Republicanos recuperan Cámara Baja y Demócratas retienen el Senado

martes, 2 de noviembre de 2010

MÉXICO, D.F., 2 de noviembre (apro).- El Partido Republicano se alzó hoy con la mayoría de la Cámara de Representantes de Estados Unidos al asegurar, por lo menos, el triunfo en 39 escaños; sin embargo, el Senado seguirá en manos de los demócratas, de acuerdo con diversas encuestas de salida.

Con estos resultados, los republicanos recuperaron el control de la Cámara Baja que perdieron en 2006, lo que representa un severo revés para el gobierno de Barack Obama que enfrentará mayores resistencias para la aprobación de su agenda de trabajo.

Este martes se disputaron 37 de los 100 escaños del Senado, y se renovaron los 435 asientos de la Cámara de Representantes, así como 37 gubernaturas.

Los republicanos necesitaban, por lo menos, ganar 39 escaños en la Cámara baja. De acuerdo con una proyección de la cadena NBC, los conservadores se alzarían con la victoria en 237 escaños y los demócratas, en 198. Hasta las 20:00 horas, los republicanos llevaban la delantera en 79 escaños.

 Un reporte de Cook Political Report, un organismo apartidista, al menos 90 asientos demócratas estaban en peligro de pasar a manos de los republicanos.

Con estos resultados, la demócrata Nancy Pelosi dejará la presidencia de la Cámara de Representantes; la reemplazaría el actual líder de los republicanos, Johnn Boehner.

Una de las derrotas más sonadas fue la del representante por Virginia, Tom Perriello, quien perdió su reelección, pese al abierto apoyo del presidente Barack Obama, frente al republicano Robert Hurt. Perriello respaldó el paquete de estímulo económico y la reforma de salud impulsados por la Casa Blanca.

En la elección del Senado, los republicanos arrebataron a los demócratas el escaño de Indiana; y retuvieron los de Ohio y New Hampshire.

Las primeras sorpresas de este “súper martes” fueron protagonizadas por los ultraconservadores miembros del Tea Party, quienes asestaron un severo golpe a los demócratas en Kentucky y Florida, con Rand Paul y Marco Rubio, respectivamente. Son los primeros miembros del este movimiento que llegan a la Cámara alta.

Aunque las proyecciones daban cuenta de un importante avance de los republicanos en la Cámara alta, no fue suficiente para conseguir el triunfo en los 10 escaños que necesitaban para arrebatarles el control a los demócratas.

Uno de los asientos más importantes que estaban en riesgo hasta el cierre de esta edición era el del senador por Nevada, Harry Reid, líder de la mayoría demócrata en la Cámara alta. Una importante miembro del Tea Party, Sharron Angle, estaba a punto de arrebatárselo.

Sin embargo, los republicanos estaban seguros de ganar en Dakota del Norte, como lo hicieron en Indiana donde los demócratas en funciones se jubilan, y en Arkansas, donde la senadora demócrata Blanche Lincoln llegó rezagada tras su contrincante republicano, John Boozman.

Otro demócrata, el senador Russ Feingold de Wisconsin, está en gran riesgo de perder ante el novato republicano Ron Johnson.

Las cuatro elecciones más reñidas son por los escaños de Nevada, Colorado, Illinois y Pensilvania, actualmente en manos demócratas.