Assange: libertad condicional

domingo, 19 de diciembre de 2010

LONDRES, 17 de diciembre (apro).- Julian Assange, el fundador del sitio Wikileaks que causó un revuelo internacional al publicar miles de documentos diplomáticos secretos de Estados Unidos, quedó en libertad condicional bajo fianza, luego de que el Tribunal Supremo de Londres rechazó un pedido de las autoridades suecas para que el australiano siga preso mientras continúa su causa de extradición a Suecia por supuestos abusos sexuales.

El juez Duncan Ouseley rechazó –la tarde del jueves 16– la apelación sueca y otorgó la libertad bajo condiciones al australiano de 39 años.

La Procuraduría sueca no logró bloquear en la corte el dictamen del martes pasado del juez de primera instancia Howard Riddle, quien autorizó a Assange a quedar libre tras el pago de una fianza de 200,000 libras esterlinas (312,000 dólares) y otras 40, 000 libras (62,250 dólares) por garantías.

Antes de iniciada la sesión del jueves, Ousely rechazó el uso de Twitter dentro de la corte, para evitar que los periodistas y miembros del público filtraran la sentencia antes de lo previsto.

Assange, quien estuvo presente en las audiencias en la sala 4 del Tribunal Supremo, estuvo detenido desde el pasado martes 7 en una celda de confinamiento de la victoriana prisión de Wandsworth (suroeste de Londres), donde no tenía acceso a Internet ni a cartas o documentos legales.

Su detención se produjo en medio del escándalo internacional que causó el sitio Wikileaks al publicar miles de documentos diplomáticos secretos del Departamento de Estado de EU, que comprometieron a gobiernos y organizaciones en todo el mundo.

El fundador de Wikileaks pelea en los tribunales británicos contra una extradición a Suecia, que lo requiere para ser investigado por supuestas violaciones y abusos sexuales a dos mujeres, cargos que el australiano niega categóricamente y considera están "motivados políticamente".

Assange está acusado de mantener relaciones sexuales con una mujer, identificada en la corte con la letra "A", quien supuestamente pidió al fundador de Wikileaks que utilizara un condón, pero él se negó.

También se lo acusa de mantener relaciones sexuales sin protección con otra mujer, "W", mientras ella dormía.

Tras el dictamen del jueves en Londres, uno de los abogados del australiano, el británico Mark Stephens, dijo –ante un centenar de periodistas que esperaban fuera de los tribunales– estar "enormemente encantado" de ganar la libertad para su cliente, quien, denunció, "es víctima de una continua vendetta".

Además, el jurista dijo que por el momento no espera una acusación por espionaje de parte de Estados Unidos.

Poco antes, Stephens había indicado que se logró pagar la totalidad de la fianza con donaciones de simpatizantes y seguidores del australiano.

"Los simpatizantes de Julian han salido en su ayuda y hemos logrado recaudar el dinero", declaró el abogado a la BBC.

La causa por extradición continuará el próximo 11 de enero en la corte de primera instancia de Westminster, en Londres, donde la pelea legal podría prolongarse por meses.

Como parte de las estrictas condiciones de su libertad bajo fianza, Assange deberá residir, cumpliendo un toque de queda, en la mansión de campo en Suffolk (sur de Inglaterra) del periodista Vaughan Smith, fundador del Frontline Club de Londres, donde el australiano pasó las dos últimas noches antes de ser arrestado.

Esa residencia cuenta con diez habitaciones, piscina, varias hectáreas de campos, y jardines históricos.

Assange deberá entregar su pasaporte australiano a la Policía, llevar una pulsera magnética en todo momento y reportarse cada día a las 18 horas en la estación policial de Bungay, en Suffolk, para garantizar que sigue en el país.

Luego del dictamen, Suecia admitió que considera existe un "riesgo real" de que Assange se dé a la fuga tras haber obtenido la libertad condicional.

Gemma Lindfield, la abogada que representa a la Procuraduría sueca en la corte británica, declaró ante el juez Ouseley  que existe "un riesgo real" de que Assange se fugue al recibir la libertad condicional bajo fianza, debido a la gran cantidad de contactos que tiene y por llevar una vida nómada.

"Hay fuertes razones para creer que no asistirá a la corte durante la extensión de la causa de extradición y se entregue a la Policía si se le ordena ser extraditado", afirmó la jurista.

Lindfield dijo que Assange "lleva una vida nómada" y no cuenta con vínculos significativos en Gran Bretaña, además de reiterar que aquellos que ofrecieron dar dinero para su fianza "no lo conocen desde hace mucho".

"Él tiene los medios y habilidad para escapar del país o esconderse en el Reino Unido", agregó.

Sin embargo, Ouseley afirmó que debido a que Assange se comunicó de inmediato con Scotland Yard, ni bien supo en Gran Bretaña que podía ser requerido por las autoridades suecas, ello demuestra que el australiano no dio señales de querer fugarse.

"Esa actitud no es conductiva de una persona que busca evadirse de la justicia", sostuvo el magistrado en su dictamen.

El fundador de Wikileaks ha recibido el apoyo de un gran número de celebridades internacionales, entre ellas el periodista de investigación John Pilger, los cineastas Ken Loach y Michael Moore, la actriz Keira Knightley, la activista por los derechos humanos Bianca Jagger y la hermana del parlamentario conservador Zac Goldsmith y expareja del actor Hugh Grant, la multimillonaria Jemima Khan.

Tras el anuncio en el Tribunal Supremo, el escritor y activista político Tariq Ali dijo estar "aliviado" por la decisión judicial.

"La atmósfera en la corte fue de alivio general y alegría por todas partes, a excepción de los rostros de los acusadores (suecos)", afirmó Ali.

"Assange sonrió también. Su madre (Christine) parecía aliviada. Él ha sobrellevado esto con dignidad y creo que ahora las cosas están más claras que antes. En resumen, ha sido una buena mañana", agregó.

Por su parte, Pilger afirmó que Assange fue víctima de una injusticia "que hoy fue corregida" en el Tribunal Supremo de Londres al quedar en libertad condicional bajo fianza.

"El hecho de que a Julian Assange se le negara la libertad condicional fue una injusticia grosera que ha sido corregida hoy, al menos de una forma limitada", señaló el exenviado especial del diario Daily Mirror.

Pilger, autor del documental "Year Zero: the Silent Death of Cambodia" (1970), agregó que "no hay duda de que no se dará a la fuga". El periodista de investigación se presentó el jueves en el Tribunal Supremo de Londres, donde dio apoyo al fundador de Wikileaks.

"La Policía ha sabido donde estaba él desde el día que arribó (a Gran Bretaña). Nunca fue un fugitivo, eso fue una historia de los medios de prensa. Creo que la mayoría de la gente quedó encantada con la decisión de hoy; la acusadora (Gemma Lindfield) no, obviamente. El caso que ella presentó fue extremadamente débil", destacó.

Assange ha generado muchas críticas en Estados Unidos, donde las autoridades evalúan elevar cargos por espionaje tras la filtración de los cables secretos. La excandidata vicepresidencial republicana, Sarah Palin, pidió a las autoridades que persigan a Assange "como lo harían con un jefe de Al-Qaeda".

Según informó el periódico The New York Times el pasado miércoles 15, los fiscales estadounidenses están sumando documentación para acusar formalmente al australiano con cargos de espionaje, específicamente por haber supuestamente complotado con el militar Bradley Manning para la filtración de los documentos secretos.

Los funcionarios del Departamento de Justicia estadounidense analizan supuestas comunicaciones por Internet entre Assange y Manning.

El Times considera que si las autoridades estadounidenses descubren que el australiano incentivó o ayudó a Manning a filtrar documentos secretos, será acusado como conspirador y no sólo como mediador pasivo de cables que le fueron entregados.

Mientras tanto, Scotland Yard comenzó a investigar a piratas informáticos británicos que supuestamente participaron de "ciber-ataques" contra multinacionales y gobiernos en defensa del sitio Wikileaks.

El grupo de "hackers" llamado "Anonymous", una red de al menos 35 mil piratas informáticos, entre ellos 3 mil británicos, saboteó y logró hacer colapsar por varias horas a sitios de Internet como el de Mastercard, Visa, Paypal y del gobierno sueco.

Los miembros de la organización acusan a Suecia por querer arrestar al fundador de Wikileaks, el australiano Julian Assange, y a las empresas multinacionales financieras por haber suspendido los pagos a la página de filtraciones.

"Anonymous" indicó que ahora planea hacer colapsar a los sitios oficiales del gobierno británico, en caso que Assange sea extraditado a Suecia.

Los "ciber-ataques" del grupo fueron llamados por sus miembros "Operación Payback", y ahora Scotland Yard busca determinar cuál es el papel de los "hackers" británicos.

"La Policía Metropolitana recibió un número de denuncias de ciber-ataques contra varias compañías de Internet. Estamos investigando estos delitos criminales", confirmó este jueves un vocero de Scotland Yard.

 

cvb

Comentarios