Alto al fuego, pide la ONU a Gadafi

lunes, 4 de abril de 2011

MÉXICO, D.F., 4 de abril (apro).- El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, urgió a Muamar El Gadafi a que decrete de inmediato el cese al fuego.

El llamado fue también para que permita el acceso, sin restricciones, de los grupos de ayuda humanitaria para atender a los cientos de afectados sobre todo de las ciudades de Brega y Misrata, donde se han registrado los más cruentos enfrentamientos por el control del territorio.

Este lunes un buque turco logró arribar a la asediada ciudad de Misrata, bajo la protección de aviones de guerra, pero debió volver rápidamente tras rescatar a unos 250 heridos ya que miles intentaban subir a cubierta.

Otro buque de ayuda operado por médicos sin fronteras atracó en el puerto tunecino de Sfax con 71 heridos de Misrata, muchos de ellos con heridas de bala, extremidades rotas o con el rostro desfigurado por quemaduras.

Abdullah Lacheeb, uno de los heridos rescatados dijo que las milicias de Gadafi usan tanques contra la población civil y que el líder libio “está preparado para matar a todos allí”, en Misrata.

Otro, Omar Boubaker, un ingeniero de 40 años comentó que hay muchos cuerpos en las calles de Misrata y que el hospital de la ciudad no se da abasto.

Misrata, la tercera mayor ciudad de Libia permanece cercada y bajo bombardeo de artillería pesada y de tanques de las milicias gadafistas, por lo que la situación humanitaria, la falta de alimentos y de medicinas, se hacen más críticas.

La ofensiva entre las fuerzas rebeldes y las leales a Gadafi con el objetivo de conseguir el control de la ciudad portuaria y petrolera de Brega, al este de Trípoli, también continuaron este lunes según informó la cadena de televisión Al Jazeera.

Ante la decadente situación, centenares de personas que se oponen al régimen, realizaron hoy una concentración en Bengasi, sede del Consejo Nacional de Transición (CNT) para pedir a la OTAN que ataque a las tropas de Gadafi en las ciudades del oeste libio, entre ellas precisamente Misrata.

No obstante, Gadafi intenta por diversas vías, buscar un alto al fuego con los insurgentes pero sin que ello signifique, al parecer, que renuncie al poder que ejerce desde hace 42 años.

Este lunes, un emisario del gobierno libio llegó por la tarde a Ankara para pedir ayuda a Turquía en la instauración de un alto al fuego con los rebeldes.

Fuentes oficiales turcas, citadas por AFP, revelaron que el enviado de Gadafi, el viceministro de Relaciones Exteriores Abdelati Laabidi, llegó a la capital turca para entablar conversaciones con este país que también mantiene contacto con el bando rebelde.

De hecho, Laabidi estuvo el domingo pasado en Grecia para entrevistarse con el primer ministro griego, George Papandreou, a quien también le expresó el deseo del gobierno gadafista de poner fin a los combates.

La fuente citada por AFP también reveló que informaron al bando rebelde de la visita del funcionario del régimen y que un representante de la oposición podría viajar a Turquía próximamente para abordar el mismo tema.

"Las dos partes nos indicaron tener ciertas opiniones sobre un alto el fuego. Vamos a hablar con ambas partes para ver si hay terreno de acuerdo", destacó la fuente que omitió dar su nombre.

La visita del viceprimer ministro libio a la capital turca coincidió con la del secretario general de la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN), Anders Fogh Rasmussen, quien conversó con  dirigentes turcos sobre la misión de la Alianza en Libia.

Se entrevistó a puerta cerrada con el primer ministro turco  Recep Tayyip Erdogan y los ministros de la Defensa y de Relaciones Exteriores, Vecdi Gönül y Ahmet Davutoglu.

Turquía se opone a los ataques contra el régimen libio, pero contribuye con cinco navíos de guerra y un submarino, en los esfuerzos de la Alianza Atlántica para hacer respetar el embargo de armas impuesto a Libia.

También se ha opuesto a la entrega de armas a los rebeldes, como lo ha planteado Estados Unidos, con el argumento de lograr un fin de los combates entre ambas partes y organizar una red de distribución de ayuda humanitaria.

Comentarios