Estiman en 30 MMDD los daños por sismos y tsunami en Chile

viernes, 12 de marzo de 2010

MÉXICO, D.F., 12 de marzo (apro).- El nuevo gobierno de Chile, encabezado por Sebastián Piñera, estimó en 30 mil millones de dólares los daños causados por el terremoto y el tsunami de febrero pasado, que a la fecha han dejado alrededor de 497 muertos.
A esos fenómenos naturales se sumó ayer un fuerte temblor de 6.9 grados Richter, que aumentó los daños con nuevos derrumbes de viviendas, cortes de caminos o puentes.
De acuerdo con el ministro de Hacienda chileno, Felipe Larraín, un cálculo preliminar indica que los daños ascenderían a 30 mil millones de dólares, pero que no todo ese monto corresponde al fisco.
El anterior gobierno de la presidenta Michelle Bachelet calculó que en infraestructura y locales hospitalarios los destrozos ascendían a unos 5 mil millones de dólares.
Según el ministro de Educación, Joaquín Lavín, además de los destrozos en al menos unas 500 mil viviendas, carreteras y hospitales, muchos colegios y escuelas resultaron destruidos o severamente dañados, por lo que aún hay 1.25 millones de estudiantes de enseñanza básica y media sin clases.
Por su parte, el ministro de Economía, Juan Andrés Fontaine, estimó que la destrucción registrada no alterará tan significativamente el crecimiento económico el país, que –según dijo– podría estar entre 4.5 y 5%.
Asimismo, señaló que el gobierno de Piñera mantiene su promesa de campaña de crear un millón de empleos y de tener un crecimiento promedio de 6% en sus cuatro años de gestión.
    A su llegada al palacio de gobierno, este viernes, el nuevo mandatario chileno anunció que la próxima semana enviará el proyecto de ley de reconstrucción de Chile, y declaró que dio a sus ministros las primeras tareas, además de que a cada uno le entregó simbólicamente un casco de constructor y un cronómetro.
''El casco, porque hay que reconstruir, y el cronómetro, porque hay que hacerlo muy rápido'', dijo el presidente, quien ayer, después de asumir la presidencia, desplegó una intensa actividad que incluso lo obligó a abandonar anticipadamente un almuerzo que ofrecía a los presidentes visitantes.
Luego de visitar dos ciudades afectadas por los sismos, el mandatario realizó el mismo jueves una reunión de emergencia con sus ministros, y señaló que la instrucción que entregó a éstos es que si bien hay que hacer un diagnóstico de los daños, ''eso no puede evitar que comience la acción. Hay cosas que sabemos que tenemos que hacer'', agregó.