Obama lanza ultimátum a presidente sirio

jueves, 19 de mayo de 2011

MÉXICO, DF, 19 de mayo (apro).- El presidente de Siria, Bashar al-Assad, tiene dos opciones: liderar la transición a la democracia en su país o “quitarse de en medio”.
Así lo dio a conocer hoy el presidente estadunidense, Barack Obama, al pronunciar un discurso sobre Medio Oriente y el Norte de África en la sede del Departamento de Estado.
Obama exigió a Bashar que frene las agresiones contra las manifestaciones, permita las protestas pacíficas, libere a los presos políticos y detenga los “injustos” arrestos.
    Asimismo, solicitó al gobierno sirio que permita la entrada de observadores de derechos humanos a ciudades que han estado bajo asedio del régimen, como Daraa y Homs, y ponga en marcha un “diálogo serio” con la oposición para avanzar hacia una transición democrática.
    De lo contrario, advirtió, "el presidente y su régimen seguirán siendo desafiados desde dentro y aislados desde fuera".
    Pero ni esta advertencia ni las recientes sanciones impuestas el miércoles pasado por Estados Unidos a Siria por violaciones a los derechos humanos, y que incluyen a al-Assad, hicieron mella en este último, que desplegó tropas y carros blindados en una aldea en la frontera con el Líbano.
    Testigos citados por Reuters informaron que, en la localidad libanesa de Boqaya, soldados sirios tomaron posiciones en la aldea siria de Arida, y podían ver a los militares entrar a las viviendas. También dijeron que por la mañana escucharon disparos.
    Arida se ubica cerca de Tel Kelaj, un pueblo ocupado por las tropas sirias el sábado pasado en el que se reportó el asesinato de por lo menos 27 civiles.
    Los soldados abandonaron la localidad este jueves al mediodía a bordo de autobuses y vehículos blindados para dirigirse hacia el norte, según dijo un residente.