Sentencian a asesinos de autor del documental La Vida Loca

jueves, 10 de marzo de 2011

MÉXICO D.F., 10 de marzo (apro).- Un tribunal salvadoreño impuso penas de entre cuatro y 30 años de cárcel a 11 de los 31 pandilleros que  el 2 de septiembre de 2009 participaron en el asesinato del cineasta franco-español Christian Poveda, autor del documental La vida loca.
    El Centro Judicial Isidro Méndez informó que los 11 condenados fueron los autores materiales e intelectuales del  crimen, y aclaró que los otros 20  hace dos semanas habían sido  sentenciados por el delito de asociación delictiva.
    Durante 16 meses, el cineasta dio seguimiento a las actividades cotidianas de este grupo que, asentado en la Campanera, una de las zonas de mayor peligrosidad de El Salvador, se dedicaba a la extorsión, el robo y el tráfico de drogas, lo que se refleja en La vida loca.    
    Según las investigaciones realizadas durante el proceso judicial, los pandilleros habrían recibido información del agente policial Napoleón Espinoza Pérez, indicándoles que Poveda los delataría con la Policía Nacional Civil (PNC).
“A raíz de esto, (los de la Mara 18) habrían tomado la decisión de asesinar a Poveda, por lo que lo citaron en la comunidad  de cantón Rosario --municipio de Tonacatepeque, al norte del departamento de San Salvador--, y lo llevaron por un camino vecinal a bordo de su auto, de modo que unos metros antes del puente río Las Cañas lo bajaron y le dispararon en el rostro con armas de fuego calibre 38 y 9 milímetros”, refirió el tribunal.
    Después de un año y seis meses el Tribunal Especializado de Sentencia condenó a 30 años de prisión a Luis Roberto Vásquez Romero, alias Tigre,  por ser el autor material del  asesinato.
    Keyiri Geraldine Álvarez fue condenada a 20 años de cárcel por el mismo delito, mientras que José Alejandro Melara, alias El Puma, deberá purgar la misma pena por conspiración en el delito de homicidio agravado.
Los otros siete pandilleros y el agente policial Espinoza Pérez, que colaboraba con el grupo delincuencial, cumplirán sentencias de cuatro años.
    “El juez basó su condena en el relato del testigo con clave Mayerly, el cual fue corroborado con la prueba testimonial y pericial que desfiló en el juicio”, señala el informe del Centro Judicial.
Un representante de la Fiscalía, que pedía 50 años de prisión para los acusados, celebró la resolución del juzgado, ya que en el caso de los delincuentes a quienes se les dictó la pena de 30 años de cárcel, se le suman otras condenas por otros delitos.
    Por su parte, la organización defensora de la libertad de expresión Reporteros Sin Fronteras (RSF) dijo recibir este veredicto con una sensación simultánea de “alivio y frustración”, pues "si la lucha contra la impunidad ganó, la manifestación de la verdad fue quizá demasiado rápida", puntualizó en un comunicado difundido en París.
Además, de  acuerdo con RSF, el juicio no aclaró preguntas que siguen en suspenso; por ejemplo, si "efectivamente" Christian Poveda prometió ayuda financiera a los actores de su documental para que le permitieran filmarlos y si se había comprometido a no difundir su obra en territorio salvadoreño y a cortar algunas escenas.