Obama, ni con Dios ni con el Diablo

sábado, 16 de abril de 2011

SAN DIEGO, 16 de abril (apro).- El Barack Obama que el pasado domingo 3 lanzó formalmente su campaña para reelegirse no se parece mucho a aquél que en 2008 sorprendió al país con un discurso fresco, con promesas de cambio, y que llevó a los estadunidenses a vivir una luna de miel llamada “Obamanía”.

Más serio, más conservador y con más canas, el Barack Obama de hoy está muy lejos de la imagen que construyó con una extraordinaria estrategia política y que lo llevó a la presidencia con uno de los índices de aceptación más elevados de la historia reciente del país.

A través de un correo electrónico a sus partidarios, un video subido a la página de Youtube y una extensa campaña en las redes sociales, como Facebook, Obama se apresta a buscar su reelección, en lo que muchos consideran será un camino cuesta arriba.

"Hoy estamos lanzando nuestra campaña de 2012", dijo Obama en un comunicado dado a conocer el mismo día. Con esa estrategia buscará recaudar fondos para una campaña política que podría costar cerca de mil millones de dólares.

En su mensaje, el presidente estadunidense aseguró que haría una campaña de mayor alcance, más enfocada e innovadora, y reconoció que los últimos dos años de lucha por las reformas habían sido más difíciles de lo que se esperaba.

El video en Youtube muestra a personas que relatan cómo sus vidas tuvieron un cambio a partir de la llegada de Obama al poder, y aseguran que el presidente cumplió las promesas que hizo durante su campaña de 2008.

"No coincido con todo lo que Obama dice o piensa, pero lo respeto y confío en él", dice un hombre en el video, con el que da inicio la campaña por la reelección.

El video está dirigido a diferentes grupos: a jóvenes que por su edad no  pudieron votar en 2008 y ahora sí podrán hacerlo, así como a personas mayores y a miembros de diferentes grupos étnicos. El mensaje parece dirigido fundamentalmente a mujeres. 

A través de su correo electrónico, Obama subrayó: "Estamos haciendo esto ahora porque la política en la que creemos no comienza con costosos anuncios de televisión, sino con ustedes, con personas organizándose cuadra por cuadra, hablando con vecinos, colegas y amigos”.

 

Cuesta arriba

 

A pesar de que Barack Obama, de 49 años de edad, aún goza de cierto capital político, las cosas no podrían ser más distintas a las que prevalecían cuando ganó la presidencia en 2008, dice a Apro Martin Eder, profesor de Ciencias Políticas de Miracosta College, en San Diego.

"En las elecciones de 2008, el entonces senador Barack Obama supo aprovechar el hartazgo de los electores estadunidenses, cansados de una presidencia enfocada en la lucha antiterrorista, pero olvidó los asuntos domésticos y llevó la economía hacia su peor recesión en los últimos 80 años". 

Carismático, explosivo en sus discursos, fresco y en medio de una profunda crisis económica, a los desempleados les ofreció trabajos; a los latinos, una reforma migratoria; a los ambientalistas, atención al cambio climático; a los ancianos, una reforma de salud; a los pacifistas les prometió acabar con la guerra en Irak.

Muchas de sus promesas han quedado en entredicho. Datos recientes reportan que todavía existen alrededor de 13.5 millones de estadounidenses sin trabajo, cifra que casi duplica la de 2007, cuando explotó la crisis. 

"Tampoco cumplió con la reforma migratoria, que aseguró sería una realidad en el primer año de su gobierno. Tampoco pudo mantener su promesa de que aumentaría los impuestos a los más ricos. Tampoco cumplió con el cierre del centro de detención en Guantánamo", agrega Eder.

En estos casi tres años de gobierno, Barack Obama no ha quedado bien ni con Dios ni con el Diablo, y eso significa que la coalición de fuerzas que lo llevó hasta la presidencia, desde homosexuales hasta pacifistas, pasando por latinos y ambientalistas, lo más probable es que no esté del todo de su lado en los próximos comicios.

Arturo Vargas, director ejecutivo de NALEO, dice a Apro que el mandatario no tiene que dar por hecho el voto latino en 2012. 

“Él no ha cumplido promesas como la reforma migratoria y Dream Act, y eso lo tendrá que explicar. Además, el hecho de que en su presidencia haya habido más deportaciones que con George W. Bush lo puede afectar”, agregó.

 

Redes sociales

 

Conocedor de la importancia de las redes sociales, que jugaron un papel fundamental en su triunfo de 2008, el presidente Obama acordó una entrevista con el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, en vivo y a través de la red social, que podrá ser presenciada en todo el mundo y en tiempo real. 

La entrevista se realizará en la sede de Facebook el próximo miércoles 20 a las 13:45 horas (tiempo del Pacífico) y será trasmitida en directo a través de la página de Facebook de la Casa Blanca.

El equipo de campaña de Obama anunció este evento apenas un día después de haber lanzado su campaña por la reelección, y su objetivo no es sólo reconstruir la imagen de Obama, sino también posicionar a la casa Blanca para esta nueva campaña.

Actualmente la página de Facebook de la Casa Blanca tiene 20 veces menos seguidores que el sitio de Obama, pero la cantidad crecerá de forma importante en la medida en que se acerque la fecha de la entrevista, ya que para poder presenciarla y participar será necesario hacer “me gusta” a la página de la Casa Blanca. 

Obama tiene varias cosas a su favor. A pesar de que el desempleo sigue muy elevado, los últimos informes muestran que ha empezado a ceder.

A principios de abril, el Departamento del Trabajo informó que ese indicador había descendido a 8.8 %, el nivel más bajo desde marzo de 2009, lo cual sugiere que la economía ha empezado a mostrar signos de recuperación, un tema siempre crucial en las elecciones de Estados Unidos.

Por otro lado, pese a las promesas no cumplidas, Obama puede presumir de haber logrado reformas de gran trascendencia, dice Jess Durfee, presidente del Partido Demócrata en el condado de San Diego.

"Obama logró que se aprobara la reforma a las leyes de salud, un tema que desde hace más de 20 años habían intentado varios presidentes demócratas, incluyendo Bill Clinton, y no lo habían conseguido... Lo mismo se puede decir con relación a la reforma financiera, con la que se busca frenar los excesos de Wall Street y que de cierta manera contribuyeron a la crisis económica actual".

Pero quizá el factor más importante que tiene a su favor y que podría llevarlo a un segundo mandato es que entre las filas del Partido Republicano no hay un candidato o un liderazgo lo suficientemente sólido como para derrotar a Barack Obama, dice Julian E. Zelizer, profesor de Historia en la Universidad de Princeton en un extenso artículo publicado el sábado 9 en La Opinión, de Los Angeles.

"La realidad es que ha sido extremadamente difícil en la historia reciente derrotar a los contendientes presidenciales que deciden postularse para un segundo período", escribe Zelizer. "Desde que Herbert Hoover perdió contra Franklin Roosevelt en 1932, sólo tres contendientes han sido derrotados en su intento de reelección –Gerald Ford en 1976, Jimmy Carter en 1980 y George H.W. Bush en 1992. Harry Truman y Lyndon Johnson anunciaron que no se postularían a la mitad de las elecciones primarias".

 

cvb

--fin de texto--