Frustra la policía española venta de helicópteros de guerra a Irán y Venezuela

jueves, 26 de mayo de 2011
MADRID (apro).- La policía española frustró la venta de nueve helicópteros de guerra y material de repuesto a Irán y Venezuela, en una operación en la que fueron capturados ocho implicados: cinco empresarios españoles y tres iraníes. La operación Nam permitió a la Policía Nacional intervenir las instalaciones de los empresarios, donde mantenían los nueve helicópteros Bell-112, repuestos y diverso material, todo valorado en 100 millones de euros aproximadamente, de acuerdo con un comunicado difundido hoy. Los helicópteros, de fabricación estadunidense, son destinados al transporte militar de tropas y de material de guerra, y desarrollan una velocidad de 230 kilómetros por hora y una autonomía media de 600 kilómetros. Los empresarios españoles que pretendían vender el material militar contravinieron la legislación española relativa a la exportación de armas, como la autorización de la Junta Interministerial Reguladora de Comercio Exterior de Material de Defensa y Doble Uso. Asimismo, habrían violado una resolución del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas que prohíbe a cualquier estado, expresamente, la venta de helicópteros de combate a Irán. Las aeronaves y el material de repuesto asegurado estaban ocultos en naves industriales ubicadas en las poblaciones de Navas del Rey (Madrid), Sabadell y Tarrasa (Barcelona). En estas naves preparaban el montaje y desmontaje antes de proceder a la venta y el traslado a Irán y Venezuela. La policía también registró en Jerez de la Frontera (Cádiz) unas oficinas propiedad de la red de empresarios españoles, donde se vendía, de manera ilegal, material de combate. Aparte del equipo militar incautado, los agentes consiguieron recuperar numerosa documentación, entre la que se hallaban los contratos que los empresarios pretendían firmar con los compradores iraníes. El Ministerio del Interior aseguró que los investigadores tuvieron conocimiento de la llegada a España de los compradores iraníes para cumplir los trámites documentales y económicos con los españoles, y el seguimiento a estas personas los llevó hasta las aeronaves y el material que iba a ser vendido a Irán y Venezuela. La policía anunció que la investigación sigue abierta y no descartan nuevas detenciones.