Cuba: incertidumbre económica

miércoles, 17 de noviembre de 2010

LA HABANA., 17 de noviembre (apro).- “¿Que desaparecerá la libreta? es una locura tuya o es una propaganda de los yumas (Estados Unidos)”.

Expresiones similares a la anterior fueron dichas al reportero por 15 ciudadanos cubanos que aún no tienen claro cuál es la nueva propuesta que el gobierno comunista de la isla les anunció en un documento oficial de 32 páginas, el cual guiará los debates previos al VI Congreso del gobernante Partido Comunista de Cuba (PCC) en abril del 2011.

         Y no es para menos. Las reformas que propone el documento del Partido Comunista de Cuba cambiarán radicalmente a una sociedad que presume de seguridad, buena salud y educación para todos.

         El pasado martes 9, el gobierno de Cuba anunció que ampliaría  la apertura a la inversión extranjera y reduciría el peso del Estado en la economía nacional, entre otras medidas esbozadas en el Proyecto de Lineamientos de la Política Económica y Social del Sexto Congreso del PCC.

         El gobierno comunista busca formas de reducir gastos y aumentar sus ingresos. A largo plazo tiene la esperanza de encontrar petróleo en Golfo de México, que comenzará en el 2011.

         El cubano de a pie tiene sus razones para pensar que en el fin de la libreta (una forma de subsidio alimentario) se irá parte de su economía, ya de por si afectada por dos crisis internas, la primera cuando desapareció, en los años noventas, la Unión Soviética.

         Los precios de los alimentos entregados por la libreta eran irrisorios: con 20 centavos de euro un cubano podría adquirir una libra de chícharos (arvejas), café, frijoles, arroz, azúcar, pan, (algunas veces) pollo, aceite, café y huevos. 

Esta cartilla, que durante 48 años ha distribuido un conjunto de víveres y productos agropecuarios a precios subvencionados a todos los habitantes de la isla, desaparecerá en el segundo semestre del 2011.  Aun no está claro, si la libreta quedará limitada sólo para la población más vulnerable.

 

La encuesta

“Se va la libreta de abastecimientos, que muchos prefieren llamar del alimento, lo único para vivir”, dice sin enfado Niurka López, una estudiante de medicina que hace cola para comer en Copelía, en la zona comercial del Vedado.

         “Soy funcionaria,  no estuve de acuerdo con lo que van hacer. La libreta es casi un patrimonio de nuestros hijos, ahora dicen que lo van a quitar, eso, para mi, es algo malo, algo así como matar a Fidel”, asegura Yanet Rodríguez, una enfermera del Hospital Oncológico de La Habana.

         “En reciente reunión a puertas cerradas de funcionarios del Ministerio del Comercio Interior con administradores de todas las bodegas del municipio capitalino Diez de Octubre, los funcionarios explicaron la nueva política del gobierno, la mayoría no estuvimos de acuerdo”, platica Xiomara Pérez, una mujer que trabaja, “todavía”, dice, en uno de los hoteles emblemático de La Habana: La Habana Libre

         “El plan es aumentar los precios de los alimentos básicos de la canasta familiar, actualmente subvencionados y vendidos de forma racionada. Eso es un golpe mortal al corazón”, es la expresión lapidaria de Pedro Ramírez, un exconbatiente de Angola.

 

Cambiar la economía

El presidente Raúl Castro anunció el pasado martes 9, el inició de las discusiones sobre el nuevo modelo de la economía comunista. Uno de los temas más polémicos es el régimen tributario que se aplicará.

         Varias resoluciones publicadas en dos ediciones extraordinarias especiales de la Gaceta Oficial dejan aún más dudas sobre el reordenamiento laboral y sobre la nueva apertura al trabajo por cuenta propia.

         El mayor interés del cubano se concentra en los impuestos a pagar por ejercer alguna de las 178 actividades que fueron autorizadas a realizarse de manera independiente.

         Nataly García tiene el interés de abrir en su casa un paladar (restaurante) pero no sabe si el Estado le venderá los productos. “Yo tendré que comprar en la chopinn (tienda donde se paga con divisas), eso no le veo negocio”, dice.

         Hay temas o propuestas presentado en un folleto que es difícil entender. Hay una pregunta constante de los supuestos empresarios: ¿El gobierno comunista fortalecerá el sector privado y ofrecerá créditos bancarios y acceso a un mercado mayorista de insumos?. Es difícil creerlo.

         Nadie sabe nada, pero todo mundo está buscando cómo hacer negocio con las pocas remesas que reciben de Estados Unidos y España.

 

rm

--fin de texto--

 

Comentarios