"¡Yo no te espero!", advierten en España a Benedicto XVI

viernes, 5 de noviembre de 2010

BARCELONA, 5 de noviembre (apro).- La víspera de la llegada de Benedicto XVI a España, colectivos laicos, republicanos, independentistas, gays, lésbicos, víctimas de la pederastia y hasta sacerdotes apóstatas, protagonizaron una serie de protestas en Barcelona y en Santiago de Compostella, bajo el lema: “¡Yo no te espero!”.
    Y por si las protestas no fueran suficientes, este viernes se dio a conocer que un policía perdió en una calle de Barcelona varios papeles con los nombres de los principales responsables de la seguridad del Papa, así como detalles sobre la logística y los sitios donde se alojará la comitiva de cerca de 100 personas que acompañarán al pontífice católico.
El responsable del ministerio del Interior español, Alfredo Pérez Ruvalcaba, minimizó el contenido de esos documentos, dado que fueron extraviados hace un mes, y afirmó que la seguridad de Benedicto XVI está garantizada.
Por lo pronto, la primera de varias manifestaciones de protesta que se han planificado en Barcelona, se realizó el jueves por la noche, en la plaza San Jaime, frente a la oficina de la Generalitat, donde se congregaron más de 5 mil personas pertenecientes a cerca de 60 colectivos de organizaciones laicas, republicanas, independentistas, comunistas, gays, lesbianas, feministas, seropositivos y, sobre todo, jóvenes.
En un comunicado distribuido y leído durante la manifestación, se advierte que “los acuerdos entre el Estado español y la Santa Sede, de 1976 a 1979, el llamado Concordato, pactados en las postrimerías del régimen franquista agonizante con el Estado Vaticano, absolutista y teocrático, se hicieron exclusivamente para blindar los privilegios de la Iglesia católica, que dificultase la transición política a la democracia.
“Estos pactos de carácter internacional son una rémora del pasado que hay que superar, porque aún hoy en día condicionan las libertades y la salud democrática que deseamos para nuestro país”, advierte el manifiesto.
Además, muchos carteles de protesta expresaron la molestia de los colectivos catalanes en contra de la financiación pública al viaje de Benedicto XVI: “Más impuestos a Papa machista, ¡no!”, “Jesús subvencionado, diablo disfrazado”, “Papa o Califa, paguen sus impuestos”.
Otras proclamas criticaron la línea de Benedicto XVI de encubrimiento a los sacerdotes pederastas, así como su oposición al uso del condón y su rechazo a los matrimonios del mismo sexo: “Clero abusón, contigo ni Dios”, “El condón salva, el Papa condena” o “Cerrar El Vaticano, Guantánamo mental”. Los anarquistas de la CNT afirmaban: “La única Iglesia que ilumina es la que arde”.
La gran sensación en la manifestación de protesta fue el payaso de origen italiano, Leo Bassi, quien recordó que el oficio del bufón se basa en el relativismo, que es la risa y la imperfección. Afirmó que en esta ciudad, donde el arquitecto Gaudí se rebeló en contra de la línea recta y de los ángulos tradicionales para crear una nueva forma de ver el espacio, hay una “rebelión de las formas”.
“Señor Ratzinger, nosotros les pagamos a ustedes, somos los reyes del relativismo”, afirmó Bassi, generando aplausos y gritos de apoyo de los cientos de manifestantes.
Este sábado 6 de noviembre, a las 9:00 horas, los colectivos lésbico-gays protagonizarán en Barcelona una inédita protesta, ya que se besarán y realizarán simulacros de bodas frente a la catedral de la Sagrada Familia, el gigantesco edificio donde Ratzinger pronunciará su homilía el próximo domingo.
Los grupos catalanistas están esperanzados en que la visita de Benedicto XVI le dé un nuevo vigor a las demandas de respeto nacionalista, ya que el pontífice católico prometió que pronunciará la homilía en catalán.
Sin embargo, ni los guiños nacionalistas ni los constantes llamados de empresarios y empresas turísticas para “disfrutar” y sacar el máximo provecho a la visita del pontífice católico (se esperaba el arribo de medio millón de turistas este fin de semana) han logrado disminuir el descontento de los grupos laicos.

Comentarios