Cuba: Psicosis por epidemias

viernes, 23 de octubre de 2009
LA HABANA, 23 de octubre (apro) - La aparición de nuevos patógenos como el virus A/ H1N1, y otros ya conocidos que ocasionan dolencia severa como el dengue hemorrágico y la conjuntivitis, tienen en vilo al sistema de salud de Cuba y han generado psicosis en una sociedad acostumbrada a un sistema de salud siempre comparado con el primer mundo
"Esta es una epidemia en un momento complicado que nos pone en tensión", reconoció públicamente a principios de la semana pasada el viceministro de Salud, Luis Estruch, quien confirmó siete fallecimientos a causa de la gripe A /H1N1 y 695 infectados por el virus
Miles de cubanos han dejado de asistir a eventos sociales y culturales en lugares cerrados, evitan el saludo físico (con la mano o los labios) y buscan viajar, algo casi imposible en Cuba, en "guaguas" (autobuses) medios vacíos o buscan taxis baratos llamados aquí "boteros"
El objetivo primordial es evitar el roce con cualquier persona para evitar el contagio de las tres enfermedades que se propaga con una rapidez impresionante por las 14 provincias de Cuba
"Chico, alejadito, alejadito", le suplica una señora mayor a un joven que se "hamaquea" en la "guagua" que hace el recorrido de La Habana Vieja a Playa
La señora, de pelo blanco, no esconde su nerviosismo, pues el joven universitario tose y se lleva a cada momento el pañuelo a la nariz
La propagación del virus A/ H1N1 en los últimos dos meses ha creado una psicosis entre la población cubana Es tal la preocupación entre los habitantes que evitan saludarse de besos o de mano para evitar posibles contagios
Después de 173 días de haberse confirmado la entrada del virus en Cuba, el Ministerio de Salud Pública reconoció la existencia de 695 casos y la muerte de siete personas
Cuba confirmó el pasado 17 de octubre la muerte de al menos tres mujeres embarazadas ?de los siete fallecidos hasta el momento-- debido a la influenza e hizo un llamado a la "tranquilidad y la confianza" ante el "reto sanitario"
Los viceministros de Salud Pública, José Portal y Luis Estruch, salieron públicamente a dar tranquilidad a la población ante al avance de nuevas (influenza A/H1N1) y viejas enfermedades (dengue hemorrágico y la conjuntivitis) que se ha propagado en todo el territorio cubano
Los datos oficiales hechos públicos crearon más pánico entre la población, que considera como de "primer mundo" el sistema de salud de la isla
El pasado 17 de octubre, Luis Estruch Rancaño, viceministro para la Higiene, la Epidemiología y la Microbiología, dijo en un programa de televisión, que de las 695 personas infectadas 203 eran niños
         Datos como éste dejaron a la población aún con mayores interrogantes: más de 110 mujeres embarazadas (en el país existen 80 mil mujeres embarazadas) han estado graves y  "lamentamos desgraciadamente tres fallecidas", señaló
Sin embargo, reconoció que por lo menos cinco mil mujeres embarazadas deben  padecer gripe (la común) en este periodo estacional hasta diciembre
El sector salud en Cuba, explicó, mantiene como prioridad la detección temprana de casos de mujeres embarazadas con fiebre y otros síntomas para evitarles complicaciones Las mujeres embarazadas, junto con los niños, son considerados las más vulnerables
 
"Enfoque preventivo"
 
 Entre la última quincena de septiembre y la primera de octubre, unos 50 casos de dengue hemorrágico (transmitido por el mosquito Aedes aegypti) fueron detectado en el policlínico de Buena Vista, en el municipio habanero de Playa
Por lo menos un centenar de casos de dengue y conjuntivitis fueron confirmaron en consultorios de los municipios Habana del Este, Arroyo Naranjo y San Miguel del Padrón, todos de Ciudad de La Habana
El Ministerio de Salud Pública aceptó sólo 48 casos de dengue "procedentes del extranjero" este año Los últimos, según las autoridades sanitarias, fueron detectados en julio, en el municipio de Centro Habana, y otro, desde hace más de 70 días, en el de Playa Los dos municipios corresponden a la capital cubana
Pero informó que existe elevados niveles de infestación del vector en provincias como Guantánamo, Santiago de Cuba, Bayamo, Camagüey, Santa Clara y Ciudad de La Habana
Estruch Rancaño afirmo que no se ha producido una extensión epidémica del dengue hemorrágico
"Lo más importante es que hay Aedes aegypti", afirmó, y adelantó que el gobierno cubano está trabajando para bajar la infestación con medidas ambientales, con percepción de riesgo, con participación comunitaria y con acciones de vigilancia epidemiológica para evitar una epidemia
"El mensaje es, sobre todo, de enfoque preventivo Quitémosle el salón de parto a la mosquita Aedes aegypti, que no es más que el lugar donde ella pone los huevos, y es la que pica, la que trasmite", puntualizó el funcionario
José Ernesto Betancourt, del Estado Mayor General de la Defensa Civil, urgió a la población a cumplir las medidas establecidas con similar disciplina y rigor con los que se responde a las dictadas en casos de ciclones tropicales
Hay tal alerta entre la población por la propagación del virus de la influenza A/H1N1, el dengue hemorrágico y la conjuntivitis, que el sistema de salud de la isla ha adoptado otras estrategias: convirtió  los servicios de atención a enfermedades respiratorias de los centros pediátricos en unidades cerradas, para evitar visitas innecesarias, creado capacidades extrahospitalarias para el ingreso de las personas portadoras
El gobierno de Ciudad de la Habana despliega, conjuntamente con el Ministerio de Salud Pública (MINSAP), todos los medios a su alcance en los municipios de las siete provincias más afectadas para evitar la propagación
Está utilizando al Ejercito Juvenil del Trabajo (EJT), la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), brigadas estudiantiles y los bloques municipales de control epidemiológico, para evitar una epidemia a nivel nacional
El nuevo virus A/H1N1, el dengue hemorrágico y la conjuntivitis se presentaron en un momento complicado para la isla, no sólo porque se avecina la temporada invernal ? que podría afectar a unos 100 mil habitantes--, sino porque el gobierno cubano no tiene dinero para comprar el Tamiflú, los equipamientos médicos y los reactivos para diagnósticos

Comentarios