Fariñas concluye huelga de hambre de 135 días

jueves, 8 de julio de 2010

LA HABANA, Cuba, 8 de julio (apro).- El disidente cubano Guillermo El Coco Fariñas Hernández puso fin este jueves a un ayuno de comida y agua de 135 días, luego de que cinco de los 52 presos opositores al régimen comunista de Cuba fueron liberados y seis más trasladados a cárceles cercanas a sus lugares de origen.
“Él firmó un acta en la que da constancia de que abandonaba la huelga de hambre porque sus objetivos fueron cumplidos”, aseguró Gisela Delgado, una compañera opositora de Fariñas, quien dijo que ahora “la lucha es salvarle la vida”.
En dos de las 23 huelgas de hambre que ha protagonizado por diferentes demandas, que van desde exigir Internet para la población hasta pedir la liberación de 26 presos con problemas de salud, Fariñas Hernández, un hombre alto, lampiño y delgado, ha estado a punto de morir.
Psicólogo de profesión y periodista por “obligación”, Fariñas es miembro de la Coalición Agenda para la Transición Cubana. Su primera huelga, recuerda Manuel Cuesta, amigo y también disidente, la realizó en 1995 y la última en 2006.
En ésta, de 2010, Fariñas mantuvo un activismo mediático como nunca en los cuatro meses de huelga de hambre. Hablaba por teléfono con medios extranjeros, mantenía contacto permanente con otros disidentes, se reunía con diplomáticos y  recibía a amigos y familiares, pese al grave estado de salud en el que se encontraba.
Cuba advirtió, el pasado sábado 3, que el disidente Guillermo Fariñas corría “peligro potencial de muerte”.
En una larga entrevista con Granma, diario del gobernante Partido Comunista de Cuba (PCC), el jefe de terapia intensiva del hospital donde está internado Fariñas dijo que éste tiene un coágulo en la yugular que podría causarle la muerte si se movía al corazón o los pulmones.
"Hoy el paciente tiene un peligro potencial de muerte, porque depende de la evolución de ese trombo que tiene alojado en el confluente yugulo subclavio izquierdo, el cual se está tratando adecuadamente", precisó el médico Armando Caballero.
Y añadió que los médicos del hospital de Santa Clara, a 270 kilómetros al este de La Habana, han estado tratando a Fariñas con anticoagulantes y antibióticos para disolver el coágulo.
De acuerdo con el dirigente cubano de la Agenda por la Transición, Héctor Palacios, esos mismos médicos estarán con Fariñas en la etapa de recuperación.
Por otra parte, el Arzobispado de La Habana dio a conocer este jueves los nombres de los cinco opositores presos liberados por el gobierno de Raúl Castro Ruz, quienes podrían viajar a España con sus familias en el momento que lo consideren conveniente.
Se trata de Antonio Villarreal, Lester González, Luis Milán, José Luis García y Pablo Pacheco, cinco de los 52 opositores que, según la Iglesia católica, ya gozan de plena libertad.
En un comunicado, Orlando Márquez Hidalgo, vocero de la arquidiócesis de la capital cubana, confirmó que otros seis presos fueron reubicados hoy en sus lugares de origen y que, según fuentes extraoficiales, forman parte de los 52 que serán liberados antes de diciembre próximo.
Ellos son: Nelson Molinet Espino, Claro Sánchez Altarriba, José Daniel Ferrer García, Marcelo Manuel Cano Rodríguez, Ángel Juan Moyá Acosta y Luis Enrique Ferrer García.
La reubicación y liberación de prisioneros políticos se realiza gracias a la mediación de la Iglesia católica, principalmente por la gestión del cardenal Jaime Ortega Alaminos, arzobispo de La Habana.
El pasado jueves 1, la Iglesia confirmó que el gobierno cubano había iniciado el traslado de presos a prisiones cercanas a sus lugares de origen, lo que fue considerado como el primer paso a la posible liberación de una veintena de isleños encarcelados por motivos políticos.
De acuerdo con un comunicado emitido la tarde del martes 6 por el Arzobispado de La Habana, que preside el cardenal Jaime Ortega, los prisioneros llevados a otras cárceles son Félix Navarro, José Luis García Paneque, Iván Adolfo Hernández Carrillo, Diosdado González Marrero, Arnaldo Ramos Lauzurique y Antonio Ramón Díaz Sánchez.
Y añadió que el proceso para el traslado de presos políticos a prisiones cercanas a sus lugares de origen, así como las liberaciones, continuarán en las próximas semanas.
En México, el gobierno de Felipe Calderón manifestó “su gran satisfacción por el anuncio realizado ayer en La Habana, Cuba, relativo a la liberación inmediata de cinco prisioneros acusados o condenados por diversas razones, el traslado de otros seis a centros penitenciarios cercanos a sus lugares de origen, y la liberación de 47 prisioneros más en los próximos meses”.
Asimismo, se congratuló por la decisión de Fariñas de levantar su huelga de hambre, y reiteró “su convicción en la necesidad de seguir avanzando hacia una cultura internacional de respeto pleno a los derechos fundamentales de las personas”.

Comentarios