El sismo en Haití, igual a 15 días de bombardeo; recogen 50 mil cadáveres

viernes, 15 de enero de 2010

MÉXICO, D.F., 15 de enero (apro).- Hoy, por fin, y no sin ciertos problemas, los cuerpos de rescate entraron en acción en busca de sobrevivientes del terremoto, y la ayuda humanitaria comenzó a fluir en Haití.

Brigadistas de la ONU y rescatistas de diferentes partes del mundo comenzaron a recorrer las derruidas calles de Puerto Príncipe, donde el sismo de 7.0 grados en la escala de Richter colapsó 70% de los inmuebles. Según datos preliminares, siete de cada 10 edificaciones presentan daños severos.

A 72 horas del sismo, todavía pueden verse en calles y avenidas hileras de cadáveres en estado de putrefacción, hecho que ya provocó que el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) lanzara la voz de alerta: Advirtió que el tiempo para encontrar supervivientes del terremoto se agota rápidamente.

La búsqueda de sobrevivientes y el rescate de cuerpos no va a ser nada fácil. El ministro del Interior de Haití, Paul Antoine Bien-Aime, declaró a la agencia Reuters que el número de víctimas podría incrementarse a 200 mil.

"Ya hemos recogido alrededor de 50 mil cadáveres y anticipamos que habrán entre 100 mil y 200 mil muertos en total, aunque nunca sabremos la cifra exacta", señaló.

Pero nadie como el propio presidente haitiano, Rene Preval, dio una idea del tamaño de la desgracia que enfrenta su país: El mandatario comparó la devastación con una guerra.

"El daño que he visto se puede comparar con el daño que se puede ver si el país hubiera sido bombardeado por 15 días. Se parece a una guerra", dijo Preval en una entrevista afuera de la estación de policía, donde está alojado y desde donde despacha.

Un primer informe difundido por la Cruz Roja Internacional señala que “miles de víctimas del devastador terremoto del martes tuvieron que pasar una tercera noche a la intemperie, mientras las posibilidades de localizar más supervivientes siguen disminuyendo".

De acuerdo con los equipos de rescate, el periodo para localizar a supervivientes es de 48 a 72 horas, ya que normalmente los seres humanos no pueden sobrevivir durante espacios de tiempo prolongado sin ingerir agua.

El CICR aseguró que al menos 15 barrios de Puerto Príncipe han resultado muy afectados por el terremoto y al menos el 70% de sus edificios fueron destruidos.

Pero eso no es todo: La Cruz Roja destaca que la mayor parte de los hospitales está "al límite de su capacidad, sin médicos ni enfermeras suficientes para ocuparse de la continua llegada de heridos (...) los informes indican que la mayor parte de hospitales están llenos y sin posibilidad de admitir nuevos pacientes".

Una portavoz de la oficina de coordinación de asuntos humanitarios de la ONU, Elizabeth Byrs, aseguró que el organismo internacional no necesita más equipos de rescate ni hospitales móviles. "Por el momento la prioridad son los equipos médicos, enfermeras, cirujanos para trauma y médicos de cualquier especialidad", aseguró Byrs.

Desde Washington, el subdirector de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Jon Andrus, afirmó hoy que "diversas fuentes calculan que hay entre 50 mil y 100 mil" en Haití, pero precisó que no dejan de ser "suposiciones", y habló del riesgo que representa que las víctimas del terremoto se encuentren insepultas.

El subdirector de la OPS explicó que el hecho de que en las calles y bajo los edificios derrumbados haya miles de cadáveres que empiezan a pudrirse no es una de las amenazas más graves para la salud pública.

“Los cadáveres, por sí mismos, no son un peligro significativo para un brote de epidemia", dijo Andrus. "Tenemos tiempo para manejarlos con respeto, de manera que las familias puedan saber qué ocurre con sus seres queridos.

"Está el aspecto de respeto por los difuntos, aspectos culturales que requieren que nos aseguremos del mantenimiento de los cadáveres", agregó.

"La idea de que deben ser recogidos de inmediato y sepultados en fosas colectivas para evitar epidemias, no se sustenta en la experiencia recogida en catástrofes de este tipo", indicó.

Ayer se supo, por información suministrada por el presidente René Preval, que se habían enterrado 7 mil cadáveres "en las últimas horas".

Andrus dijo que mucho peor que los cadáveres es la amenaza de diarreas, enfermedades respiratorias y enfermedades virales.
La agrupación internacional Médicos sin Fronteras (MSF) informó, a su vez, que miles de personas heridas en el sismo necesitan atención médica urgente y someterse a operaciones quirúrgicas.

Stefano Zanini, responsable de ese organismo en el país caribeño, apuntó: "Miles de personas tienen necesidad inmediata de intervenciones quirúrgicas y cuidados médicos".

La mayoría de los heridos sufren de fracturas, añadió el responsable de MSF, cuya organización espera la afluencia de más lesionados.

Hasta ahora, MSF ha atendido a más de 2 mil personas.

Dolor… y rapiña

Los habitantes de Puerto Príncipe pasaron su tercera noche consecutiva durmiendo en las calles, entre cadáveres y escombros, muchos de ellos esperando la muerte, porque no tienen qué comer ni un lugar donde vivir.

El hambre y la desesperación comenzaron a derivar en brotes de violencia, con pandillas asolando a las víctimas que esperan desesperadamente ayuda internacional.

En un reporte a la prensa, Robert Gates, secretario de Defensa de Estados Unidos, dijo que la clave en este momento “es llevar el agua y la comida al área devastada tan pronto como sea posible, para que las personas no se vuelquen a la violencia en su desesperación”.

De acuerdo con información publicada por la agencia Reuters, varias pandillas comenzaron a atacar a los sobrevivientes que viven en las calles en campamentos de toldos improvisados con sábanas y palos.

Asimismo, señaló que el secretario de Estado para la Seguridad Pública, Aramick Louis, dijo que el presidente Preval teme que la desesperación esté transformándose en violencia.

"Estamos enviando a nuestra policía a las áreas donde los bandidos están comenzando a operar. Algunas personas están robando. Eso está mal", dijo Louis.

Y remarcó que la gente que está en los lugares de refugiados, una vez que no encuentra comida y asistencia, se enoja y se altera. “Nuestro mensaje es que todos deben estar calmados", añadió.

Intensifican búsqueda de mexicanos

La embajada de México en Haití informó este viernes que reforzará la búsqueda de los 38 connacionales que se encuentran desaparecidos, de un total de 80 mexicanos que estaban en la isla cuando ocurrió el terremoto, el martes pasado. De estos últimos, 10 llegaron a la Ciudad de México esta madrugada.

Por instrucciones de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), la sede diplomática en Haiti mantendrá, asimismo, un puente aéreo para atender las necesidades más apremiantes de los connacionales en la isla, y reiteró que las autoridades mantienen abierto el ofrecimiento para aquellos mexicanos que deseen retornar al país.

En México, el director general de Cooperación Técnica de la SRE, Máximo Romero, informó que un avión de la Sedena, el Hércules, con víveres, se encontraba varado en Cozumel debido al tráfico aéreo que registra el aeropuerto de Puerto Príncipe.

Solicita la ONU 550 mdp

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió hoy a la comunidad internacional 550 millones de dólares en ayuda urgente para asistir a los afectados por el sismo en Haití.

En conferencia de prensa, el máximo responsable de Naciones Unidas, quien se mostró complacido con la "generosidad" demostrada hasta ahora por la comunidad internacional, manifestó que la mayoría de los fondos “son para necesidades urgentes".

Ban Ki-moon estimó que "una alta proporción" de los 3 millones de habitantes de la capital haitiana, Puerto Príncipe, carecen de acceso a alimentos, agua, techo o electricidad.

Y añadió que "dado el número de personas en la calle, sin vivienda, tenemos que proporcionar refugios, por lo que necesitamos muchas tiendas de campaña; también necesitamos material y más personal médico".

En las próximas horas, dijo, la ONU hará oficial esa solicitud de ayuda, e indicó que “muy pronto” podría viajar a la zona del desastre para expresar su "solidaridad al pueblo haitiano y al personal de la ONU, así como para evaluar en persona la situación".

Al referirse a la respuesta de la comunidad, señaló que ha sido “generosa y firme, y está en aumento con rapidez y eficacia, pese a las difíciles circunstancias", pero admitió que va "inevitablemente más lento y con más dificultades de las que quisiéramos".

El secretario general de la ONU subrayó que las operaciones en Haití todavía están en la fase de "búsqueda y rescate, para tratar de salvar cuantas vidas sea posible", aunque con el paso de las horas se reducen las posibilidades de encontrar personas con vida de entre los escombros.

Explicó que un centro de mando de la ONU en el aeropuerto de Puerto Príncipe coordina las tareas de los al menos 27 equipos de rescate que han llegado hasta ahora al país y que todavía carecen del número de maquinarias pesadas necesario para la magnitud de la catástrofe.

Y más: pidió "paciencia" a los millones de afectados por el sismo ante las informaciones que llegan de la zona de saqueos y protestas por la falta de ayuda.
"Sabemos que hay mucha frustración entre la población, lo que nos preocupa, y por ello estamos tomando precauciones".

El máximo responsable de la ONU señaló que la misión del organismo en el país (Minustah) coordina con las autoridades haitianas las medidas para mantener el orden público, e indicó que se han abierto 15 puntos de distribución de alimentos en toda la zona afectada por el sismo, en las que se entregan galletas proteínicas y comidas preparadas.

Agregó que el Programa Mundial de Alimentos tiene previsto aumentar sus operaciones para en 15 días alimentar a 1 millón de personas y en un mes a 2 millones.

Por otro lado, la ONU elevó a 37 el número de sus empleados fallecidos en el terremoto del martes, al tiempo que unos 300 permanecen desaparecidos o en paradero desconocido.

Francia pide condonar la deuda exterior de Haití

La solidaridad mostrada hacia el pueblo de Haití continúa firme, e incluso el gobierno francés fue más allá al pedir este viernes al Club de París acelerar la anulación de la deuda del país caribeño, de aproximadamente 214 millones de dólares.

"He solicitado al Club de París que concluyamos la anulación de la deuda de Haití", indicó a la prensa la ministra de Economía, Christine Lagarde.

"También voy a contactarme con otros dos países que no son miembros del Club de París: Venezuela y Taiwán, importantes acreedores de Haití, para que puedan estudiar una anulación de la deuda a la mayor brevedad", señaló la funcionaria.

Los integrantes del club definirán si concretan la cancelación de 62.7 millones de dólares bajo la iniciativa del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial para países pobres con grandes cantidades de deuda y otros 152 millones por convenios bilaterales.

De acuerdo con el ministerio francés, de los 69 millones de dólares que Haití le debe a Francia, París anuló unilateralmente 5.75 millones de dólares en diciembre pasado. Los 54 millones restantes corresponden a "anulaciones progresivas y condicionales" de créditos "bajo forma de contratos de desendeudamiento y de desarrollo".

París pedirá anularlos "lisa y llanamente" y solicitará a los otros miembros del Club de París que son acreedores de Haití (Alemania, Bélgica, Canadá, Dinamarca, España, Estados Unidos, Francia, Italia, Holanda y Gran Bretaña) adopten la misma decisión, añadió el ministerio francés

Y, desde México, esta tarde zarpó del puerto de Veracruz, con destino a Haití, el Buque Hospital "Huasteco" de la Secretaría de Marina-Armada de México, que lleva consigo más de 200 toneladas de ayuda humanitaria.

La embarcación, que tomó mar abierto a las 15:00 horas, lleva un total de 125 tripulantes, entre elementos de la Secretaría de Marina-Armada de México, rescatistas de la Secretaría de Seguridad Pública federal y  médicos de hospitales públicos de Veracruz y de la propia marina.

Además de alimentos, agua embotellada, plantas potabilizadoras, colchonetas, cobijas, medicamentos, material de curación y vacunas, el navío lleva quirófano, área de curaciones, esterilización, recuperación, cama, así como un helicóptero Panther versión de búsqueda y rescate.

De acuerdo con el comandante de la Tercera Zona Naval, Sergio Lara Montellanos, el barco tendrá una travesía de cuatro días hasta llegar a Haití, donde atenderán a la población afectada por el sismo.

Comentarios