservadores demócratas no sacarán mucho partido de este caso "La oposición está desorientada Va a pagar un precio porque hay gobiernos regionales y alcaldías en manos opositoras con el mismo problema de las tarjetas de crédito", señala El PT de Lula y los operadores del gobierno han logrado que el caso se expanda hacia la oposición, en especial a su principal líder, José Serra, gobernador de Sao Paulo, el estado más rico y más influyente de Brasil Serra, del PSDB, lidera las encuestas para suceder a Lula en 2010 y ya admitió que cortará los gastos con tarjetas de crédito y débito en su gestión luego que se descubrió que sus funcionarios gastaron 40 millones de dólares en 2007 en gastos corrientes que no son detallados "El gobierno de Serra gastó más y sin ofrecer detalles a la sociedad Lo que ocurrió con el gobierno federal es un abuso de una conducta generalizada Pero la política funciona por caminos no racionales y se hace política a partir de una crisis a mi entender ficticia", dijo el responsable de la ONG Transparencia Brasil Para la analista política Eliane Cantahede, habitualmente crítica del gobierno Lula, las divisiones en la oposición frente a un año electoral donde se elegirán autoridades de los 5 mil 800 municipios de Brasil, dieron una victoria al gobierno al incluir en las investigaciones al último gobierno de Cardoso El expresidente reaccionó indignado cuando su nombre fue colocado como parte de la investigación de la comisión parlamentaria "No tengo nada que esconder Si quieren investiguen hasta Deodoro (da Fonseca, presidente en 1890), pero no tiene sentido iniciar una investigación desde 1998 Las comisiones parlamentarias se desvirtúan por razones políticas y se contaminan por los tiempos electorales", dijo Cardoso, considerado padre de la estabilidad monetaria a partir de la creación del Plan Real, cuando era ministro de Economía en 1993 del presidente Itamar Franco El expresidente admitió que la oposición no supo contener el contraataque de los hombres de Lula para incluir a su gobierno en las investigaciones "Puede haber sido una derrota para la oposición, pero esto es una derrota para Brasil", afirmó a la radio CBN, del Grupo Globo (25 de febrero de 2008)

Comentarios