Justicia francesa sentencia a siete años de cárcel a Noriega

miércoles, 7 de julio de 2010

MÉXICO, D.F., 7 de julio (apro).- El Tribunal Correccional de París condenó a siete años de prisión al dictador panameño Manuel Antonio Noriega, por lavado de dinero del narcotráfico en Francia durante los años ochenta.

Según la justicia francesa, "desde 1982 hasta fines de 1984, Noriega estuvo directamente vinculado al tráfico de cocaína entre Colombia y Estados Unidos, percibiendo su pago por autorizar el paso por Panamá" de los aviones con droga.

La decisión del tribunal, según los abogados del exmandatario centroamericano –a quien además le serán decomisados 2.3 millones de euros de sus cuentas bloqueadas en el país galo–, es "sumamente severa" y contiene "una connotación política que complace" a Estados Unidos.

La justicia de Francia, país al que llegó el panameño el 27 de abril pasado, extraditado de Estados Unidos, donde permaneció 20 años en la cárcel por tráfico de estupefacientes, ya lo había condenado en ausencia, en 1999, a 10 años de prisión por el lavado de 15 millones de francos (2.3 millones de euros o 2.8 millones de dólares) del cártel de Medellín.

De acuerdo con información difundida por la Agencia France-Presse (AFP), esas sumas fueron obtenidas a cambio de permitir el tránsito por Panamá de aviones cargados de cocaína, según la instrucción francesa, que se basó en la efectuada por la justicia estadunidense.

El hombre fuerte de Panamá, que entre 1983 y 1989 fue espía de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), fue capturado y transferido a Estados Unidos y condenado a 40 años de cárcel por tráfico de estupefacientes, pena que se redujo a 30 y luego a 17 años por buena conducta.

Este miércoles, “abatido" y "sorprendido" por la condena, según sus abogados, Noriega fue trasladado nuevamente a la cárcel parisina de La Santé.

Yves Leberquier, uno de los abogados del exmandatario panameño, se declaró "decepcionado (por la condena), porque nada en el expediente permite juzgarlo por su calidad de exjefe de Estado" y porque "nada demuestra que las sumas de dinero venían del tráfico de droga".

"Es una decisión de connotación política (...) una posición que complace sin duda a las autoridades estadounidenses", declaró por su parte Olivier Meztner, penalista francés y también defensor de Noriega.

Comentarios