Evalúa Alemania limitar ayuda a El Salvador por la violencia e impunidad

viernes, 7 de octubre de 2011
SAN SALVADOR (apro).- En una acción sin precedente, una misión de seis parlamentarios alemanes anunció su decisión de recomendar que se condicione la cooperación con El Salvador hasta que ese país aplique un eficaz programa de combate contra la violencia y la impunidad que agobian a los habitantes de esta nación centroamericana. Durante la guerra civil (1980-1992), los gobiernos Washington y algunos países de Europa condicionaban continuamente la ayuda al mejoramiento del respeto a los derechos humanos. Sin embargo, luego de finalizar la guerra, nunca se ha hablado de restringir la ayuda internacional; más bien, de todo lo contrario. Si se cumple lo planteado por los parlamentarios alemanes, ello tendría una grave repercusión para el Estado salvadoreño y su imagen internacional, que es promovida como un intento de ahondar en la democracia y la justicia social, aunque los diputados germanos apuntan que no ven cambios entre los pasados gobernantes y los actuales. De acuerdo con la embajada alemana en San Salvador, los legisladores que visitaron esta nación pertenecían a la Comisión de Derechos Humanos y Ayuda Humanitaria de su parlamento. La delegación alemana se reunió, en un lapso de cinco días, con funcionarios de gobierno, parlamentarios locales y representantes de la sociedad civil. Antes de marcharse, el miércoles 5, los parlamentarios alemanes dijeron estar "conmocionados" por los niveles de inseguridad, impunidad e injusticia que observaron en su visita. Estimaron que, por ejemplo, en El Salvador se ha cometido una falta grave al no colaborar con la Policía Internacional (Interpol), en referencia al reciente desdén oficial a las órdenes de captura giradas por dicha institución en contra de varios exmilitares salvadoreños vinculados con la masacre de seis sacerdotes jesuitas y dos de sus empleadas, en 1989. La solicitud de Interpol había sido dada por un tribunal español que procesa a 20 exmilitares por el sonado caso del asesinato de los jesuitas, entre ellos cinco españoles, en los que destacaban las figuras de los eminentes teólogos Ignacio Ellacuría e Ignacio Martín Baró. "No colaborar con la Interpol es envenenar la relación de cooperación internacional que existe”, dijeron los parlamentarios. Reacción de la Cancillería El ministro de Relaciones Exteriores, Hugo Martínez, opinó el jueves 6 sobre las declaraciones de los parlamentarios germanos: "Siendo ellos de la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento Federal de Alemania, vieron la necesidad de expresar su preocupación, pero no sólo por los hechos que suceden hoy en día en el país, sino que también señalaron, como uno de los hechos principales: el no esclarecimiento de casos que ocurrieron durante la época del conflicto armado en El Salvador. Ahí definitivamente el país tiene una deuda muy grande". "Los parlamentarios alemanes expresaron su preocupación porque el sistema de justicia salvadoreño garantice que ningún crimen quede en la impunidad, pero se trata de una preocupación que no se origina en los últimos dos años, sino que se ha venido gestando en las últimas dos décadas", apuntó Martínez. Por otra parte, el presidente de la comisión parlamentaria y humanitaria, Tom Koenings, apuntó que "lo que más nos impactó de la visita a El Salvador son las cifras que ha recolectado el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) sobre la violencia contra jóvenes y niños. También nos impactó bastante la visita a la cárcel femenina, por la sobrepoblación". En general, el sistema carcelario tiene una capacidad para albergar a 8 mil reos, pero cuenta en la actualidad con unos 24 mil internos. Koenings subrayó también los altos niveles de impunidad existentes, dado que sólo se procesa tres de cada cien homicidios. "Hay leyes, pero no hay política pública, no hay voluntad política. Aparentemente eso es visto como un fenómeno natural", apuntó el legislador alemán, quien también criticó el hecho de que las capas ricas no se preocupan para nada de lo que viven los pobres de la sociedad salvadoreña. En tanto, el diputado del partido de gobierno Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), Benito Lara, aseguró que “este gobierno tiene dos años y tres meses de estar gobernando. Los problemas de orden estructural que tiene este país nadie no los puede solucionar en ese tiempo. “Nosotros tenemos una política de seguridad pública con dificultades en su aplicación y es normal porque estamos aplicando una política nueva que no es fácil implantarla cuando se están cambiando las concepciones. El problema de seguridad pasa por una serie de instituciones que deben ir propiciando poco a poco otro tipo de condiciones, ambiente, oportunidades, principalmente en el ámbito local, para darnos mejores posibilidades”, acotó el diputado salvadoreño. La ayuda alemana Hace exactamente un año, el ministro federal de Cooperación y Desarrollo de Alemania, Dirk Niebel, anunció que condonaría a El Salvador una deuda por 13.9 millones de dólares, para ser invertidos en programas de desarrollo social y vivienda que ayuden a combatir la pobreza. Por otra parte, el Banco Alemán de Desarrollo (KFW) en los últimos 50 años ha otorgado 380 millones de dólares en donaciones y préstamos para fomentar el desarrollo económico y la lucha contra la pobreza. Asimismo, la Cooperación Técnica Alemana (GTZ) ha donado cerca de 230 millones de dólares en asesoría para 110 programas y proyectos de desarrollo económico y social.

Comentarios