Activan alerta de tsunami en Japón tras sismo de 7.4 grados

jueves, 7 de abril de 2011

MÉXICO, DF, 7 de abril (apro).- Un nuevo sismo de 7.4 grados Richter sacudió hoy la costa noreste de Japón, la misma región azotada hace casi un mes por un sismo de 9.0, que fue seguido por un devastador tsunami.

El movimiento se registró a las 23:34 hora local y tuvo su epicentro a 40 kilómetros frente a la costa de la prefectura de Miyagi, una de las más afectadas por el terremoto del 11 de marzo anterior.

La Agencia de Seguridad Nuclear del país nipón descartó nuevos daños a la central nuclear Fukushima I, a pesar de que tres de sus reactores aún no han sido totalmente controlados. Tampoco se reportaron daños a otra planta que se localiza a unos kilómetros de Fukushima I.

Lo que sí generó el sismo de hoy, el más fuerte después del registrado el 11 de marzo, fue una breve alerta de tsunami por olas de hasta dos metros que afectarían a la provincia de Miyagi. En Fukushima, Iwate, Aomori e Ibaraki se pronosticaban olas de hasta medio metro.

Una hora después del terremoto, a las 0:55 locales, la Agencia Meteorológica de Japón levantó la alerta de tsunami en todas las provincias del noreste del país.

Según la agencia, no se registró ninguna crecida importante en el mar excepto un ligero cambio en la marea a la altura de la localidad de Ishinomaki, en Miyagi. No obstante, recomendó a los residentes evitar acercarse a las zonas costeras.

Según la agencia Kiodo, la policía de Miyagi dijo que cerró todas las autopistas que atraviesan la provincia, como medida de precaución.

En tanto, el gobierno nipón informó que estudia ampliar la zona de evacuación de 20 a 30 kilómetros alrededor de la central nuclear Fukushima I, debido al peligro que corre la población de exponerse a la radiación por largos periodos de tiempo.

El jefe de gabinete del gobierno nipón, Yukio Edano, dijo que hasta ahora sólo se ha pedido a los habitantes que viven en esa franja que permanezcan resguardados.

Sin embargo, consideró que se podrían modificar los valores con los que se ordena una evacuación, ya que esas guías se establecen cuando hay un accidente que libera un alto nivel de radiación en un corto espacio de tiempo.

En este caso, se prevé que la población estará expuesta a menores niveles de radiactividad, pero por un tiempo más prolongado, por lo que el gobierno pidió a expertos que estudien medidas para evitar riesgos a la población que podría estar en esa situación.

Se empezó a considerar la posibilidad de ampliar la zona de evacuación, debido a que no hay visos de que la crisis nuclear pueda terminar pronto, debido a las dificultades que se han tenido para contener las filtraciones radiactivas.

Por lo pronto, el gobierno japonés también analiza la posibilidad de permitir a los habitantes evacuados en el perímetro de 20 kilómetros alrededor de la planta, que regresen temporalmente a sus casas para recoger sus pertenencias y objetos de valor.

La policía nipona, por su parte, inició la búsqueda de cadáveres en esa zona que había estado restringida debido a las fugas altamente radiactivas emitidas por la planta nuclear Fukushima I.

 Pero después de que los operarios de la Tokio Electric Power Co (TEPCO) lograran bloquear la grieta del reactor 2 por la que se estaba filtrando al mar y al suelo material radiactivo, la búsqueda de cadáveres continuó hoy.

Los policías buscaron cadáveres a lo largo de un estrecho en el litoral del noreste de Japón, el más golpeado por el tsunami, a donde no habían podido entrar debido a los altos niveles de radiación.

Ahora, las autoridades aceleran los esfuerzos para localizar la mayor cantidad de cuerpos que quedaron atrapados bajo toneladas de escombros para poder identificarlos.

“Tenemos que encontrar cuerpos ahora mientras se están descomponiendo. Es una carrera contra el tiempo y contra la amenaza de la radiación nuclear", dijo Ryoichi Tsunoda, vocero de la policía en la prefectura de Fukushima.

Según estimaciones de la policía nipona, unas 25 mil personas habrían muerto debido a la mayor catástrofe vivida por el país asiático en su historia. De esos decesos, aproximadamente 12 mil 500 ya han sido confirmados y el resto siguen reportados como desaparecidos.

Tan sólo en la prefectura de Fukushima se calcula que hay unos mil cadáveres por recuperar.