Descarta Obama riesgo de bancarrota por deuda de EU

lunes, 21 de noviembre de 2011
WASHINGTON (apro).- El presidente Barack Obama sostuvo que Estados Unidos ya no está en riesgo de irse a la quiebra por sus problemas de deuda, y aseguró que, por encima de la obcecación de los legisladores republicanos, se reducirán 2.2 billones de dólares del déficit dentro de diez años. “No estamos en la misma situación que teníamos en agosto, pues ya no hay una amenaza inminente de irnos a la bancarrota por la deuda que tenemos; ahora tenemos garantizado un billón de dólares que provendrán de recortes a gastos”, advirtió Obama en la sala de prensa de la Casa Blanca. El mandatario se dirigió a la nación estadunidense para expresar su frustración por el fracaso de los legisladores federales para llegar a un compromiso que ayude a reducir el déficit presupuestal y establecer un mecanismo de solución al problema de la deuda. “De una forma o de otra vamos a reducir 2.2 billones de dólares en el déficit federal en los próximos diez anos”, acotó Obama. Y acusó directamente a los republicanos del fracaso en las negociaciones del “supercomité legislativo”, al asegurar que pusieron sus intereses políticos por encima del bienestar económico de la población estadunidense. “Hay muchos republicanos en el Congreso que rechazan escuchar a las voces de cordura y razón provenientes de varios rincones del país”, denunció Obama en abierta referencia a los intereses político-electorales de sus enemigos del Capitolio. “Los republicanos insisten en proteger a cualquier costo los cien mil millones de dólares en recortes para los ricos del país, quienes sólo representan a 2% de la población, aun cuando esto podría costar profundos recortes a los gastos para educación, investigaciones medicas y subsidios de salubridad para las personas jubiladas o más pobres”, puntualizó Obama. En su mensaje también hizo referencia a la ley que se firmó en agosto pasado y por la que se prevé reducir el déficit presupuestal en un billón de dólares en la próxima década. Sin embargo, esa ley obliga al Congreso federal a definir legislaciones que conlleven a reducir otros 1.2 billones de dólares, adicionales al déficit. El “supercomité”, integrado por 12 legisladores, seis demócratas y otros tantos republicanos, no logró un acuerdo sobre el proyecto de ley que Obama envió al Capitolio en septiembre anterior. Bajo este programa de reducción del déficit, el presidente considera que se pueden recortar 3 billones de dólares del déficit presupuestal, con lo cual se puede al mismo tiempo cubrir los compromisos de la deuda de Estados Unidos. La Casa Blanca sostiene que el “supercomité legislativo” tiene con este proyecto de ley la fórmula para superar los problemas de bancarrota que amenazan al país, simplemente aumentando los impuestos a los ricos y paulatinamente reduciendo el financiamiento a algunos programas sociales. Los fondos que mencionó el presidente y que eliminan la amenaza de bancarrota son parte de la ley que promulgó en agosto pasado, la cual además establece que ante la ausencia de un acuerdo en el Congreso, como ya ocurrió, en 2013 se aplicarán automáticamente recortes por 1.2 billones a los gastos federales. El presidente Obama también lanzo una amenaza a los republicanos, quienes por rechazar el aumento de impuestos a los ricos, patrocinan ya otro proyecto de ley de recorte de gastos a programas sociales, hecho que afectaría a los estadunidenses de clase media y a los más pobres. “Vetaré cualquier esfuerzo que pretenda eliminar los recortes a los gastos en defensa y programas domésticos”, asentó Obama. El presidente confió en que “pese a que el Congreso todavía no llega a un acuerdo, nada impide que lo alcancen en los próximos días, pues aún tienen la oportunidad de lograr un proyecto balanceado”.

Comentarios