Invade Gadafi frontera con Túnez para atacar a rebeldes

viernes, 29 de abril de 2011

MÉXICO, D.F., 29 de abril (apro).- Las tropas del régimen de Muamar El Gadafi, armadas con una docena de vehículos militares, cañones antiaéreos y lanzagranadas, cruzaron la frontera con Túnez para combatir a los rebeldes en el puesto fronterizo de Dhiba.
    El gobierno transitorio tunecino expresó su indignación y exigió el cese inmediato de las incursiones.
    La zona de Dhiba era controlada por la oposición desde la semana pasada y las tropas leales a Gadafi intentaron recuperarla. Los intensos combates realizados el jueves pasado dejaron al menos 12 libios heridos, quienes fueron ingresados a un hospital de la localidad Tatauine, en el sureste de Túnez.
    Sin embargo, los heridos continuaron llegando durante la madrugada de hoy al hospital ubicado a 532 kilómetros de Tatauine. Se tuvieron que realizar dos intervenciones quirúrgicas urgentes de amputación debido a la gravedad de las heridas, dijeron fuentes médicas del hospital citadas por EFE.
    Como consecuencia de los intensos combates, centenares de refugiados libios llegaron a Tatauine, región sureña de Túnez, durante la tarde del jueves y la madrugada de este viernes.
    "Muchas de estas familias llegan a territorio tunecino atravesando el desierto, eludiendo el puesto fronterizo de Dhiba, tras huir de sus casas por pistas secundarias y dunas", indicaron a EFE fuentes sindicales locales.
    Unos 6 mil libios han encontraron refugio en casas de familias tunecinas en los últimos tres días.
    En tanto, el gobierno tunecino expresó en un comunicado su gran preocupación por la “peligrosa escalada militar” que se lleva a cabo en Wazen, ciudad colindante con Dhiba.
    Afirmó que “los disparos en dirección a una zona poblada del territorio tunecino” representan una violación de su integridad territorial y un “atentado” a la seguridad de sus habitantes.
    Por ello pidió al gobierno libio la aplicación de “medidas inmediatas” que pongan fin a las violaciones de su integridad territorial y que vele por que las Fuerzas Armadas bajo su control se abstengan de “todo acto que ponga en peligro la vida de los habitantes y las instalaciones tunecinas".
Testigos citados por AP afirmaron que durante la incursión de solados libios a Túnez, fuerzas de este país capturaron y desarmaron a varios efectivos de Gadafi y echaron a otros del pueblo. Según las fuentes, tres tunecinos resultaron heridos.
    Ismail al-Wafi, un vecino de Dhiba, relató que las fuerzas libias entraron en el pueblo y abrieron fuego indiscriminadamente.
Luego, los pobladores enfrentaron a los libios y, al llegar las fuerzas tunecinas, capturaron a algunos soldados y les quitaron sus armas.
    La agencia de noticias TAP informó que los soldados tunecinos sólo dispararon al aire y no enfrentaron a los libios.
Un equipo de AP televisión mostró cómo los rebeldes tomaron el cruce de Dhiba, con lo que reabrieron una ruta de abastecimiento importante para los rebeldes en el occidente de Libia.
Por otra parte, el jefe de operaciones de la OTAN en Libia, Rob Weighill, informó que unidades navales de Gadafi instalaron minas de forma indiscriminada en el puerto de la ciudad de Misrata, mismas que, afirmó, fueron retiradas por buques de las fuerzas occidentales.
"Algunos buques, que asumimos eran pro Gadafi, colocaron minas de forma indiscriminada", dijo en una conferencia de prensa.
Weighill señaló que la operación fue realizada la mañana de este viernes por embarcaciones del régimen que fueron interceptadas por barcos de la Alianza cuando ya habían colocado algunas minas que fueron desactivadas de inmediato.
    El funcionario de la OTAN calificó el hecho como “otro intento del régimen de Gadafi de ignorar totalmente el derecho internacional” para impedir que la ayuda humanitaria llegue a la población de Misrata.
    Comentó que los próximos ataques de las fuerzas aliadas se centrarán en Misrata, Zintán, al oeste del país, y Yebra, cerca de la frontera con Túnez, aunque no quiso dar más detalles para no alertar a las milicias gadafistas. Los resultados, dijo, se verán en los próximos días.
    Según el responsable militar de la OTAN, desde que la organización tomó las riendas de las operaciones en Libia, se han dañado o destruido más de 600 objetivos de Gadafi, entre ellos 220 tanques, 70 sistemas lanzamisiles y 200 depósitos de municiones.
    En cuanto a las incursiones aéreas, dijo que hasta ahora se han realizado 4 mil 242 salidas, de las que mil 766 están relacionadas con ataques a objetivos terrestres.
    Los 19 buques apostados en el Mar Mediterráneo para vigilar el cumplimiento del embargo de armas, siguió, han logrado controlar 706 barcos de los que 21 han sido abordados y cinco desviados de su ruta.
Weighill indicó que las tropas de Gadafi si bien mantienen sus bombardeos indiscriminados, tienen más problemas para luchar.
"Seguimos destruyendo tanques y lanzacohetes usados para atacar a la población", y también "hemos degradado seriamente su capacidad de mando y control y su logística", aunque afirmó que las campañas "requieren tiempo y paciencia".

Comentarios