China, al rescate del azúcar cubano

viernes, 11 de diciembre de 2009

LA HABANA, 11 de diciembre (apro).- Los chinos están saboreando recientemente el verdadero azúcar cubano ¡Y están felices!
Lo que no saben es que están salvando una de las industrias en decadencia y le están dando oxígeno a una economía que intenta renacer de sus cenizas.
Hace dos semanas, Cuba renovó con China el contrato para exportarle azúcar el próximo año, un protocolo reconocido como histórico en las relaciones bilaterales.
Lo increíble es que ahora a los chinos les gusta tanto el dulce cubano (como en los años setenta y ochenta a los soviéticos) que su comercio está atrás de Venezuela (les siguen Canadá, España y Estados Unidos).
El intercambio bilateral pasó de 800 a 2 mil 200 millones de dólares entre 2004 y 2008.
El gobierno cubano reestructuró entre 2002 y 2004 la industria azucarera para ajustar la producción a los bajos precios internacionales, los cuales eran menores a seis centavos de dólar la libra (460 gramos).
Entonces se cerró más de la mitad de los 156 ingenios y se redujo el área sembrada, que pasó de más de un millón de hectáreas a casi 700 mil.
Los chinos firmaron el 4 de diciembre pasado el nuevo contrato.
Jiang Xuemei, vicegerente de la división de azúcar de la Corporación Cofco, explicó que la isla constituye un proveedor histórico y estable. Reconoció a Cuba como el “más importante suministrador del dulce” a su nación.
Embajador cubano en China, Carlos Miguel Pereira, destacó la seriedad con que ambas partes han cumplido los compromisos contraídos, lo que se convierte, dijo, en excelente base para continuar desarrollando las amplias relaciones entre los dos países y fortalecer la cooperación frente a los efectos de la crisis económica internacional.
Pero no todo es dulce.
Datos oficiales confirman que el inició de la zafra azucarera no trae buenas noticias. Los centrales azucareros iniciaron a fines de noviembre la molienda con objetivos bajos: la temporada espera producir unos 1.4 millones de toneladas de azúcar sin refinar.
En el 2008, valga el dato, lo programado promedió 41 toneladas por hectárea, y le siguió la sensible baja al lograrse apenas 35 toneladas por hectárea, según reconoció el propio viceministro del Azúcar, José Carlos Santos.
Granma --el periódico oficial del Partido Comunista de Cuba (PCC) que preside Fiel Castro-- intentó justificar la baja de la molienda de caña.
En su edición del 9 de diciembre, explicó:
“El bajo rendimiento agrícola deviene punto oscuro de la producción cañera. Tal ineficiencia se refleja, en mayor o menor grado, en el azúcar, los derivados, la alimentación animal y en la biomasa utilizada para generar electricidad (…) Hay que cuidar más la selección y manipulación de las semillas. No en todas las unidades se le da la atención que ese proceso merece”, puntualizó
Y reconoció: “Poco duró el alentador despegue en la zafra del 2008 al retroceder ese indicador y tener en el 2009 un saldo muy inferior. Si bien existen colectivos destacados, todavía muchos desaprovechan, sin justificación, las tierras e insumos asignados a ese cultivo.
“Al examinar las razones del bajo rendimiento, trabajadores y técnicos coinciden en la influencia de la adversidad climática, reiterados incumplimientos en la siembra, fallas organizativas y la ausencia de atención a las cepas (…) A la mejoría del 2008, cuando el país promedió 41 toneladas por hectárea (tc/ha) —la mejor de los últimos 16 años—, le siguió una sensible baja al lograrse apenas 35 tc/ha.
“En esta caída influyeron 252 unidades que no llegaron siquiera a 30 tc/ha. Para eliminar tal ineficiencia, aseguró José Carlos Santos, viceministro del Azúcar, se desarrolla un programa integral que contempla, entre sus variantes, utilizar más la ciencia y la técnica, y fortalecer la organización y la disciplina”.
El viceministro José Carlos Santos asegura, según la nota de Granma, que las áreas vacías constituyen uno de los problemas graves que encara hoy el Ministerio del Azúcar.
Datos de noviembre confirman que al terminar el 2008 se disponía de 754 mil 200 hectáreas destinadas a caña y, de esa superficie, más de 122 mil estaban sin cepas.
La peor situación la tienen las provincias (estados) de Camagüey, Villa Clara, Ciego de Ávila, Cienfuegos, Matanzas y Granma.
La buena noticia para los chinos es que el sector azucarero tiene un gran futuro, no sólo para endulzar su té sino para su economía pujante.

Comentarios