Argentina celebra la primera boda gay en AL

lunes, 28 de diciembre de 2009

MÉXICO, D.F., 28 de diciembre (apro).- En medio de la ofensiva mundial de la iglesia católica contra el aborto y los matrimonios entre personas de un mismo sexo, una apareja argentina se convirtió en el primer matrimonio homosexual de América Latina.

         Alex Freyre, de 39 años, y José María Di Bello, de 41, sellaron su unión en Ushuaia, capital de la provincia de Tierra del Fuego, gracias a un permiso que les otorgó la gobernadora Fabiana Ríos.

"Acá, desde el fin del mundo o el principio, iluminamos a todos", dijo Di Bello después de la ceremonia.

"Estamos sumamente emocionados y felices por lo que esto significa para todos los gays y lesbianas de la Argentina. Estamos muy orgullosos", añadió.

En noviembre, un juez de Buenos Aires le había concedido una licencia de matrimonio a la pareja, contrariando una política nacional que define al matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer.

Pero un juez federal ordenó suspender esa ceremonia, alegando que el magistrado de la ciudad no tenía poder para emitir ese fallo.

La pareja viajó a Tierra del Fuego, donde obtuvieron la residencia local y luego la aprobación de la Gobernadora, dijo Claudio Morgado, presidente del Instituto Nacional Contra la Discriminación, Xenofobia y Racismo.

"Se acaba de consumar finalmente el primer casamiento entre personas del mismo sexo en América Latina y el Caribe. Esto sucede después de un fuerte trabajo de militancia de la federación LBGT y con la secretaría de Tierra del Fuego", agregó.

El pasado lunes 21, la ALDF legalizó los matrimonios entre personas de un mismo sexo y, aún más, les concedió el derecho de adopción, en una medida que despertó la ira de la iglesiay de los grupos afines a ésta.

Por ejemplo, el director de Provida, Jorge Serrano Limón, en compañía de unas 30 personas, rezaron afuera de las oficinas del GDF para pedir a Dios que perdone "los atentados en contra de la familia" que permiten las autoridades.

Serrano E criticó la aprobación de los matrimonios gay al considerarlos una "aberración", y pidió a los legisladores locales que "recapaciten", porque permitir la unión de dos personas del mismo sexo " es una depravación".

Comentarios