Cuba: el regreso de Fidel

domingo, 1 de agosto de 2010

LA HABANA, 2 de agosto (apro).- Lo daban por muerto, pero lo cierto es que las siete apariciones públicas, en el mes de julio, de Fidel Castro Ruz no sólo tienen que ver con su cabal salud: su activismo dejó pavimentado el camino para que su hermano, el presidente Raúl Castro, aplique las duras e históricas reformas al sistema económico de Cuba.

Su activismo en La Habana, con camisa o con casaca militar, del exmandatario cubano distrajo el extendido pesimismo de la población por la escasez de alimentos en toda la geografía de la isla y las preocupaciones de más de un millón de cubanos que quedarán sin empleo, se jubilarán o serán reubicados en otros sectores de la economía cubana.

“Para mí fue muy importante ver a Fidel, me dio vida, me dio energías… ni siquiera había imaginado volverle a ver y entonces, la sorpresa… ver a un hombre tan brillante, lleno de energía, lúcido, fue impresionante”, expresa la cantautora Sara González, uno de los artistas que asistieron el pasado 26 de julio a la Plaza de la Revolución a una reunión con el exmandatario.

“Hoy por la mañana los reverendos Lucius Walker y Raúl Suárez, un grupo de activistas de Pastores por la Paz (organización estadunidense que lleva 21 años rompiendo el bloqueo y trayendo tecnología a Cuba) y un grupo de artistas cubanos, nos reunimos con nuestro querido amigo Fidel Castro… Todo un privilegio”, escribió Silvio Rodríguez, otro de los asistentes a la cita, en la página digital Cubadebate.

La sorpresiva mejoría de su salud, su papel más activo y la amplia difusión que se le dio a las siete actividades en las que participó en el mes de julio, caló también dentro de los cubanos y dejó atónitos a muchos de los diplomáticos acreditados en La Habana.

El reportero recorrió tres sectores claves (La Habana Vieja, Vedado y Plaza de la Revolución) de la capital cubana para hacerle una pregunta a 20 ciudadanos de la isla: ¿Creé usted que Fidel Castro debe regresar a la Presidencia?”.

Nadie cree que volverá al poder, pero la mayoría coincidió en que su presencia “nos da seguridad” de que en las “futuras decisiones” que tomará el presidente Raúl Castro estará “presente Fidel”.

Eduardo Lavadero, cocinero de La Habana Vieja, revela que al verlo “tan vivo, hablando como siempre”, le dio confianza en que, afirma, “saldremos de todos los problemas económicos que tenemos”.

Flora Espinosa, peluquera del Vedado, no tiene duda: la reaparición del exmandatario es “un mensaje, para nosotros y también para otros países” de que “está activo, lúcido y tomando decisiones”.

Adrián Lanusa, estudiante de la Escuela de Economía de la Universidad de La Habana, es más cauto en su expresión: “Es agradable verlo lúcido y activo, pero tengo mis dudas del porqué tan activo en momentos difíciles para el país”.

 

Oxígeno

 

Rodeado de dos de los históricos dirigentes de la Revolución Cubana --Ramiro Valdez y Guillermo García--, el expresidente cubano Fidel Castro reapareció el pasado 24 de julio con su emblemática camisa verde olivo en una zona de las orillas de La Habana.

Durante cuatro años, el aún primer secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC) colgó la casaca verde olivo. Se la volvió a poner para viajar al poblado de Artemisa, a unos 50 kilómetros al occidente de esta capital, para rendir tributo a varios de sus compañeros que murieron, hace 57 años, en el ataque al Cuartel Moncada en la oriental Santiago de Cuba.

Castro volvió a ceñirse al cuerpo su camisa militar sin charreteras para colocar, el 26 de julio, una ofrenda floral al prócer independentista de la isla, José Martí, y sostener una amplia conversación con intelectuales, artistas, pintores, periodistas e integrantes de organizaciones solidarias con Cuba, entre ellas la de carácter religioso Pastores por la Paz.

El hombre que el próximo 13 de agosto cumplirá 84 años mostró a los cubanos que goza de cabal salud y dio una cátedra de política exterior al responder más de una docena de preguntas durante una hora.

Fue la reunión que sostuvo el pasado 26 de julio vistiendo su tradicional camisa verde olivo lo que llamo la atención a miembros del cuerpo diplomático acreditado en la isla. Dos de ellos –miembros de las misiones de Brasil y Venezuela en Cuba-- dijeron a Apro que la activa reaparición de Fidel Castro lleva implícita varios mensajes:

El primero es que la etapa crítica de su salud es cosa del pasado; segundo, “nos está anunciando su reactivación en la vida pública. Tercero queda claro que su papel será paralelo al de su hermano Raúl; y finalmente, pero no menos importante, es que oxigena el complicado ambiente nacional”.

Los diplomáticos consideran vital la presencia de Fidel Castro en momentos que la sociedad cubana se encuentra “hastiada” por los problemas cotidianos.

“Hay cansancio. Hay disgusto entre la población”, aseguran los diplomáticos, quienes piden reserva en dar a conocer sus nombres porque hablan a título personal y no como miembros de sus embajadas.

Destacan que el disgusto entre la población lo genera la falta de alimentos, los sueldos raquíticos (un cubano gana en promedio entre 18 a 22 dólares mensuales), la gran incógnita sobre los próximos despidos y las pocas oportunidades que tienen para trabajar por cuenta propia (de forma privada o particular, sin la intervención del Estado).

La buena salud de Fidel Castro y su activismo físico y mediático ayudan a “bajar la presión social sobre los graves problemas económicos”, y equivalen, agregan, a “un antídoto” frente a cualquier intento de descontento social en el país.

Dirigentes del Partido Comunista de Cuba (PCC) y funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores coinciden en parte con los diplomáticos.

Uno de ellos asegura que la reaparición del exmandatario tiene una connotación trascendental para el PCC, pues está convencido de que Castro participará en toda la organización de la próxima Conferencia Nacional para elegir los organismos de dirección del partido único y del Sexto Congreso del PCC (el último se realizó en octubre de 1997).

Funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores no tienen duda de que la reactivación de Fidel Castro “fortalecerá al presidente Raúl” en las próximas y “difíciles” negociaciones con la Unión Europea y Estados Unidos.

Todo mundo está seguro de que Fidel Castro no asumirá la presidencia de los Consejos de Estado y de Ministros que dejó en poder de su hermano en el 2006, tras caer enfermo gravemente. Sin embargo, la sorpresiva mejoría de su salud y su intenso activismo anticipan un papel más relevante del expresidente en la política interna y externa de la isla.

Comentarios